Deportes

Iker Casillas ataca, con ironía, a la Federación por sentirse ninguneado en un vídeo

La leyenda reducida a anécdota. Así debió sentirse Iker Casillas cuando comprobó que solo aparece un segundo en el vídeo que colgó la Federación Española de Fútbol, este 1 de julio, para conmemorar los ocho años que se cumplen de la Eurocopa de 2012. Un vídeo que también sirve para ensalzar el ciclo ganador de un equipo que hizo el triplete: Eurocopa de 2008, Mundial de 2010 y Eurocopa de 2012. Iker Casillas no fue un jugador cualquiera en estos éxitos. Era el capitán. El que levantaba los trofeos y estaba en el centro de la foto. Realizó alguna que otra parada decisiva para obtener tantos logros. Su mosqueo es indignación.

Dejó pasar todo el miércoles para estar pendiente del trato que recibía en un día de históricos recuerdos y en lugar de sentir cariño y reconocimiento se encontró con que se le ingnoraba en un vídeo, de 45 segundos, en el que tiene una diminuta aparición en el segundo 24. En la imagen del momento cumbre, en el que levanta el trofeo, solo se ve la Copa y las manos. No aparece la cara de Casillas. Con lo que da por seguro que se le ha cortado de forma intencionada. En la cuenta de la Federación, además, se retuitean mensajes de Sergio Ramos y Juan Mata con el recuerdo de este glorioso día. No el de Iker.

La reacción de Casillas, dolido y afectado, fue la de poner un mensaje en sus redes sociales cargados de ironía y, para qué lo vamos a negar, de denuncia por sentirse ninguneado. “No sé si he hecho algo malo a la selección, pero si es así pido perdón. Nunca me olvido de vosotros, siempre de mi selección”. Contundente. Dirigido a la cuenta oficial de la Federación. Un mensaje directo y sin rodeos para que tome nota el presiente Luis Rubiales. Un desahogo que ha tenido, como no puede ser de otra manera, una tremenda repercusión y comentarios. Casillas deja claro que se siente menospreciado por haber presentado su candidatura a las elecciones de la Federación. Una candidatura que, después del confinamiento en España, decidió retirar y dejó insinuaciones de falta de transparencia y desigualdad en una posible campaña electoral.

La puntilla de Javier Tebas

Casillas podría haber mirado para otro lado, no haber sacado la lupa para ver y medir cuántos segundos y cómo aparece en el vídeo conmemorativo. Haber evitado un incendio que provoca bochorno. ¿Qué pensarán en otros países cuando ven que una figura como Iker Casillas arremete contra su propia Federación? El capitán del triplete entrando en trifulcas con su propio país. Puede que se haya equivocado, pero también puede que se haya sentido provocado y decida no callarse y denunciar lo que considera un desprecio a su trayectoria en la Selección española.

No se puede demostrar que el vídeo haya sido editado por Luis Rubiales ni tan siquiera que haya dado órdenes de que la presencia de Casillas, al que ya considera su rival, fuera reducida a la mínima expresión. El autor del vídeo se ha podido dejar llevar por la corriente que hay en la Federación que ve a Casillas en un papel de oposición. Pero también es cierto que el vídeo podía o debería haber tenido el visto bueno de Rubiales. No es un día cualquiera. Demasiadas sospechas cruzadas y juegos sucios en esta guerra de poder que solo ha servido para ensuciar la historia del fútbol español. El vídeo del triplete convertido en un lanzallamas por unos y otros que no saben separar las páginas de oro de la Selección de los cargos institucionales.

El colofón a todo esta historia de errores la pone Javier Tebas con la contestación a Iker Casillas para ponerse de su lado y confirmar que su relación con Rubiales no ha cambiado en nada, pese a que Irene Lozano los juntó para firmar un código de buena conducta. “La historia de la Eurocopa 2012 quedó grabada en las retinas de millones de españoles, a pesar de que la Federación olvide. Casillas no eres tú quien debe pedir perdón. El fútbol español te debe una…”. El presidente de la Liga se posiciona del lado de Iker Casillas cuando decía que no estaba detrás de su candidatura. Demasiadas confabulaciones y falta de altura de miras, por todas las partes, para fastidiar lo que tenía que ser una fiesta nacional.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar