Viajes

Guía de viaje para una ruta en coche por Gran Canaria

Gran Canaria, al igual que el resto de las Islas Canarias, está bendecida por un clima envidiable, una eterna primavera que invita a vivir intensamente su rica naturaleza y diversidad paisajística, sus localidades marineras y del interior, sus tradiciones, cultura e historia. Lo tiene todo.

Playas las hay para todos los gustos. En el sur están las más amplias, de aguas tranquilas y en su mayoría de arena rubia. Al estar situadas en los principales núcleos turísticos, cuentan con todos los servicios, además de ser las de más fácil acceso. Las del norte son pequeñas calas de arena oscura o de roca volcánica, con mayor oleaje y algunas con accesos más complicados. Eso sí, son playas bellas y salvajes.

La isla destaca por sus marcados contrastes. En un mismo día podemos disfrutar de maravillosas playas rodeadas de campos de dunas y ascender a las cumbres tapizadas por bosques de pino canario. Y en el camino, barrancos, valles, roques y calderas volcánicas, acantilados… lugares increíbles para recorrer a través de senderos o desde la comodidad del coche.

A esto último nos apuntamos. Siguiendo el consejo de Turismo de Canarias, nuestra guía de viaje para una ruta en coche por Gran Canaria se desglosa en cuatro: por el suroeste, por el noroeste, por el sureste y, finalmente, por el noreste y centro de Gran Canaria.

La naturaleza es muy generosa en el suroeste de la isla. Desde su costa cálida y agreste hasta su interior, entre barrancos y pinares adornados por el mar de nubes, hasta sus cumbres más altas.

El delicioso Puerto de Mogán, con sus canales de agua salada, inicia un viaje que invita a conocer el casco del municipio, famoso por su molino de viento quemado. En el ascenso, cuando el paisaje es ajeno a la costa, aparece la presa de la cueva de Las Niñas, bucólica y envuelta en leyendas, como el Roque Nublo, monumento natural situado en el extenso Parque Rural del Nublo. Contemplarlo requiere parada y almuerzo en Tejeda, famoso por su cruz de piedra, sus elevadas cumbres y dulces de almendra.

Del valle interior de Agaete al parque natural de Tamadaba, he aquí una excursión en coche ideal para disfrutar de ricos cascos históricos y restos aborígenes, como el del propio Agaete, Guía, Moya o Artenara; pueblos de gran tradición platanera, como Gáldar, núcleos costeros ideales para un baño, laurisilva y excelentes vistas de barrancos.

Desde su escarpado valle a su emblemático puerto, Agaete bien merece arrancar el motor. Gáldar posee ricos yacimientos arqueológicos y tradición platanera, mientras que Guía aporta joyas históricas, arraigo artesanal y buena gastronomía. Moya enriquece el patrimonio con más restos aborígenes y su iglesia, aunque su principal aportación es el parque de Doramas y la reserva de Los Tilos, último reducto de la laurisilva insular. Artenara, con sus múltiples cuevas guanches, y el parque natural de Tamadaba, con sus impresionantes barrancos y vistas, resultan ideales para terminar el día.

La ruta que se propone parte de Maspalomas, punto turístico de referencia por su clima y sus playas. Desde el imponente faro se llega al espacio natural de las dunas de Maspalomas (en la foto), 400 hectáreas de olas de arena con oasis incluido: un charca y un palmeral. Desde aquí nos adentramos por el barranco de Fataga hasta el caserío de mismo nombre; un enclave rural que guarda la esencia de la isla en sus casitas y cultivos. Antes una visita a un yacimiento arqueológico de gran valor.

La carretera nos adentra en la zona de Las Tirajanas. En ella encontramos dos pueblos señeros del sureste grancanario: San Bartolomé y Santa Lucía. Ambos poseen cascos históricos de interés y un bonito paisaje agrícola (y a sólo unos kilómetros de Maspalomas). Descendiendo se llega a Agüimes, con un casco histórico de los mejores conservados de la isla. Termina la ruta en el hermoso barranco de Guayadeque (en la imagen superior).

Si se busca una excursión en coche con joyas patrimoniales, religiosas y naturales en Gran Canaria, ésta es la mejor. Con salida desde Las Palmas de Gran Canaria, esta ruta en coche es bastante completa, pasando por el presente y el pasado de una isla llena de contrastes.

Tras dejar atrás la capital, se pasa por Santa Brígida, con su monumento natural de la Caldera de Bandama y se llega al centro de las cumbres de la isla en Tejeda (imagen superior), para ascender al techo de la isla: el pico de las Nieves. Termina en Telde, lleno de joyas patrimoniales (foto inferior).

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba