Viajes

Guía de viaje para una ruta en coche por Álava

Álava (en euskera, Araba) es una de las tres provincias del País Vasco. Su capital y ciudad más poblada es Vitoria, que es también sede de las instituciones del gobierno vasco.

De los tres territorios que integran la comunidad, Álava es la que mayores rasgos diferenciales presenta de los otros dos. Una mayor diversidad de paisajes y unos monumentos que reflejan su carácter de tierra de paso frente al mayor aislamiento de las tierras del Norte.

Tal vez la comarca más conocida sea la Rioja Alavesa, pero hay más, mucho más. Esta es nuestra propuesta para una guía de viaje en coche por Álava.

Vitoria-Gasteiz es una ciudad amable y cómoda. Presume de estar comprometida con el medio ambiente; de hecho, fue Capital Verde Europea en 2013. Está rodeada de verdores urbanos y parques naturales por todos los puntos cardinales. El llamado Anillo Verde lo forman seis grandes parques que podrás recorrer a pie o en bicicleta.

Es uno de los seis grandes parques del Anillo Verde de Vitoria. Consta de varias lagunas que, gracias a su privilegiada situación en un paso migratorio, acogen a gran variedad de aves. Vitoria-Gasteiz ha obtenido la certificación internacional Biosphere Responsable Tourism como destino turístico sostenible.

Pero al tiempo, Vitoria conserva con mimo su casco medieval, presidido por su catedral gótica de Santa María. Es uno de los cascos históricos más emblemáticos de Euskadi. Los nombres de sus calles –como Cuchillería, Herrería, Pintorería o Correría– recuerdan la actividad gremial que en ellas se desarrollaba.

La catedral fue cerrada al público en 1994 para su restauración. A alguien se le ocurrió que podía ser buen momento para que turistas y amantes de la historia apreciasen mejor cómo se construyó. Y así ha sido. Más de un millón de visitantes han recorrido ya sus naves, atrio y murallas, entre ellos el novelista Ken Follett, que se inspiró en ella para La catedral del mar. Tanto eco consiguió que desde 2008 Follett tiene una estatua en Vitoria.

Salimos de la capital hacia el norte para llear al Parque Natural de Urkiola, que separa las cuencas cantábrica y mediterránea. Es ideal si nos gustan los paisajes abruptos. Incluye una serie de sierras y peñas calizas, barrancos y valles profundos, con cumbres que han fomentando una gran afición al montañismo y al senderismo. Es muy frecuentado Anboto, su cumbre más alta, con la cueva de Mari como referente mitológico.

Es un tradicional punto de referencia del montañismo vasco. Su cumbre, de 1.482 metros de altitud, marca el límite entre el territorio vizcaíno y el alavés, y exhibe la muy buscada Cruz del Gorbeia. Atesora paisajes muy distintos, desde rocas escarpadas a zonas suaves de pastos, pasando por hayedos y robledales.

La localidad de Gujuli se localiza en el límite del Parque Natural de Gorbea. El río Jaundia se precipita al vacío desde un escarpe calizo de más de 100 metros de desnivel, creando un espectáculo sorprendente. El mirador instalado al borde del precipicio permite disfrutar de una impresionante panorámica del salto de agua.

Se trata de una cascada de forma de cola de caballo, con una caida de 222 metros. Es el salto de agua de mayor altura de España y de la península ibérica. El pueblo de Untza es el más cercano al salto. Su acceso está habilitado mediante un sendero señalizado y un mirador, desde el que puede observarse el vuelo de numerosas especies de aves.

Las salinas de Añana son una de las fábricas de sal más antiguas del mundo, con sus más de 6.500 años de historia. A 30 kilómetros de Vitoria-Gasteiz, el Valle Salado es actualmente uno de los paisajes culturales más espectaculares y mejor conservados de Europa. Su sal es completamente pura, ya que proviene de un antiguo mar de hace más de 200 millones de años.

Ya en la Rioja Alavesa, esta bella localidad se encuentra al abrigo del monte Toloño (1.271 m). En el casco antiguo hay que ver la ermita del Santo Cristo, de estilo románico y gótico, y los arcos Toloño y Larrazuria. Labastida está muy vinculada al vino. Se pueden visitar y recorrer las bodegas del municipio, desde las cuevas y calados de antaño hasta las grandes bodegas actuales.

Su historia se remonta al año 1858. Los primeros vinos en botella comenzarón a producirse poco después, concretamente en 1862. Desde entonces es una de las grandes productoras de Rioja. En 2006 inauguró la popular Ciudad del Vino con la construcción de un hotel diseñado por el arquitecto Frank Gehry.

Esta villa medieval es la capital de la Rioja Alavesa. Laguardia está amurallada y conserva casi intacto su trazado medieval. Sus calles están repletas de espléndidos edificios medievales, renacentistas, barrocos y neoclásicos. Entre ellos, destaca la Casa de la Primicia, del siglo XIV, el edificio civil más antiguo de la villa. También están sus iglesias fortificadas: la de San Juan Bautista y la de Santa María de los Reyes. En las afueras, el Biotopo Protegido Complejo Lagunar de Laguardia.

Regresando a Vitoria, ya muy cerca, pasamos por el Jardín Botánico de Santa Catalina. La naturaleza más viva se entrelaza con los centenarios vestigios de un monasterio, un palacio y una iglesia, erigidos entre los siglos XIII y XIV. El jardín que contiene más de 1.200 especies botánicas, está dividido en tres grandes zonas.

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba