Noticias locales

La delegada de Gobierno en Madrid, en el punto de mira por la marcha neonazi de Chueca

La marcha neonazi que tuvo lugar este sábado por las calles del barrio madrileño de Chueca han provocado un huracán político en cuyo ojo se encuentra Mercedes González (PSOE), la delegada del Gobierno en la Comunidad, a la que diferentes voces están pidiendo explicaciones porque la manifestación se celebrara.

Corresponde a la Delegación del Gobierno autorizar o no todas las manifestaciones o protestas que tienen lugar en un territorio, por lo que la marcha de este sábado, convocada por el grupo de extrema derecha Madrid Seguro, debía de tener el visto bueno de la institución dirigida por González.

Aunque Unidas Podemos, socio del PSOE en el Gobierno, no se ha atrevido a pedir explícitamente responsabilidades políticas a González, sí lo ha hecho el principal partido de la oposición en la Comunidad, Más Madrid.

Ha sido Félix López-Rey, concejal de Más Madrid en el consistorio de la capital, quien sin ambages ha pedido el cese de Mercedes González: “La delegada del Gobierno en Madrid, (¡del Psoe!) debería de dimitir por lo que ha pasado en Chueca”.

Rita Maestre, por su parte, ha exigido este domingo que se acabe con los “discursos de odio” y ha pedido que no se vuelvan a producir manifestaciones como la del sábado, aunque a diferencia de su compañero, ha hecho más hincapié en la posición de Isabel Díaz Ayuso que en la de la Delegación del Gobierno, que es quien tiene la responsabilidad de la manifestación.

El líder nacional del partido, Iñigo Errejón, sin ser tan claro como López-Rey, sí que ha exigido explicaciones a la Delegación: “¿Cuál ha sido el criterio que ha seguido la delegación del Gobierno a la hora de valorar la peligrosidad o el riesgo de incidentes de esta manifestación?”.

También ha alzado la voz IU. El coordinador de IU Madrid, Álvaro Aguilera, ha exigido la dimisión de Mercedes González y ha lamentado que “nos encontramos la parsimonia de las instituciones, que lejos de combatir este discurso de odio, lo amparan y legitiman poniendo en riesgo la convivencia y hasta la seguridad del colectivo LGTBI”.

Por su lado, la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Carolina Alonso, ha calificado este domingo como “una vergüenza” que se permitiera la manifestación neonazi y ha pedido acabar con los “discursos de odio”, pero también ha evitado nombrar directamente a la Delegación del Gobierno. Como Maestre, ha aprovechado para arremeter contra Isabel Díaz Ayuso.

La Comunidad de Madrid también se ha posicionado. En concreto, ha sido el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero (PP), que ha afirmado este domingo que “cualquier manifestación que incite al odio tendría que ser absolutamente prohibida”.

Escudero ha recordado que la responsabilidad sobre la autorización de manifestaciones la lleva la Delegación del Gobierno en la Comunidad y ha sostenido que no se puede permitir este tipo de manifestaciones en una sociedad “tan libre como la madrileña”.

También el Gobierno municipal se ha mostrado en contra. La portavoz del Gobierno municipal y delegada de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz (PP), ha tildado este domingo de “absolutamente rechazables e inaceptables” las consignas que se gritaron en la marcha.

También desde Ciudadanos ha habido declaraciones al respecto. La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha dicho este domingo que Madrid es “una ciudad libre” y no se debe permitir que entre el odio en las calles de la capital.

“Chueca era un barrio muy complicado en los 80 y precisamente el movimiento LGTBI es un movimiento que trajo la libertad a Madrid en ese sentido”, dijo la vicealcaldesa. “No podemos permitir que cale en la ciudad, Madrid es una ciudad libre, no solo porque tenga impuestos bajos, Madrid es sobre todo una ciudad libre porque aquí uno se puede dar la mano con quien quiere, besar con quien quiera y casar con quien quiere”, sentenció.

Mostrar más
Botón volver arriba