Deportes

Kepa y De Gea tocan fondo en la peor crisis de porteros de la historia de la Selección

La pregunta debería ser quién es mejor. ¿De Gea o Kepa? Desgraciadamente, el debate está apagado. Los dos tocan fondo. Ni Luis Enrique, una vez que ha regresado al banquillo, ni antes Robert Moreno lo tenían claro cuando estaban juntos ni después de su ruptura. Ambos guardametas plantean demasiadas dudas en cuanto a la fiabilidad que necesita este puesto. En Inglaterra, desde la reanudación de la Premier League tras el confinamiento, ambos están recibiendo críticas por sus fallos. Están inseguros. No es una situación nueva, porque los dos han pasado por distintas fases en la temporada de irregularidad. Tanto al portero del Manchester United como el del Chelsea se les vuelve a señalar por sus errores y algo peor todavía: las cantadas.

David de Gea y Kepa Arrizabalaga están compitiendo por un puesto que, a lo largo de la historia del fútbol español, ha tenido a los mejores del mundo. La portería de España no se discutía. Tenía pedigrí. Salía uno y podía subir el listón el siguiente. Había hasta porteros suplentes que podían jugar en los mejores clubes y selecciones del mundo. Han ido pasando y cogiendo el relevo una serie de porteros altamente cualificados. Ricardo Zamora (apodado como el ‘divino’), Antonio Ramallets (‘el gato de Maracaná’, por su brillante Mundial en 1950), José Ángel Iribar (el ‘chopo’ y ganador de la Eurocopa de 1964), Luis Miguel Arconada, Paco Buyo, Andoni Zubizarreta (disputó cuatro Mundiales), Iker Casillas (campeón del mundo y de Europa), Víctor Valdés… El debate estaba en la complicación para elegir a uno por el altísimo nivel.

De Gea no llega a un balón. (EFE)De Gea no llega a un balón. (EFE)De Gea no llega a un balón. (EFE)

España no puede presumir hoy de tener a los mejores porteros del mundo. Ni De Gea ni Kepa, ni Pau López en la Roma, están dando motivos para que se pueda confiar en ellos. La portería nacional empieza a tocar fondo. Desde el Mundial de Rusia hasta hoy, son dos años en los que este puesto no da garantías ni queda claro, que es lo peor, quién es el que ofrece seguridad para ser el titular. Puede que lo mejor que le haya pasado a España con la cancelación de la Eurocopa, que se debía haber celebrado este año, sea poder ganar tiempo para recuperar la tranquilidad y la seguridad.

Unai Simón, la esperanza

Lo que están pasando hoy, tanto De Gea como Kepa, empieza a ser una pesadilla por la dureza de las críticas que reciben en Inglaterra. En cuatro días, periodistas y exfutbolistas metidos a comentaristas se dedican a despellejarlos. A De Gea se le acusa de ser el culpable de la eliminación del Manchester United en la FA Cup y los análisis apuntan a un declive. En otras temporadas se le elogió y hasta premió como el mejor del equipo, pero en los dos últimos años hay un cambio a peor. No es un portero cualquiera. David de Gea renovó hace un año y se convirtió en el mejor pagado de la plantilla, con un sueldo que supera los 15 millones de euros netos. Es el segundo futbolista español que más cobra en todo el mundo. Solo por detrás de Iniesta (con 30 millones de euros).

El que peor lo está pasando es Kepa Arrizabalaga. En Inglaterra, lo han sentenciado después de los cinco goles que recibió este miércoles en el partido contra el Liverpool. A Kepa le buscan un sustituto desde que su entrenador, Frank Lampard, cuestionara sus cualidades. Llegó a quitarle para poner al veterano Willy Caballero. Le ha dado más oportunidades y sigue sin convencerle. Las informaciones en Inglaterra hablan de que el Chelsea va a gastarse una millonada en otro portero y el que más les gustaría tener es Jan Oblak. Si pueden, venden a Kepa. Si no es posible, se queda o se busca una cesión. Es una asunto delicado en el club inglés. Pagaron la cláusula de rescisión (80 millones de euros) al Athletic de Bilbao, se convirtió en el portero más caro de la historia, y dos años después no cuentan con él. Sus cifras son pobres: 58 goles encajados en 41 encuentros (1,41 goles por partido).

Unai Simón, portero del Athletic de Bilbao. (EFE)Unai Simón, portero del Athletic de Bilbao. (EFE)Unai Simón, portero del Athletic de Bilbao. (EFE)

La selección española necesita un portero que se afiance y ofrezca más garantías que De Gea y Kepa. Como ha sucedido a lo largo de la historia. Estábamos tranquilos en los tres palos. Hoy no se puede decir lo mismo. Hay inquietud por un puesto que necesita estabilidad y en el que no es bueno que caiga en las rotaciones. El responsable para dar una solución vuelve a ser Luis Enrique. El seleccionador ha mostrado su apoyo a De Gea desde el primer día. Es lo que tenía que hacer y corresponde cuando se trata de transmitir confianza y tranquilidad. Pero Robert Moreno se hizo con el cargo y giró a Kepa. La realidad es que ni Luis Enrique ni Robert Moreno estaban convencidos de que uno es mejor que otro y preferían tomar la decisión de poner al que estuviera mejor en cada convocatoria.

El puesto de portero en el fútbol español está en su peor momento y para salir de esta crisis convendría plantearse otras opciones. Unai Simón es el portero español más destacado de la Liga. El cancerbero del Athletic de Bilbao, que se benefició de la salida de Kepa al Chelsea, acaba de ser elegido por la UEFA como la revelación del campeonato español. El equipo bilbaíno ha encajado 38 goles en la Liga (los mismos que el Barcelona) y se señala a Unai Simón como el artífice de la seguridad defensiva del conjunto que entrena Gaizka Garitano.

Unai Simón ha finalizado el campeonato como el tercer guardameta menos goleado (una media de 0,88 goles por partido), por detrás de Courtois (0,59) y Oblak (0,71). Un portero joven (23 años) que destaca por su sobriedad y reflejos. Ha tenido brillantes actuaciones en partidos decisivos como la eliminación del Barcelona en la Copa del Rey y el empate en Liga en el Bernabéu contra el Real Madrid. Unai Simón debería estar en los planes de Luis Enrique a corto plazo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba