Tecnología

La fiebre de las suscripciones llega a los coches: cuando hasta para desbloquear el airbag o el giro máximo de las ruedas hay que pagar cada año

La fiebre de las suscripciones llega a los coches: cuando hasta para desbloquear el airbag o el giro máximo de las ruedas hay que pagar cada año

A la hora de comprar un coche es habitual que el fabricante ofrezca un listado de ‘extras’ que se pagan por separado. Sean unas ruedas más grandes o faros LED. En caso de no pagar por estos elementos, nuestro coche simplemente no los incluirá. Sin embargo, en los últimos años estamos viendo una tendencia que va a más: fabricantes que limitan de manera premeditada el coche y solo permiten desbloquear todo su potencial al pagar una suscripción.

Unos coches que por hardware sí están preparados para realizar determinadas funciones pero donde el fabricante ha decidido que hay que pagar adicionalmente una suscripción mensual o anual. En caso de no hacerlo, no podremos acceder a estas capacidades pese a que están ahí. Estos son algunos ejemplos de funciones en el vehículo que han pasado a ser exclusivas por suscripción.


Suscripción para desbloquear el ángulo de giro máximo

Mercedes

Según informa Auto Motor, el nuevo Mercedes EQS incluye de serie ruedas traseras direccionales con un ángulo de giro de 4,5 grados. Sin embargo, la compañía permitirá ampliar este ángulo hasta los 10 grados mediante una suscripción de 489 euros al año.

Mediante la aplicación Mercedes me Store se podrá activar esta opción del eje trasero a través de una actualización OTA. Para ello hará falta una cámara 360º con un coste de 1.130 euros. Resulta curiosa la estrategia, ya que difícilmente un usuario solicite la cámara y no active esta función. Según describe Híbridos y Eléctricos, esta política será diferente según el mercado.

Para los asientos y el volante calefactado

Bmw

BMW lanzaba en 2020 su plan para ofrecer experiencias personalizadas a través de una actualización de software. Sin embargo, algunas de estas funciones están muy ligadas a la propia construcción del vehículo. Es el caso de los asientos y el volante calefactado. Según describe CNN, un propietario podría comprar una suscripción de tres años para asientos con calefacción. Y en caso de cambiar de propietario, este debería decidir de nuevo si los quiere. Capacidades que están ahí, pero se desbloquean en función de lo que el propietario esté dispuesto a pagar.

Hasta por CarPlay se quiso hacer pagar una suscripción

Apple Carplay

110 euros al año es lo que quería cobrar BMW a los usuarios por utilizar Apple CarPlay. Un sistema que curiosamente está completamente ligado al teléfono y donde en la práctica, el sistema del coche actúa como un monitor externo. Si al cabo de 12 meses se dejaba de pagar, el sistema se desactivaba remotamente en el coche.

Afortunadamente, al cabo de unos años BMW cambió de opinión y eliminó la suscripción a CarPlay, incluyéndola de serie en sus coches sin coste adicional. Al fin y al cabo, Apple no cobra a los fabricantes por añadir CarPlay en los vehículos. Por lo que si no era la propia Apple, no tenía mucho sentido que BMW lo hiciera.

El airbag que deja de funcionar si no pagas

Airbag

No es un coche, sino un chaleco para motociclistas. Disponen de un sistema hinchable que se activa en cuestión de momentos de necesidad. Sin embargo, hay modelos como el Ai-1 de Klim que exige una cuota de 12 dólares mensuales, 120 anuales o una compra única de 399 dólares para desbloquear el airbag inteligente, relacionado con el módulo IN&BOX que solo se activa si se ha realizado el pago.

Los sistemas de asistencia al conductor de Ford y General Motors

Ford

Super Cruise es el nombre que recibe el sistema de asistencia al conductor de General Motors. Un sistema de conducción semiautónoma por el que el fabricante cobra 25 dólares al mes. En este caso, no hay opción de pagar esta función de golpe y tenerla para siempre. La estrategia de General Motors pasa porque si queremos su sistema avanzado de conducción, paguemos mensualmente.

No es el único fabricante que solo ofrecerá el sistema de conducción semiautónoma bajo suscripción. Ford y su Active Drive Assist tendrá un coste de 600 dólares para una suscripción de tres años.

Con el piloto automático se abre la veda

Tesla

A finales de 2020, Elon Musk confirmó que la conducción semiautónoma del Full Self-Driving de Tesla se podría contratar por meses. El Hardware 3.0 tiene un coste de 1.270 euros a lo que debemos añadir el coste de la suscripción. No todos los Tesla tendrán la capacidad de acogerse a este programa, pues requiere que tengan instalado el sistema de hardware 3.0. Pero como vemos, ni siquiera pagando el acceso al hardware más actualizado será suficiente para desbloquear todas las funciones.

Suscripción para el coche entero

Volvo

Quizás el planteamiento más extremo lo propuso Martin Lundstedt, CEO de Volvo. “No compres nuestros coches, suscríbete”. Una idea de finales de 2018 durante la feria AutoShow de los Ángeles donde el fabricante sueco puso encima de la mesa la idea de que comprar coches quizás pueda ser cosa del pasado.

Por el momento la compañía ofrece el sistema ‘Care by Volvo’, donde por 685 euros al año se ofrece chófer, niñera, asistente personal y un XC40.

En Xataka | ¿Es realmente más barato el mantenimiento de un coche eléctrico? Hacemos los números


La noticia

La fiebre de las suscripciones llega a los coches: cuando hasta para desbloquear el airbag o el giro máximo de las ruedas hay que pagar cada año

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Enrique Pérez

.

Mostrar más
Botón volver arriba