Deportes

Hazard, a la cabeza de los fichajes fallidos de la historia del Real Madrid

A Eden Hazard se le acaban las excusas. El pasado miércoles, la enfermería madridista volvió a emitir un parte médico con el belga como protagonista y ya van cinco esta temporada. Una lesión muscular en el recto anterior izquierdo deja fuera de combate al dorsal ‘siete’ pendiente de evolución, aunque todo parece indicar que no participará en la ida de los octavos de final de la Champions League (Atalanta-Real Madrid, el 24 de febrero). Hazard empezó con mal pie su andadura blanca, con una primera campaña plagada de problemas físicos. “Se me juzgará por lo que haga en la segunda”, aseguró a la televisión nacional de su país este mismo verano. Esclavo de sus palabras, el extremo apenas ha dejado chispazos de un talento sepultado tanto por su fragilidad como por su falta de forma.

Ulises Sánchez-Flor

Hay que remontarse hasta el 23 de noviembre del 2019 para encontrar un partido completo de Hazard con el Real Madrid. Lejos de los 100 millones de euros que se deslizaron en las primeras informaciones -que ya le habrían valido para ser uno de los jugadores que mayor desembolso provocó en la parroquia blanca- la cifra final de su traspaso es de 160M. El belga se convertía así en el fichaje más caro de la historia madridista. Bastante más dinero que el que se pagó por Cristiano Ronaldo en el 2009, cuyo precio ajustado por la inflación se situaría en los 107M. ¿Es Hazard el fichaje más ruinoso que se recuerda en el Santiago Bernabéu? La preocupación de la plana mayor blanca, así lo demuestra.

Hazard disputa un balón en una imagen reciente. (Efe)Hazard disputa un balón en una imagen reciente. (Efe)Hazard disputa un balón en una imagen reciente. (Efe)

Cuando el Real Madrid fichó a Hazard en la temporada 2019/20, el club deseaba llenar el vacío de poder dejado un año antes por Cristiano. El belga, un viejo deseo de la entidad, cumplía con los estándares necesarios para ejecutar el traspaso: era una estrella consolidada, había demostrado públicamente sus intenciones de jugar en el Madrid y gozaba de la confianza total de Zinédine Zidane, su máximo valedor en el equipo. Aunque los informes madridistas desconfiaban de la profesionalidad del extremo respecto al cuidado de su físico, el club acometió el fichaje. Dos años después, su bagaje su resume en 35 partidos disputados, cuatro goles anotados y una falta de influencia evidente en el juego. Con él en plantilla, los blancos han ganado una Liga y una Supercopa de España, su importancia en estos títulos es prácticamente anecdótica.

De Baljic a Kaká pasando por Illarramendi

Muchos son los fracasos que se recuerdan en el área técnica del Real Madrid. Como todos los clubes del mundo, la dirección deportiva realiza una apuesta, más o menos arriesgada, por un jugador a la espera de que este responda en el campo. Aunque suene a priori sencillo, los despachos madridistas llegaron a realizar movimientos de mercado tan inverosímiles como el fichaje de Elvir Baljic. El centrocampista bosnio cambió el Fenerbahce turco por vivir en la capital española en 1998. Lo hizo a cambio de, aproximadamente, 30 millones de euros (cifra actualizada al IPC).

Portada de Don Balón dedicada a Baljic.Portada de Don Balón dedicada a Baljic.Portada de Don Balón dedicada a Baljic.

Baljic fue el fichaje más caro del la historia del Madrid hasta que dos temporadas después, con Florentino Pérez asumiendo la presidencia del club, se pagara 60 millones (83M del actual mercado) por Luis Figo. Lorenzo Sanz, quien comparó al bosnio con la calidad de Rivaldo, acometió el traspaso pese a que Elvir era un gran desconocido para la afición madridista. Su paso por el Bernabéu se resume en poco más de 520 minutos disputados con un gol y una asistencia en su cuenta particular, además de una grave lesión de ligamentos. Tras una cesión al Rayo Vallecano, Baljic volvería a Turquía, en este caso al Galatasary, desvinculándose del Madrid.

Ricardo Izecson dos Santos Leite, más conocido como Kaká, llegó al Real Madrid como jugador insignia de la segunda etapa de Florentino a los mandos de la nave blanca. El presidente dio un golpe de efecto al mercado, fichando a la vez a tres de los jugadores de mayor precio en aquella temporada, Cristiano Ronaldo, Karim Benzema y el mencionado brasileño. 77 millones de euros de precio actualizado pagó el conjunto madridista por los servicios del ex del Milan. El vertiginoso mediapunta, un jugador de exquisita técnica individual, venía con un Balón de Oro como principal aval.

Por consenso popular, Kaká suele ser señalado como el gran fichaje fallido que vio el Santiago Bernabéu, hasta que llegó Hazard. Lejos del nivel que ofreció como rossoneri, una pubalgia -que como se descubriría más tarde, arrastraba desde antes de su fichaje- impidió ver el rendimiento pleno del brasileño. El mediapunta no fue un jugador deslumbrante, a la sombra de compañeros con mucho mayor desempeño, pero disputó 120 partidos con la camiseta del Real Madrid, celebrando además 29 goles.

Kaka en su presentación como madridista. (Efe)Kaka en su presentación como madridista. (Efe)Kaka en su presentación como madridista. (Efe)

Cuatro años después de su traspaso, habiendo ganado una Liga, una Supercopa y una Copa, regresó a Milán por una cantidad cercana a los 10 millones. Es decir, 50 menos de lo que el Madrid había invertido en él. Económicamente, habrá que esperar al futuro de Eden Hazard para comparar la amortización del belga. En el campo, la afición madridista guarda incluso mejor sabor de boca con el brasileño.

Casi 40 millones le costó Asier Illarramendi al Real Madrid en el 2013. La dirección técnica del club de Concha Espina apostó por talento joven -algo que se estabilizaría en los años venideros- a la espera de encontrar un recambio de garantías para Xabi Alonso, a corto y largo plazo. La juventud del de Mutriku le jugó una mala pasada en su primera experiencia fuera de la Real Sociedad y la afición madridista nunca llegó a conocer el potencial del mediocentro. Con el tiempo, Illarra demostraría ser un gran futbolista, pero de vuelta en San Sebastián, a donde regresaría dos temporadas después y por la mitad de precio.

Illarramendi, junto a Florentino Pérez, en su presentación. (Efe)Illarramendi, junto a Florentino Pérez, en su presentación. (Efe)Illarramendi, junto a Florentino Pérez, en su presentación. (Efe)

Jonathan Woodgate, Robinho, Pablo García… Incluso el extraño caso de Faubert entra en una lista negra para el conjunto madridista. Pero todos ellos cuentan a su favor que, dentro de los números que maneja el mercado futbolístico, su inversión no fue excesivamente alta. Por ejemplo, el Manchester City pagó una cantidad cercana a los 50 millones por el extremo brasileño en el 2008, doblando el precio inicial que desembolsó el Madrid por los servicios del jugador del Santos. Gareth Bale, tercer jugador más caro del club rozando los 100M, es un problema serio para los intereses financieros blancos, ya que todavía le queda contrato hasta junio del 2022. Sin embargo, el galés amortizó el dinero invertido: 251 partidos, 105 goles y 68 asistencias, así como tantos decisivos como el marcado en la final de la Champions de Kiev (2018), defienden el rendimiento de un futbolista que convivió en exceso con las lesiones en su etapa madridista.

Eden Hazard, para su desgracia, supera a todos ellos por la magnitud de su traspaso, el más ambicioso de la historia del Real Madrid. Su rendimiento en esta temporada y media le catapultan en el argumentario de la afición. Aproximadamente un mes de baja por delante le queda al belga, que deberá luchar por salir de un pozo de lesiones y falta de forma. Su fracaso en el Madrid es una realidad y el reloj no para.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba