Viajes

Guía de viaje para una ruta en coche por Girona

En el noreste de España, haciendo frontera con Francia, está Girona. De mar, el Mediterráneo, y montaña, los Pirineos, para muchos es la provincia más bonita de Cataluña. Sus calas y playas pertenecen a la Costa Brava y se extienden a lo largo de localidades de fama internacional como Tossa de Mar o Cadaqués.

Los paisajes de la costa se alternan con los Parques Naturales Aigüamolls de L’Empordà, Cap de Creus y la Zona Volcánica de la Garrotxa. Limita al norte con el Pirineo catalán, cuyas estaciones de esquí son perfectas para el turismo de nieve.

Otro tesoro de Girona es Dalí. Aquí están los tres museos más representativos de la obra del pintor: la Casa-Museo de Portlligat, el Castillo de Púbol y el Teatro-Museo Dalí de Figueres (en la foto). También destaca el conjunto monumental de su capital, Girona.

Esta que sigue es, entre otras muchas posibles, nuestra guía de viaje para una ruta en coche por Girona. Empezamos por la capital…

Está enclavada en el valle del Ter, en la confluencia de cuatro ríos. Uno de ellos, el Onyar, divide el casco histórico de la ciudad moderna. La llamada “Ciudad de los Cuatro Ríos”, nos muestra un casco histórico dominado por construcciones medievales y reminiscencias romanas, árabes y hebreas. El núcleo antiguo de Girona conserva huellas de su larga historia, desde que fuera fundada por los romanos en el siglo I a. C. A ellos debemos la primitiva muralla, cuyos restos llegan desde el Paseo Arqueológico hasta los Jardines de la Muralla. Y más allá la Catedral, el Tapiz de la Creación, el monasterio benedictino de Sant Pere de Galligants, la iglesia de Sant Nicolau o el convento de Sant Doménech.

Salimos de Girona. A sólo 18 kilómetros está…

Está en las proximidades del Parque Natural Zona Volcánica de La Garrotxa, entre la Sierra de Rocacorba y los ríos Fluvià y Terri. Rodeada de verdes colinas y a orillas del lago del mismo nombre, su casco urbano se articula en torno a dos puntos. La iglesia de Santa María del Turers (s. XIV) y el monasterio neoclásico de Sant Esteve se sitúan en la Vila Vella. Por su parte, en la Vila Nova el punto de mayor interés es su plaza porticada, en la que se dan cita numerosos edificios antiguos. El lago también es otro atractivo añadido. Sus seis kilómetros de perímetros ofrecen la posibilidad de alquilar barcas para remar, practicar pesca deportiva o piragüismo.

Por la C-66 y hacia el Oeste llegamos a…

Cuarenta conos volcánicos y más de 20 coladas de lava nos dan la bienvenida. Además, los amantes de la naturaleza vivirán una experiencia inolvidable entre los bosques y los volcanes que dan sentido a esta comarca.

Olot es la capital de La Garrotxa y está rodeada por cuatro volcanes: el Montsacopa, el Montolivet (visitables ambos), la Garrinada y el Bisaroques. En este lugar lleno de contrastes lo natural convive con lo artístico. De las afueras de la ciudad, con los Humedales de la Moixina, al centro de ella, con varios edificios contemporáneos diseñados por los locales Estudio RCR, premio Pritzker de Arquitectura en 2017. Otras paradas obligadas son el Puente Viejo románico de Besalú o la Vila Vella de Santa Pau.

Hacia el Norte, buscamos la N-260a para alcanzar…

Enclavada en la confluencia de los ríos Ter y Freser, la población de Ripoll se agrupó alrededor del monasterio benedictino de Santa María de Ripoll (destacan su magnífico claustro y la iglesia con su extraordinario pórtico). Además del monasterio de Santa María de Ripoll, destaca la iglesia de Sant Pere, que alberga el Museo Etnográfico.

Salimos de Ripoll por la N-620, carretera que nos mete de lleno en…

Las cumbres y valles del Pirineo oriental también merecen un detenido recorrido. Los valles del Ribes y Núria suavizan un paraje montañoso coronado por altas cumbres y recorrido por caudalosos ríos. La riqueza natural y paisajística del Pirineo se enriquece con las construcciones medievales de Puigcerdá o Sant Joan de les Abadesses, arquitectura popular de pueblos de montaña como Queralbs, o estaciones invernales como las de La Molina o Masella (en la imagen).

Regresamos sobre nuestros pasos. La N-260 nos lleva hacia el Este, hasta Figueres. Seguimos buscando el mar, hasta alcanzar…

Situada en plena península del Cabo de Creus, es una de las localidades más emblemáticas de la Costa Brava gerundense. Su rocoso litoral, recorrido por bellas playas y recoletas calas, constituye uno de sus principales atractivos, así como el increíble paisaje que depara el Parque Natural del Cap de Creus. Al fondo de la bahía de Cadaqués se encuentra su casco histórico, de aire mediterráneo y profundo sabor marinero, fuente de inspiración de artistas de fama internacional durante décadas.

Vamos bajando por la C-31, paralelos a la costa. Sant Pere Pescador, L’Escala (la de las anchoas), Torroella de Montgrí y…

Aquí, las montañas se hunden en Mediterráneo formando pequeñas calas y playas arenosas entre los acantilados rocosos. Los bosques de pinos llegan hasta la orilla, rodeando el trazado urbano de Begur, que surge a escasos kilómetros del mar. Su casco urbano, de fuerte sabor tradicional, lo forma una arquitectura popular caracterizada por el empleo de la piedra, así como por numerosas casas de indianos, viviendas señoriales de gusto colonial.

Volvemos a la C-31. Hacia el Sur la carretera nos lleva por Palafrugell, Palamós, Platja d’Aro… Podemos pasar a la C-65 y regresar a Girona o bajar más, de nuevo hacia la costa, para visitar las turísticas Tossa de Mar y Lloret de Mar.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba