Noticias locales

La cepa británica desata las alarmas en Madrid: duplica sus casos cada semana y en febrero podría ser la más común

En el endurecimiento de restricciones que anunció este viernes la Comunidad de Madrid -toque de queda a las 22.00 h y cierre de toda actividad no esencial a las 21.00 h- tiene mucho que ver la llamada variante británica, que se descubrió en Reino Unido a mediados de diciembre. Considerada más contagiosa que la cepa más común que se propagaba por España hasta unas semanas, la Consejería de Sanidad madrileña ya advirtió que tanto esta mutación como las reuniones que se celebraron durante la Navidad podrían estar detrás del repunte de contagios, que alcanza el 15% en la última semana.

Este viernes, el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-19 de Madrid, Antonio Zapatero, estimó que alrededor del 9% de las infecciones que se están detectando en Madrid en las últimas semanas tiene que ver con esta variante y, en todo caso, señaló que se trata de una cifra “infraestimada”. “Esta transmisión está oscilando entre un 7% en algunos centros de salud y hasta en un 33,5% en otros”, agregó, una situación que el doctor tildó de “francamente preocupante”.

Y es que los nuevos casos provocados por la cepa B.1.1.7, su nombre técnico, no han dejado de crecer desde que empezó 2021: cada semana se han ido duplicando los casos y en la Comunidad de Madrid temen que en “dos o tres semanas”, la cepa británica sea la predominante en la región. Esta variante, incluso, podría tener la culpa de que el ‘confinamiento climatológico’ al que obligaron las nevadas de hace una semana no haya tenido un efecto reductor de la curva de contagios, como esperaban los expertos.

De ahí que el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, reclamase al Gobierno central la puesta en marcha de nuevas medidas a nivel estatal para tratar de frenar la expansión acelerada de esta variante en el país. Así, el responsable autonómico pidió al Gobierno central que establezca más controles en vuelos, trenes y autobuses que lleguen desde el extranjero a España.

“El Ministerio de Sanidad no le da importancia a la cepa británica. Nosotros sí. Y mucha”, aseveró Ruiz Escudero. Lo cierto es que el Ministerio de Sanidad ya ha cambiado sus previsiones iniciales sobre la expansión de esta cepa en España. Si inicialmente Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) consideraba que esta variante sería marginal en España, este jueves barajó la posibilidad de que fuera mayoritaria en marzo. Por ello no es descartable pensar que se puedan adoptar nuevas medidas en línea con las que solicita el Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso.

La situación en Madrid es, sin duda, de alerta total por esta variante. Y eso que el caso de la cepa sudafricana que había en estudio la semana pasada no se ha confirmado. Pero ni esto ha supuesto un alivio para los técnicos de Sanidad, que, como ya sucedió en la primavera de 2020, se esperan semanas muy duras en los hospitales madrileños.

Para tratar de atajar los problemas que acarrearía un colapso sanitario, y teniendo en cuenta que la presión asistencial “cada vez es mayor”, Madrid ya está reactivando el mando único sanitario, es decir, que tanto los centros públicos como los privados queden bajo la dirección de la consejería como si de una única red se tratase.

Se trata de una medida muy importante de la que da medida un dato: ya se implantó este mando único el año pasado, un par de días antes de la activación del estado de alarma. “El sistema de salud está tensionado (…) es robusto (…) pero hay que evitar llevarlo al límite”, admitió el consejero de Sanidad.

Mostrar más
Botón volver arriba