Economía

Hernández de Cos: La vivienda en el IPC solo añadirá “un poquitín más de volatilidad”

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha asegurado que incorporar a los índices de precios de consumo los costes relacionados con la vivienda en régimen de propiedad solo añade “un poquitín más de volatilidad”, pero no cambia esencialmente la inflación media anual.

“Cuando hemos hecho un ejercicio contractual (…) y hemos mirado hacia el pasado, hemos visto que la media de la inflación no hubiera sido muy distinta, prácticamente la misma, con un poquitín más de volatilidad. Habría habido un poquito más de inflación en las expansiones y un poquito menos en las recesiones“, ha explicado durante su participación en un encuentro informativo organizado por Abante Asesores.

Hernández de Cos ha pedido que no se saquen conclusiones erróneas respecto a una medida que el Banco Central Europeo (BCE) considera que representaría mejor la tasa de inflación relevante para los hogares.

Carlos Sánchez

Ha recordado que su inclusión plena en el IPC armonizado de la zona del euro es un proyecto a varios años y que no se incluirá el componente de inversión en vivienda (la compra del activo), sino el componente de consumo.

“La definición del índice de precios que hoy tenemos no incorpora bien este tema y hemos considerado que hay que hacerlo”, ha dicho el gobernador, que ha explicado que esta reflexión ha surgido tras consultar con la ciudadanía y constatar que unos de los costes de la vida más importante para los consumidores es lo que tiene que ver con el alojamiento.

Hernández de Cos ha explicado que la revisión estratégica del BCE hacia un objetivo de inflación simétrico del 2% a medio plazo viene motivada principalmente por la caída en los tipos de interés reales de equilibrio, los que permiten mantener la actividad económica en su nivel potencial y la inflación en su nivel objetivo.

Valor Añadido

Ha subrayado que es importante entender que detrás de esta situación hay determinadas tendencias macroeconómicas que se derivan de la baja productividad, del envejecimiento de la población y de la escasez de activos seguros.

“Se ha enfatizado en algunos círculos los problemas de estabilidad financiera que podrían generar esa respuesta (tipos de interés bajos o en negativo), pero de momento esos problemas de estabilidad financiera están muy acotados”, ha afirmado.

“Nosotros siempre hemos incorporado un análisis de proporcionalidad a nuestras medidas, valorando los efectos colaterales, y a pesar de eso hemos optado por las decisiones que hemos tomado porque pensábamos que los beneficios eran mayores que los costes”, ha añadido en referencia a las medidas adoptadas por el BCE.

Ha admitido que unos tipos bajos acaban reduciendo el margen unitario del sector bancario, pero ha destacado que al mismo tiempo mejoran “significativamente” el volumen de crédito y la calidad del balance.

A su juicio, “el neto” de las medidas del BCE es positivo, porque de lo contrario se habría disparado la morosidad bancaria, la tasa de paro o la destrucción de tejido productivo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba