Viajes

Guía de viaje para una ruta en coche por Valencia

Valencia es un clásico de los destinos turísticos de España; que se lo digan a los madrileños. Su principal atractivo es, claro, sus playas; playas que se disfrutan hasta en la propia capital (menudo lujo es la Malvarrosa). Pero hay mucho más.

La provincia de Valencia tiene un rico patrimonio natural, cultural y gastronómico que interesa conocer… y de paso, por supuesto, su costa y sus playas. Esta ruta en coche por Valencia es solo una posibilidad entre tantas.

Comenzamos en la ciudad de Valencia, la de la luz, las fallas y la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que se ha convertido en su emblema en el mundo. Es una especie de pedazo del futuro en pleno presente valenciano (¡cuántas series de ciencia ficción se están rodando en sus rincones!).

Desde el lugar más moderno al más histórico. El distrito de Ciutat Vella es el núcleo histórico, político y cultural de la ciudad. Está repleto de monumentos. Desde la Catedral de Valencia, las plazas de la Virgen, la Reina y la Redonda, hasta las Torres de Serrano, el Mercado Central, la calle Caballeros y el barrio del Carmen, este distrito no tiene desperdicio arquitectónico ni cultural.

Al norte, la playa. La Malvarosa. Esta playa es un buen lugar para desconectar y si el tiempo acompaña, hasta para darse un chapuzón. La Malvarosa es una espectacular playa urbana de arena fina con un kilómetro de largo y una anchura media de 135 metros.

Salimos de la capital y atrevesamos L’Horta de València. Espacio agrícola y pesquero con 1.200 años de antigüedad, es el último espacio español incluido en el registro de Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial. L’Horta está formada por unas 6.000 pequeñas explotaciones agrícolas y miles de pequeñas parcelas. Alrededor del 80% del área se utiliza para cultivar frutas y unos 50 tipos de hortalizas.

Naranjas, mandarinas y chufas son importantes en la parte norte de la Horta, mientras que en la zona sur -que se extiende hasta el Parque Natural de la Albufera-, se cultivan 2.000 hectáreas de variedades de arroz locales, algunas de ellas centenarias.

Con 2.800 hectáreas, el parque de la Albufera alberga el lago más grande de España y una de las zonas húmedas más importantes de la Península Ibérica. Aquí se puede disfrutar de un entorno diferente, de un gran número de especies únicas de aves acuáticas e impregnarse de la cultura pescadora y de su gastronomía probando platos como el arròs a banda, el all i pebre o la paella.

Hacia el sur, abandonando la costa, llegamos a Alzira. Esta localidad tiene un entorno natural de gran valor. El Parque de la Murta y la Casella se extiende a lo largo y ancho de 765 hectáreas, lo que da de sí no para muchas rutas. El parque reúne numerosos valores naturales, paisajísticos, culturales y arqueológicos que lo hacen único y perfecto para disfrutar al máximo de todo tipo de actividades, ya sean educativas o recreativas.

Salimos de Alzira siguiendo el curso de su río, el Júcar, hacia el oeste. Buscamos los Cañones del Júcar por la CV-580. Poco después de Jalance llegamos a una ruta de barrancos, bosque mediterráneo, túneles excavados en la roca y los enormes muros entre los que discurre encajonado el río. Camino de la Cueva de Don Juan, la ruta está llena de miradores, como el del Campichuelo o el de la Fuente del Castillo.

Ahora hacia el norte, pasando por Requena y Utiel, tierra de vino, llegamos a la Serranía del Turia. Nos regala monumentos naturales como el macizo del Pico del Remedio, la Sierra de Atalaya, el cañón que ha excavado el río Turia o sus diversos barrancos. También, la Ruta del Agua de Chelva, un recorrido circular, ideal para hacer con niños. Si queremos complicar la cosa, podemos desviarnos hasta el Pico del Remedio, por la ruta denominada ‘Caminos Históricos del Agua’.

De Chelva a Chulilla. Este municipio de la comarca de Los Serranos queda a los pies de una montaña sobre la cual se levanta un castillo árabe. Llegando al Mirador de Compuertas, veremos el Charco Azul y el cañón del río Turia, que discurre por un paso estrecho entre muros cortantes. Las vistas son vertiginosas.

Casi nos vamos de Valencia (literalmente salimos y entramos de la provincia) para alcanzar el Rincón de Ademuz, que está entre las provincias de Cuenca y Teruel. Un total de 7 pueblos forman este ‘rincón’, con la Puebla de San Miguel, Vallanca, Casas Altas, Casas Bajas, Torrebaja, Castielfabib y Ademuz.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba