Viajes

La cascada de Ézaro, el único salto de agua de toda Europa que desemboca en el mar

La cascada de Ézaro (Fervenza do Ézaro, en gallego) es un salto de agua se encuentra en Galicia. Concretamente, pertenece al término municipal de Dumbría, en A Coruña, y se da cuando el río Jallas (Xallas, en gallego) desemboca en el Océano Atlántico. Así, esta cascada se sitúa como la única de Europa que cae sobre el mar.

Este río, que también se conoce como río Ézaro, cruza de norte a sur el municipio de Dumbría y, antes de convertirse en cascada, queda retenido por cuatro embalses: el de Avenza, el de A Ponte Olveira, el de Castrelo y el de Santa Uxía, tal y como indican desde la web de turismo de Dumbría.

Es entre este último embalse y la cascada, donde la fuerza de agua y la resistencia de la piedras han creado los fregaderos o calderas, es decir, unas cavidades naturales construidas por la acción del río durante siglos.

En el último tramo tiene un desnivel de 155 metros y la cascada cae desde una altura de 40 metros. Para hacerse una idea, esta cascada es un poco más alta que la estatua del Cristo Redentor en Río de Janeiro, que tiene 38 metros.

Ver esta publicación en Instagram

Naturaleza

Una publicación compartida de Karmen (@karmeta17) el

Actualmente, la cascada del Ézaro está de forma constante bañada por agua, 24 horas al día, los 365 días del año. Sin embargo, durante las noches de verano, hay horarios disponibles para poder contemplar un espectáculo audiovisual, donde se mezclan los elementos de agua, piedra, vegetación, luces, colores y música.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba