Viajes

Guía de viaje para una ruta en coche por Segovia

Para muchos, Castilla empieza en Segovia. La provincia, una de las nueve que conforman Castilla y León, está repleta de tesoros naturales y patrimoniales. Lo saben muy bien, por ejemplo, los madrileños que recorren sus pueblos con frecuencia.

En Segovia son muchas las localidades en las que encontraremos belleza natural y urbana, y una excelente gastronomía. Esta guía de viaje para una ruta en coche es una síntesis. Empezamos en la capital, la ciudad del Acueducto, y recorremos casi una decena de pueblos y tesoros naturales.

La riqueza arquitectónica y gastronómica es excepcional. No en vano, la Unesco la incluyó en 1985 en su listado de Ciudades Patrimonio. Sin duda, su monumento más famoso, icono de Segovia, es su Acueducto. Fue construido para conducir hasta la ciudad el agua de la Sierra y cuenta con 167 arcos, 29 metros de altura y más de 16 kilómetros de longitud.

Otro monumento fundamental de Segovia es la Catedral de Santa María, conocida como la Dama de las Catedrales por sus dimensiones y su elegancia. De estilo gótico con rasgos renacentistas, se erigió en el siglo XVI, cuando en la mayor parte de Europa se difundía la arquitectura renacentista.

También destaca el Alcázar, que se alza sobre un cerro donde confluyen los ríos Eresma y Clamores. Es uno de los castillos-palacio más distintivos en España y toda Europa por su forma de proa de barco. Fue construido como fortaleza por un rey Bereber en el siglo XII. Hoy es museo de archivos militares.

Para disfrutar de las mejores vistas de la ciudad bien merece la pena acercarse al Parador de Segovia. Se pueden divisar perfectamente tanto el Acueducto como la Catedral, el Alcázar, la Muralla y la ciudad al completo.

Y para disfrutar de la gastronomía segoviana, ya se sabe, un buen cochinillo asado, pero también el cocido de judiones de La Granja, el chorizo de Cantimpalos o el ponche segoviano.

Salimos de la capital rumbo a la Sierra de Guadarrama. Llegamos a La Granja y a su palacio, que fue residencia de verano de los Borbones. La Granja forma parte, junto a Valsaín y la Pradera de Navalhorno y Riofrío, del Real Sitio de San Ildefonso. Hoy es uno de los mejores ejemplos de palacios ajardinados de España y en la visita hay que procurar ver el espectáculo que se realizan en sus fuentes. Además, podemos visitar la Real Fábrica de Cristales.

Seguimos en la sierra de Guadarrama. Lo mejor de Navafría es su naturaleza. A 500 metros del pueblo encontramos Las Charcas, una zona acondicionada. A unos dos kilómetros, el paraje llamado “El Chorro”. Desde este lugar, y sobre el puente que sirve de mirador para la caída del chorro, se disfruta de unas vistas realmente impresionantes. Excelentes vistas, desde la cima del Nevero. En el mismo pueblo tiene interés el Martinete de Navafría, un ingenio hidráulico de origen medieval: el único martinete para batir cobre que se conserva en Europa.

Esta ciudad fortificada, conocida como la villa de las Siete Puertas, conserva importantes restos de su pasado medieval. En ella podemos ver todavía trozos de su muralla del siglo X, además de puetas como la del Rocío (la principal) o la del EcceHomo. El santuario de Santa María de la Peña es uno de los lugares con más encanto del municipio, por su entorno. Está en uno de los extremos del municipio y frente a las espectaculares Hoces del río Duratón.

El Parque Natural de las Hoces del Duratón protege un lugar único en paisaje fauna y flora. Tiene una longitud de 27 kilómetros y una superficie de 5.037 hectáreas. Su colonia de buitres leonados está considerada como la mayor de Europa y se ha convertido en uno de los principales atractivos del parque. Con un poco de paciencia, aquí se puede escuchar la caricia del viento cuando un buitre pasa a apenas unos metros de nosotros.

De esta pequeña pero hermosa villa medieval destaca su Plaza Mayor, donde está la bonita Iglesia de San Juan. Otro de los monumentos principales es el castillo, que fue construido en el siglo XIII y reconstruido en el XV. Actualmente en el interior, se encuentra el Museo Zuloaga. Merecen una visita la Cárcel de la Villa, el Pozo de las Hontanillas o la Casa del Águila.

Esta villa serrana está enclavada en la vertiente norte de la Sierra de Ayllón, a 1.190 metros de altitud, aunque a unos pasos están los ya muy altos Pico del Lobo (2.273 m) y La Buitrera (2.046 m). En el interior del pueblo destacan la Plaza Mayor, el monumental Ayuntamiento y la Iglesia de Nuestra Señora del Manto.

Si salimos de Riaza hay que llegarse al Mirador de Peñas Llanas. Conocido como el Balcón de Castilla, se encuentra a 1.440 metros de altura y permite ver la llanura segoviana y sus límites con cuatro provincias (Burgos, Guadalajara, Madrid y Soria).

Apúntate a la newsletter de ’20deviaje’ y recibe en tu correo una selección de propuestas para viajar y descubrir la geografía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba