Vivienda

Gómez-Pintado (ex Vía Célere) revoluciona Cuenca con su fábrica de fachadas de madera

De los baños y cocinas industrializadas a fachadas de madera recién salidas de fábrica para su instalación. El promotor Juan Antonio Gómez-Pintado, expresidente de Vía Célere, ha vuelto con fuerza al mercado residencial. Desde que en julio de 2019 dejara todos sus cargos en Vía Célere tras su venta al fondo Värde en febrero de 2017, Gómez-Pintado no ha dejado de lado una de sus pasiones —junto al aceite—, el sector promotor, al que lleva vinculado toda su carrera profesional.

Además de mantener la presidencia de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) y de los promotores de Madrid (Asprima), Gómez-Pintado ha seguido tomando posiciones en el sector residencial durante el último año. En febrero de 2020, a través de Vía Ágora, inició la compra de suelos en diferentes fases de desarrollo de cara al próximo ciclo alcista del sector. Una compañía que, en los próximos cinco años, invertirá 400 millones de euros y levantará unas 1.800 viviendas, volviendo a la primera línea promotora.

La fábrica estará en Cuenca, supondrá una inversión de 6,5 millones y generará 60 empleos

Este es el tercer regreso del empresario al sector, ya que antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, en 2007, vendió su compañía Agofer a Grupo Sando por 220 millones y ese mismo año fundaba Vía Célere, compañía que finalmente acabó en manos del fondo estadounidense justo antes de que el sector residencial comenzara a lanzar los primeros síntomas de agotamiento.

Esta vez, su regreso tiene mucho que ver con la apuesta iniciada en Vía Célere por los procesos de construcción industrializada, ya que, a través de Conspace, una fábrica ubicada en Navalcarnero, Gómez-Pintado era capaz de fabricar seis baños o cocinas al día, unas 1.200 unidades anuales, y en apenas cinco horas instalarlas en una promoción. En esta ocasión, el escenario de su próxima apuesta es Cuenca, donde estará el cuartel general de Lignum Tech, su nueva firma pionera en la industrialización de fachadas con madera.

E. Sanz

La compañía generará 60 puestos de trabajo, la inmensa mayoría en la ciudad castellano-manchega. El aluvión de currículums en busca de una oportunidad laboral no se ha hecho esperar. Para la puesta en marcha de la fábrica, que estará ubicada en el polígono industrial Carretera de Motilla, Gómez-Pintado realizará una inversión inicial de 6,5 millones de euros. Lignum Tech contará con una planta de fabricación de más de 10.000 metros cuadrados y tendrá una capacidad de producción de 175.000 metros cuadrados de fachadas y 5.000 metros cuadrados de terrazas al año. Tal y como ha adelantado Gómez-Pintado, el objetivo es que la fábrica comience a funcionar este verano.

Para ello, Lignum Tech desarrollará una cadena de producción donde incluirá maquinaria de tecnología puntera y brazos robóticos, conformando una planta totalmente automatizada. Los procesos incluirán, asimismo, los últimos avances en digitalización, apoyado por nubes de puntos mapeados a través de drones para recreación digital en procesos de edificios existentes y creación de gemelos digitales tanto para obra nueva como para rehabilitación.

Se acortan los plazos en tres meses

Vía Célere fue pionera en los procesos de industrialización para determinadas estancias de una vivienda y sus pasos han sido seguidos de cerca por otras grandes del sector como Aedas. El objetivo de todas ellas es acortar los plazos en las obras de construcción de las casas, si bien, por el momento, este tipo de avances no se han conseguido traducir en menores costes de construcción y, por tanto, en viviendas más baratas.

“La industrialización de fachadas con estructura de madera que realizará Lignum Tech es un salto cualitativo en materia de sostenibilidad, ya que minimizar el uso de materiales tradicionales en la construcción reduce las emisiones de CO2. Utilizar madera (material que ha retenido carbono durante su ciclo vital) significa que la huella de carbono del edificio podría llegar a ser negativa. Además de la reducción de la huella de carbono supone una reducción en tiempo de construcción ya que la fachada deja de ser una partida del camino crítico, pasando de los cinco meses normales de ejecución a dos meses”, ha explicado el presidente de Vía Ágora.

“Con esto se consigue disminuir un 60% el plazo de ejecución de fachada y sin necesidad de colocar andamio. Además, el acabado final de la fachada podrá ser elegida por la propiedad con las mismas opciones que una fachada ventilada tradicional”, ha asegurado.

El primer proyecto, una promoción de Vía Ágora en Valdebebas de 4.800 metros de fachada

Lignum Tech, producirá los primeros sistemas industrializados en verano de 2021, tanto para las promociones del grupo como para terceros. Su primer proyecto, de hecho, será una promoción de 70 viviendas de Vía Ágora en Valdebebas y unos 4.800 millones de metros de fachada. Un proyecto que está a punto de recibir la licencia de obras por parte del Ayuntamiento de Madrid,

“Además de la obra nueva, Lignum Tech tiene previsto incorporar los productos industrializados en los procesos de rehabilitación de viviendas y que serán una de las vías de mayor crecimiento del mercado en los próximos años, ya que se estima que hay más de 500.000 viviendas en España con necesidades de modernización, especialmente en materia de eficiencia energética”, ha asegurado Gómez-Pintado.

Apuesta por la rehabilitación

En este sentido, ha destacado cómo en España el 75% del parque inmobiliario actual se construyó antes de que estuvieran en vigor las primeras directivas sobre eficiencia energética.

El 80% de esos edificios seguirá en pie en 2050, cuando la UE se propone alcanzar la neutralidad de emisiones. De los 10 millones de edificios existentes, con 26 millones de viviendas, solo un 5% está construido con el Código Técnico de la Edificación, un 40% están construidos con la normativa básica de 1979 y un 55% sin ninguna normativa, de ahí la oportunidad de la rehabilitación con materiales sostenibles como la madera que incorpora Lignum Tech. Si a esta problemática de carácter medioambiental añadimos que un 10% de esos edificios necesita urgentemente acometer obras de conservación por su estado ruinoso o deficiente, y que un 50% tiene problemas de accesibilidad, se comprende la necesidad de una ‘oleada de renovación”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba