Noticias locales

Gobierno y comunidades aplazan el toque de queda y solo Madrid y Euskadi no se adhieren a las nuevas restricciones

El toque de queda en España tendrá que esperar. La medida era una de las principales cuestiones que tenía que estudiar este jueves el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, pero las autonomías y el Ministerio de Sanidad han decidido aplazarlo para abordar el encaje jurídico que tendría su implantación.

El borrador que ha presentado el departamento de Salvador Illa ha salido adelante, aunque sin la adhesión de Madrid y País Vasco. Estas dos comunidades se han abstenido en la votación de este plan que dotará a Gobierno y comunidades de criterios homogéneos a la hora de afrontar la crisis sanitaria en función de distintos indicadores. En él figura también la posibilidad de que los gobiernos regionales soliciten al Gobierno central que decrete el estado de alarma cuando la situación entre en una fase de “riesgo extremo”, que sería aún peor a la fase de riesgo 3 que se contempla para cuando transmisión del virus sea comunitaria e incontrolada y pongan en dificultades a la asistencia comunitaria.

Para situaciones aún peores a esta, el último borrador del Ministerio de Sanidad creaba un cuarto nivel, en el que ofrece a la comunidades a pedir decretar la alarma para tomar “medidas excepcionales” con “restricciones adicionales” a algunas de las que figuran en el plan que se ha acordado este jueves, aunque sin el apoyo de Madrid y el País Vasco. Entre ellas, la recomendación de permanecer en casa o el cierre de establecimientos de hostelería, que finalmente se fijará a las 23 horas y no una hora antes, a las 22, como figuraba en el borrador.

Al término de la reunión, los ministros de Sanidad y de Política Territorial, Salvador Illa y Carolina Darias, han comparecido ante la prensa y han celebrado la adopción de un acuerdo para establecer criterios homogéneos para establecer hasta cuatro escenarios de riesgos y para aplicar las medidas que se atribuyen a cada uno de ellos.

“Es un acuerdo muy amplio, muy bien valorado por parte de todo los responsables autonómicos y nos abre un camino de respuesta adecuada”, ha dicho Illa, que ha indicado también que la Comunidad de Madrid y País Vasco se han abstenido.

Fuentes de la Consejería de Sanidad madrileña han explicado que la postura que han mantenido en la reunión sobre el borrador que les ha presentado el ministerio de Salvador Illa no ha sido de rechazo, pero tampoco de adhesión.

“Llega cuatro meses tarde”, han valorado desde el departamento que dirige Ruiz Escudero. “Tendría que haber estado preparado cuando terminó el estado de alarma”, han agregado.

Durante la reunión, el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero, ha mostrado sus reticencias sobre el toque de queda y ha pedido al Gobierno central que aclare si las limitaciones nocturnas afectarían solo a determinadas actividades económicas o también a la movilidad de los ciudadanos. A la vez, se ha interesado por la cobertura legal que tendría la medida en cada uno de los casos.

La consejera de Sanidad catalana, Alba Vergés, también ha pedido al Gobierno de Pedro Sánchez que habilite “herramientas jurídicas” para que la Generalitat pueda decretar el toque de queda cuando el ‘Govern’ lo decida, siempre en función de criterios científicos.

Según han informado fuentes de Salud, dada la situación epidemiológica, el gobierno catalán ha expresado que valora “todas las opciones” para reducir los contagios, pero quiere ser él quien lo decida, no a instancias de otras instituciones o gobiernos.

Seguirá ampliación.

Mostrar más
Botón volver arriba