Deportes

Kichi abre el melón del franquismo en el fútbol: “El estadio no se llamará Carranza”

El estadio del Cádiz busca nombre. Fuentes del ayuntamiento han confirmado a este periódico, como adelantó la Cadena SER, que en breve se abrirá un proceso participativo para que los aficionados del Cádiz C.F. elijan un nuevo nombre para el estadio. Su denominación clásica, Estadio Ramón de Carranza, no será una de las opciones. El ayuntamiento de Cádiz considera que incumple con la Ley de Memoria Histórica y que, igual que se despojó a Carranza de una céntrica avenida en 2017, lo siguiente debe ser el estadio, de titularidad municipal.

La federación de peñas del Cádiz C.F. ha pedido que se mantenga simplemente la palabra “Carranza” como etiqueta, ya que va unida a la identidad del club y el estadio, sin mencionar el nombre completo, pero el ayuntamiento no está por la labor. “Dejar Carranza sería mantener el nombre histórico, obviamente. No puede separarse Carranza de Ramón de Carranza y de lo que supuso para la ciudad, su papel cómplice en el Golpe de Estado y del sufrimiento de los vecinos“, explicó Martín Vila, teniente de alcalde de la ciudad, en Radio Cádiz.

Yo soy cadista desde niño, y Carranza forma parte de nuestra identidad. Pero cuando descubres lo que hay detrás de ese nombre, sientes bastante repulsa

El estadio del Cádiz no ha cambiado de nombre desde su inauguración en 1955, aunque muchos gaditanos nunca han olvidado el papel de Ramón de Carranza y Fernández de la Reguera (1863-1937), contraalmirante de la Armada y alcalde de la ciudad durante la Segunda República, no tuvo reparo en unirse al bando sublevado cuando se confirmó la asonada en 1936. A Carranza le sucedió su hijo Ramón, el marqués de Soto Hermoso, de postulados falangistas y que llegó a ser alcalde de Sevilla (y presidente del Sevilla C.F.). “Yo soy cadista y voy yendo al estadio con mi padre desde niño. Y Carranza forma parte de nuestra identidad. Pero cuando descubres lo que hay detrás de ese nombre, sientes bastante repulsa. Fruto de la ignorancia de lo que pasó, estamos legitimando al autor de una barbarie, como fue el golpe de estado del 36 y la represión que conllevó”, explicó al concejal Vila.

El estadio Ramón de Carranza, en Cádiz (Efe)El estadio Ramón de Carranza, en Cádiz (Efe)El estadio Ramón de Carranza, en Cádiz (Efe)

Una de las posibilidades que suenan con más fuerza es el de estadio Michael Robinson. El presentador y analista deportivo, fallecido recientemente, mostró desde su llegada a España un cariño especial por el Cádiz y su afición, sin duda la más pintoresca del país. En esta línea, desde el ejecutivo municipal también se han planteado otros nombres como el del chirigotero Manolo Santander o el del exfutbolista Mágico González, que pasó cinco años jugando en la Tacita de Plata.

Un proceso ineludible

Hace tres años, cuando se cambió el nombre a la avenida, el alcade Kichi advirtió que el estadio no estaba exento de la aplicación de la Memoria Histórica y que en algún momento habría que abrir ese melón. Entonces decidió retrasarlo por la presión popular. Se da la circunstancia de que Cádiz, granero de voto histórico para los partidos a la izquierda del PSOE, se opone mayoritariamente al cambio de la denominación franquista del estadio.

El caso del Carranza podría ser el comienzo de un proceso legal ineludible que afecta a otros estadios españoles. La Ley de Memoria Histórica es clara: “Las Administraciones Públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura“.

Con Carranza en proceso de eliminación, las miradas ahora se centran en casos claros como como el Pedro Escartín de Guadalajara, el Román Suárez de Avilés o la grada dedicada a Lluis Sitjar en Son Moix, si bien una interpretación extensiva del texto legal podría afectar a empresarios conniventes con la dictadura, como Santiago Bernabéu, José Rico Pérez o Carlos Belmonte.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba