Viajes

Guía de viaje para una ruta en coche por Mallorca

La isla más grande de las Baleares es para muchos el paraíso o casi. Es el suyo un lugar de paisajes idílicos que pasan de sierra a costa en un momento. Y todo entre calas de aguas cristalinas color turquesa, cuevas escondidas o faros que desafían al horizonte

Palma de Mallorca, capital de las Islas Baleares, conocida por su turismo de mar y playa, posee un precioso casco antiguo profundamente marcado por su pasado histórico. La Catedral, el palacio de la Almudaina, la Lonja y la Plaza Mayor son algunos de los rincones en los que deberíamos detenernos.

Demos por hecho que ya hemos recorrido Palma y queremos ahora conocer el resto de la isla. Tiramos para ello de nuestra guía de viaje para una ruta en coche por Mallorca (por la mitad norte de la isla, para más señas).

Salimos de Palma por la Ma-1110, hacia el Norte, y tras 20 kilómetros (una media hora) llegamos a…

A 400 metros sobre el nivel del mar, se extiende la villa de Valldemossa, en pleno valle de la Sierra de Tramuntana. El cuidado trazado del núcleo urbano muestra calles empinadas, fachadas de piedra e importantes construcciones religiosas, entre una frondosa vegetación.

La Cartuja es el monumento emblemático de esta localidad. Este antiguo monasterio, en origen residencia de Jaime II, conserva en claustros, celdas, jardines y museos. No obstante, lo más buscado son los recuerdos de dos ilustres visitantes: Frédéric Chopin y George Sand.

Cogemos ahora la Ma-1131 para llegar al puerto de Valldemossa…

Las montañas de esta zona se convierten en pocos kilómetros en playas y calas en las que es posible fondear cualquier embarcación. El puerto mantiene el aire marinero de antaño.

Regresamos a Valldemossa y de allí salimos por la Ma-10 en dirección Norte. Pasamos por Miramar y Son Marroig hasta llegar a…

Un paisaje de bosques y olivares se convierte en el abrupto telón de fondo que rodea esta villa, un cuidado caserío de calles empinadas y fachadas de piedra que se extiende por la ladera. En la parte alta se alza la iglesia parroquial (siglo XV). Detrás, el cementerio municipal (del XVII), que es un espléndido mirador sobre el valle. Destacan también el Monasterio de Miramar, el Museo del Archiduque Luis Salvador y el Museo Arqueológico.

Dejamos Deiá por la Ma-10, para desviarmos a la izquierda pasada la que fue la casa de Robert Graves. De ese modo caemos en Cala Deiá…

En la franja costera de Deiá hay recoletas calas donde poder disfrutar del baño en aguas cristalinas. La más conocida es Cala Deiá, convertida en punto de encuentro de sus habitantes y en fondeadero de embarcaciones en época estival.

Desandamos el camino. Regresamos a la Ma-10 y, siempre hacia el Norte, recorremos 11 kilómetros (unos 20 minutos) hasta alcanzar…

Ocupa un valle de la sierra de Tramontana delimitado por el mar. Posee varios monumentos y edificios de interés, como la parroquia de Sant Bartomeu (siglo XIV), el edificio modernista del Banco Central Hispano, Ca´n Prunera (de estilo modernista), la alquería de Comte, Ses Tres Creus y el monasterio de Sa Capelleta.

Merece mucho la pena una visita al Museo Balear de Ciencias Naturales y Jardín Botánico, que ofrece un recorrido por la fauna y la flora autóctona balear, aunque también incluye ejemplos de otras zonas del mar Mediterráneo. Venimos en coche, pero hay que recordar que hay un tren de 1912 (en la foto), con vagones de madera, que comunica Sóller con Palma.

Desde el pueblo, si salimos por la Ma-11 y luego la Ma-2124 llegamos a Puerto de Sóller…

Está el puerto y su pequeña playa ubicada en la bahía. Unas boyas delimitan la zona de bañistas de la de barcos. Lo más pintoresco es el tranvía que recorre toda la bahía y que llega hasta el pueblo.

Volvemos a Sóller y volvemos a la Ma-10, otra vez hacia el Norte. Pasados bastantes kilómetros veremos el pantano de Grog Blau y un poco más allá un desvío a la izquierda. Es la Ma-2141 que nos acerca a dos hermosas calas…

La cala (foto superior) está rodeada por un monte lleno de pinos y su superficie es de grava y cantos rodados. Tiene un pequeño muelle de madera y pequeñas barcas pesqueras. En Sa Calobra (foto inferior) hay un pequeño muelle desde donde salen las barcas llamadas “Golondrinas”, que hacen un pequeño recorrido turístico.

Volvemos a la Ma-10 y, hacia el Noreste, recorremos 25 kilómetros (unos 35 minutos) para alcanzar…

Conocida por su animado puerto y su bahía de aguas transparentes, posee un casco urbano de fuerte sabor medieval a escasos kilómetros del mar Mediterráneo. Pollensa, la Pollentia romana, se enmarca entre perfiles montañosos y bosques de pinos. Es un tranquilo pueblo de caserío techado con tejas árabes y trazado irregular. Extendido a los pies de las colinas cercanas, multitud de calles zigzaguean ladera arriba, puntos que ofrecen interesantes panorámicas de todo el conjunto.

Desde el pueblo, por la Ma-2200 bajamos al puerto y la bahía…

La privilegiada ubicación de Pollensa, entre el mar y la montaña, hace posible disfrutar de muchas actividades al aire libre: desde la práctica del senderismo, el golf y los paseos caballo (por el interior o por la costa) hasta los deportes náuticos en la bahía.

Desde el puerto, por la Ma-2210 llegamos a…

Bosques de pinos que llegan hasta la misma playa, en la que se abren aguas transparentes componen la estampa más típica de esta zona. Es un paisaje de extensas playas y calas escondidas. En uno de los extremos de la playa hay un muelle desde donde salen y llegan barcos que hacen la travesía Puerto de Pollensa-Formentor.

De vuelta en el puerto de Pollensa, retomamos la Ma-2220 hacia el Este para encontrar…

Lugar idílico, con calas vírgenes de aguas transparentes y rodeadas de pinares, entornos naturales de gran valor faunístico y ecológico, yacimientos arqueológicos y una deliciosa gastronomía. La mayor parte del casco histórico lo comprenden varias casas señoriales con ventanas renacentistas. De la antigua ciudad medieval amurallada se conservan la puerta de Xara y la de Palma y de la muralla renacentista el bastión de Sant Ferran.

Alcúdia alberga La Albufera, parque natural creado en 1988 donde se pueden ver durante todo el año más de doscientas especies de aves. Otro de sus atractivos turísticos es la ciudad romana de Pollèntia, cuyos restos se pueden ver en las cercanías del recinto amurallado de Alcúdia. El yacimiento muestra un conjunto de casas, un teatro y la zona del foro.

Dejamos Alcúdia por la Ma-12 hacia el Este, paralelos al mar. Tras 34 kilómetros alcanzamos…

Cuenta con un paisaje de costa con altos acantilados, con un fértil valle donde se cultivan almendros, higueras y algarrobos, y la montaña de Artà, con suaves elevaciones pobladas de olivos, carrizos y palmitos. La localidad está dominada por el recinto amurallado de Sant Salvador y por la iglesia, de estilo gótico. El casco antiguo de Artà está poblado de casas señoriales que bien merecen una visita, como Na Batlessa. En las afueras, la Ermita de Betlem (en la imagen), en la antigua possessió de Ferrutx.

De Artà salimos por la Ma-15 hacia Capdpera. Pasamos el municipio y paramos ya en la costa, en…

Está a los pies de la punta de su mismo nombre, en el extremo más oriental de la isla de Mallorca. Este centro turístico de excelentes aguas no ha perdido el sabor pesquero de sus primeros tiempos. Al borde del Mediterráneo se levanta el faro de Cala Ratjada, histórico aviso de navegantes. Este lugar regala una de las mejores vistas del paisaje circundante. Los días claros incluso se puede ver la isla de Menorca, a la que se llega contratando alguna de las excursiones en barco que se organizan desde la cala.

Regresamos a Artà y siempre por la Ma-15, pero ya hacia el Oeste, iniciamos el regreso. Pasamos junto a Manacor y unos kilómetros más alá, nos desvíamos por la Ma-3310. Llegando Petra cambiamos a la Ma-3300, que nos acerca a…

Su casco histórico, de calles medievales, muestra numerosas casas señoriales y monumentos de interés. Quizás la construcción más destacable de su patrimonio arquitectónico sea la iglesia parroquial de Santa María, en la que sobresale la torre del campanario. Otras joyas de su patrimonio son Pontet de Santa Bàrbara, las Cruces de Término, el convento Concepcionista, construido sobre un alcázar árabe del siglo VIII, el convento de Sant Francesc, el hospital de Sineu, la Rectoría, la plaza des Fossar y los molinos de viento, algunos de ellos abandonados o usados como almacén.

Salimos de Sineu por la Ma-3011 que, pasados 35 kilómetros, nos deja en Palma, final de nuestra ruta.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba