Deportes

La F1 minimiza el riesgo desde la fábrica hasta los circuitos

Las fábricas de la Fórmula 1 se ponen en marcha. En un año normal la FIA obliga a cerrarlas durante dos semanas en el verano, pero esta temporada habrán sido 63 jornadas forzadas a escoger entre marzo, abril, mayo y junio con la persiana bajada para limitar gastos ante la incertidumbre sobre las fechas de regreso. Y en este caso se suma la particularidad de que la vasta mayoría del personal no estaba de vacaciones, sino con el empleo suspendido. En las últimas semanas Maranello reemprendió progresivamente su paso, con Ferrari alternando trabajo presencial y remoto, y este lunes se sumaba Alpha Tauri, en Faenza.

En ambos casos, por ahora sólo regresa a las instalaciones un número limitado del staff y, en el caso del antiguo Toro Rosso, han comunicado que están dividiendo turnos para evitar aglomeraciones de trabajadores igual que se han reasignado escaleras o pasillos. Las mascarillas son obligatorias, los test de temperatura están a la orden del día e incluso se deben someter a una prueba serológica de Covid-19 antes de cruzar las puertas. Y eso que se presumen semanas intensas: como apenas se podrá modificar el coche entre 2020 y 2021, hay cierta presión para optimizar evoluciones desde las primeras carreras de la temporada. 

Al respecto del teletrabajo, escribe Mattia Binotto, jefe de Ferrari, en un artículo de La Gazzetta dello Sport celebrando el Día de Italia: “Durante el confinamiento, Internet nos ha permitido seguir conectados con los compañeros en un momento delicado mientras se tomaban decisiones importantes para el equipo y para el deporte. No fue fácil lidiar con puntos cruciales del corto y medio plazo de nuestro futuro, pero Ferrari actuó con responsabilidad. La tecnología nos ha ayudado pero no puede reemplazar el contacto con la gente. Si algo echo de menos es charlar con compañeros en la fábrica o los bancos de prueba. Hace unas semanas el trabajo regresó a Maranello y aunque muchos aún trabajan en remoto, es bueno poder ver a algunos de ellos ya”.

En las carreras

Para minimizar el riesgo de contagio en los circuitos a partir de Austria, especialmente pensando en el personal de las escuderías, la F1 ha anunciado varias medidas. Para empezar, test antes de viajar a todos los miembros y también durante el fin de semana de competición, igual que se someterán a pruebas los comisarios u operarios locales. No habrá espectadores, invitados o patrocinadores, el paddock guardará silencio, y los equipos viajarán con lo imprescindible (80 personas, 60 para trabajar en el coche). Se llegará a los países en vuelos chárter, no comerciales, y no habrá dos escuderías en un mismo hotel. Igualmente, la distancia social será obligatoria y alterará procedimientos como el podio.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba