Viajes

Guía de viaje para una ruta en coche por Tenerife

Tenerife es, como dicen de las Islas Canarias, una isla afortunada. Desde su clima primaveral hasta su naturaleza de origen volcánico, pasando por sus relajantes playas o sus cascos históricos de estilo colonial, Tenerife tiene muchos atractivos.

Su diversidad paisajística es enorme. El sur de la isla es la zona perfecta para aprovechar el buen tiempo en las playas que recorren prácticamente todo el litoral. En la playa de Las Vistas, en Costa del Silencio o en los impresionantes acantilados de Los Gigantes podrás pasar unos días de relax.

En la zona de Costa de Adeje se concentran hoteles y boutiques de lujo para combinar las horas de playa con las compras. En el norte, también encontrarás propuestas recomendables junto al mar, como la playa de Puerto de la Cruz o las famosas piscinas de los Lagos Martiánez.

Vamos a intentar resumir los imprescindibles de Tenerife.

Si hemos elegido la isla como lugar de vacaciones merece la pena hacer alguna escapada para conocer otras playas que no sean la que tenemos a pie de hotel. Estas cinco no te van a decepcionar:

Es la estrella de la isla; su centro. Este volcán aún en activo, está en el centro de la isla y se puede subir hasta la cima en funicular. Es uno de los puntos más altos de nuestro país, y un emblema del lugar, lo que lo convierte en un imprescindible sin ninguna duda.

Lo suyo son también palabras mayores. Es una de las trece ciudades españolas distinguidas como Patrimonio de la Humanidad. SE trata de una bellísima ciudad universitaria y monumental que fue la capital de la isla hasta 1833. Mención especial merece la insólita distribución en cuadrícula de Villa de Abajo, uno de los dos núcleos de San Cristóbal de La Laguna. Esta distribución, pionera en los siglos XVI y XVII, pasó posteriormente al Nuevo Mundo, como muestran La Habana y Lima.

Situada en un valle al noroeste de la isla, se enmarca en un entorno natural configurado por el mar y las montañas de origen volcánico. En sus alrededores se pueden contemplar las cañadas del Teide-Pico Viejo y los acantilados de la costa del municipio. Aquí se encuentra el famoso Drago Milenario (arriba, en la imagen).

Cerca de Icod de los Vinos, Garachico es un enclave natural en el que se han formado junto al mar unas piscinas con el agua que entre de este. Tienen una profundidad de varios metros y algunas rocas altas desde las que tirarse. Dado el atractivo para los turistas, el ayuntamiento decidió acondicionarlas con escaleras por las que subir y bajar.

Es una villa histórica que se extiende sobre un bello valle de plataneras. Su centro histórico ha sido declarado monumento de interés histórico artístico nacional. Cuenta también con la Hijuela del Botánico, – un jardín que alberga plantas tropicales procedentes de América del Sur, África Central y Australia-, el jardín de la Victoria, y bellas playas de arena negra.

De sabor marinero y popular, está a solo 17 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife, capital de la isla. El origen volcánico se deja ver en sus playas de arenas oscuras, que contrastan bellamente con la vegetación de las montañas más cercanas. La Basílica de la Virgen de la Candelaria, patrona del archipiélago canario, es su construcción más emblemática.

En el Puerto de la Cruz se encuentra este parque acuático diferente, ya que no tiene toboganes y otras atracciones características. Está compuesto de varias piscinas de agua salada en las que disfrutar del sol y las vistas del mar que se erige a su espalda.

Ambos lugares son excepcionales por la rareza de sus especies: vegetales en el jardín y animales en el Loro Parque. Los dos están muy cercas, así que en un día puedes visitar ambos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba