Deportes

James Rodríguez, seducido por los millones de Qatar, da otro paso en falso en su carrera

Llegó a Madrid como una estrella, con 23 años y siendo Bota de Oro del Mundial de Brasil en 2014, y siete años después está en una situación de desesperación. James Rodríguez tiene que irse a Qatar para no arruinar su carrera deportiva. Fuera de los planes de Rafa Benítez, entrenador del Everton, y de Reinaldo Rueda, seleccionador de Colombia, el consejo que le da Jorge Mendes, su representante, es que a su edad (30 años) no puede estar más tiempo sin jugar. Han pasado más de cuatro meses de su último partido oficial y las consecuencias estaban siendo perjudiciales.

El superagente portugués encuentra un equipo para la estrella colombiana venida a menos. Ficha por el Al-Rayyan qatarí después de ser ofrecido durante el mercado de verano a diferentes equipos (Milan y Oporto) y recibir respuestas negativas. Tenía cerradas las puertas de los clubes europeos por su mala fama con las lesiones, el compromiso y un elevado salario (8 millones de euros) al que no quiere renunciar. El Istambul de Basaksehir turco ha sido otro de los clubes que le querían, pero ya era un escalón muy inferior, y tampoco podían pagarle su alta ficha.

Ulises Sánchez-Flor

El tiempo corre en su contra y Jorge Mendes encuentra en Qatar una solución más rentable en lo económico que lo deportivo. James va a ganar casi un millón de euros al mes, más que en el Everton, y tendrá partidos para demostrar si está acabado o puede volver a ser aprovechable. En Colombia hay en los últimos meses una división entre los partidarios del jugador, por su talento diferencial, y los que le señalan como acabado por su baja forma física. Reinaldo Rueda tomó la decisión de no contar con él para la Copa América y los últimos partidos de clasificación para el Mundial de Qatar. James entró en conflicto con el seleccionador, pero visto que tampoco podía convencerle porque no iba a jugar en el Everton de Rafa Benítez no le queda otra solución que irse a una competición donde otros jugadores más veteranos acaban sus carreras.

Fumando en el yate de Ibiza

James está en el centro de la polémica desde el final de la pasada temporada hasta el inicio de la actual por las numerosas lesiones y recaídas. La peor noticia que pudo tener fue la marcha de Carlo Ancelotti al Real Madrid. Es el entrenador que confió en él para llevarlo al Everton. Ya sacó lo mejor de su fútbol en el primer año en el Real Madrid y pidió su cesión cuando estaba en el Bayern de Múnich. Pero fue irse Ancelotti, llegar Benítez y quedar marginado.

Hace menos de un mes, durante el parón de las competiciones por los partidos de selecciones y en periodo de recuperación de una lesión, James hizo una escapada a Ibiza. Le cazaron los ‘paparazzi’ en un yate disfrutando con los amigos y las amigas y fumando. Las fotografías tuvieron impacto en Inglaterra. Si Benítez dudaba, con estas imágenes tenía más claro que no iba a contar con un jugador que no demostraba estar comprometido. En Colombia tampoco gustó ver a su estrella de esta manera tan despreocupada por querer dar una vuelta a su situación. Esta semana se hacen comparaciones con la profesionalidad de Falcao y su capacidad para competir haciendo goles con el Rayo Vallecano y la dejadez de James.

James abandona el campo en su segunda etapa en el Real Madrid. (Efe)James abandona el campo en su segunda etapa en el Real Madrid. (Efe) James abandona el campo en su segunda etapa en el Real Madrid. (Efe)

En Madrid fueron más conocidos sus bailes de reggaeton que su regularidad en el juego, en Múnich no estaba cómodo por el frío y en Inglaterra no ha podido resistir la intensidad del juego que se practica en la Premier League. La mala cabeza ha perjudicado el enorme talento de un futbolista que en su presentación, el 23 de julio de 2014, reunió a más de 45.000 personas en el Bernabéu. “He cumplido mi sueño de jugar en el Real Madrid y aquí quiero triunfar”, dijo el colombiano. Se desató la ‘Jamesmanía’ con un futbolista que costó 75 millones de euros, tenía un guante en el pie izquierdo y consiguió entrar en el once ideal del Mundial de Brasil.

Líos con las fiestas

“Hoy llega uno de esos hombres que seduce al mundo del fútbol por su calidad. Un futbolista que ha liderado a la Selección de Colombia y ha sido la sensación en Brasil”, dijo Florentino de James en su presentación. El Bernabéu aclamó al colombiano y el presidente le dio la camiseta con el número ’10’. En la primera temporada, con Ancelotti, jugó 46 partidos y marcó 17 goles. El mejor James duró muy poco. La siguiente temporada empezaron las lesiones y los líos con las fiestas. El más sonado sucedió cuando invitó al cantante Kevin Roldán al cumpleaños de Cristiano Ronaldo y se filtraron las imágenes en las que aparecía bailando. Estaba lesionado. El Real Madrid había perdido esa tarde (4-0) el derbi contra el Atleti en el Calderón.

Le costó volver a ser titular y con Zidane en el banquillo pasó a formar parte de la ‘unidad B’. Le comieron el sitio en el once el centro del campo formado por Casemiro, Kroos y Modric. Isco y Marco Asensio estaban por delante del colombiano. Sin minutos se fue cedido al Bayern de Múnich y en su regreso al Real Madrid tampoco entró en los planes de Zidane. El club lo tuvo que dejar ir libre, pese a que le quedaba un año de contrato y se dijo que había sido vendido por 25 millones de euros al Everton.

U. S. F.

James va a llevar una vida de lujo en Qatar, pero tiene que demostrar si está para ser competitivo y convencer a Reinaldo Rueda que puede regresar a la Selección. Ficha por el Al-Rayyan que entrena Laurent Blanc y después de tanta inactividad siguen existiendo muchas dudas sobre el rendimiento de un futbolista que tocó el cielo en el Mundial de Brasil, llevó el ’10’ del Real Madrid y se ha ido devaluando en los últimos años.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba