Noticias locales

La Guardia Civil investiga el origen del incendio en Batres que ya ha calcinado 191 hectáreas: “Corrió como la pólvora”

Agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) han iniciado una investigación para esclarecer el origen del incendio forestal que se declaró este domingo en el municipio madrileño de Batres. El fuego, que se encuentra estabilizado y en fase de control desde este mediodía, ha calcinado ya 191 hectáreas, 40 de ellas de árboles. Además, ha provocado daños en algunas propiedades públicas y privadas y ha destrozado la “entrada verde idílica” al municipio.

“Si hubiese habido más de un foco esto determinaría que ha sido provocado, pero puede ser negligencia también”, ha explicado este lunes Víctor Manuel López, el alcalde de la localidad, en una entrevista con la agencia de noticias Europa Press.

El regidor ha detallado que las llamas se originaron en el barranco del Moral, justo detrás del colegio público de la localidad. “Al principio parecía que la dotación permanente o punto de incendio forestal que tenemos en verano podían hacerse con ello, pero la temperatura de 43 grados y las ráfagas superiores a 50 kilómetros por horas propiciaron que aquello corriese como la pólvora”, ha explicado.

López ha indicado que el fuego ha acabado con la “entrada idílica y fabulosa” de Batres, un acceso verde similar a ubicaciones del norte de España, entre los que ha localizado la fuente del Chorro y el arroyo de Sotillo. “Lamentable, aunque no todo se ha echado a perder”, ha indicado el primer edil.

El alcalde de Batres ha detallado que las llamas también han afectado a la Bodega del Castillo y al antiguo secadero del municipio, un edificio Bien de Interés Cultural cuya cubierta ha caído. También se ha visto afectado el almacén municipal de materiales, parte del césped del campo de fútbol, una zona de parcelas, casetas de los vecinos y una casa particular tiene daños leves.

El fuego también provocó la hospitalización de un vecino por intoxicación de humo y algún bombero aquejado de cansancio y agotamiento, así como el desalojo de casi todos los vecinos. Según ha explicado el alcalde, casi un centenar de ellos se quedó en el pueblo, pero el resto se fue a casas de familiares y amigos de municipios cercanos como Carranque, Navalcarnero, El Álamo y Serranillos, que prestó ayuda al puesto del mando avanzado y pusieron a disposición todos sus recursos.

A partir de la 1.00 de este lunes todos los desalojados ya pudieron regresar a sus casas de Batres a través del acceso de la A-3 por Serranillos, pasando la noche en su municipio.

Los bomberos de la Comunidad de Madrid permanecen desplegados en los alrededores de Batres eliminando rescoldos y extinguiendo conatos. La vigilancia se prolongará durante la noche, ya que se esperan vientos de hasta 30 kilómetros por hora.

Mostrar más
Botón volver arriba