Deportes

La librería única en España que fascina a Valdano, Luis Enrique y Lillo

Esteban Sanz trabajaba en una editorial cuando en 1969, el 16 de diciembre concretamente, tuvo una ocurrencia: montar la primera librería deportiva del país que aún lleva su nombre. “Él vio que había un espacio para esta temática porque los libros deportivos estaban muy dispersos. La librería se creó para aglutinarlos. Llamaba la atención una librería especializada”, confiesa su hijo, Jorge Sanz, que ahora está a cargo del negocio. El heredero de esta saga nos abre las puertas de la librería para explicarnos su historia.

La librería empezó en la plaza Pontejos con 900 títulos. “Pocos para una librería. Ahora estamos en 15.000”, comenta Jorge. “Solemos tener 800 o 900 novedades al año, una barbaridad. En España se edita demasiado. Somos el cuarto país del mundo en número de títulos editados. Hay más escritores que lectores”.

La idea de Esteban podía parecer una temeridad en aquella época, pero algunos no lo vieron así. “Estaba empezando la carrera de INEF en Madrid y no lo vieron como un loco. Él vio el campo abierto y aprovechó para colaborar con la biblioteca de la universidad”.

Jorge Sanz, en su mesa de trabajo en la librería. (RLC)Jorge Sanz, en su mesa de trabajo en la librería. (RLC) Jorge Sanz, en su mesa de trabajo en la librería. (RLC)

Los acompañantes de Valdano

La calle de La Paz es donde está ubicada actualmente. Se marcharon de la plaza Pontejos porque ya no cabían en el aquel local. Actualmente, son la única librería deportiva del país. “Eso no significa que hayamos hecho las cosas mejor, sino que no hay mercado para tantas. Que quede una no es buena noticia, yo prefiero 20”.

Por esta librería han desfilado muchísimos deportistas de alto nivel: Valdano, Maradona, Bilardo, Simeone, Mono Burgos, Antonio Díaz Miguel, Juanma Lillo, Gento, Luis Enrique… Y periodistas como Relaño, Maldini, Quique Peinado… “La lista es enorme”, comenta Jorge. Un sábado por la tarde, cuando Jorge descansaba, Bilardo, Maradona y Valdano sorprendieron a su padre en la librería antes del Mundial de Sudáfrica. “Jorge es encantador y muy educado. Ellos vinieron a comer con él a De María (restaurante argentino) y luego se pasaron por aquí. Bilardo y Valdano se llevaron unos libros, pero Maradona no cogió ninguno. Mi padre le preguntó si él no se llevaba nada. Diego le contestó que él lo tenía todo en la cabeza. Luego le entró la risa cuando Argentina fue eliminada”.

Otro de los que ha acudido a la librería es Simeone. “Ha venido dos veces. Es un tío supereducado. Un cliente le empezó a preguntar cosas y le respondió amablemente. Se llevó bastantes libros”.

Rafa La Casa

Juanma Lillo, de los deportistas célebres, es el que más ha ido. “A veces venía él o mandaba a un amigo, porque ha cambiado mucho de ciudad. Pedía tanto que a veces tenía los libros duplicados y se tenía que pasar a devolverlos”.

Los entrenadores de fútbol base y medio son los clientes más asiduos del local. Entre las lecturas que eligen está Guardiola. “Pep es el que más bibliografía ha generado, aunque también hay mucho de Maradona y de Messi. Los entrenadores compran especialmente cosas de Guardiola y de Klopp. Compran cosas de técnicos que innovan o revolucionan el panorama”.

Guardiola, el más deseado

Guardiola es el que más ventas genera, pero “hay muchísimos libros de los que no se ha vendido ningún ejemplar”. “Tienes que tenerlos de fondo por si algún cliente te lo pide. Tenemos un inmovilizado muy fuerte. Si cada libro cuesta 20 euros y el margen es del 30%, estás pagando el 70% de esa cifra”, confiesa Jorge.

Este comercio no tuvo que reinventarse mucho durante el confinamiento porque tenían su web funcionando desde 1996, cuando internet estaba en pañales. “Fuimos la cuarta librería española en tener una web. Yo había estudiado informática y veía que había un campo brutal. Al principio me conectaba una vez al día para ver si había algún pedido. Desde que la inauguramos fue rentable”.

Lo que sí notaron fue la ausencia de los clientes de manera presencial durante la cuarentena. “Bajamos un 18% nuestros ingresos. Es una bajada importante, pero no suficiente para cerrar o despedir a los empleados”.

Más estanterías de la librería. (RLC)Más estanterías de la librería. (RLC) Más estanterías de la librería. (RLC)

La pandemia ha aumentado la venta por internet, pero no de los ‘e-books’, un negocio que dejaron atrás en Esteban Sanz. “No era rentable porque es un margen muy pequeño sobre un precio reducido”.

Los personajes que participan en la cadena hasta que los libros llegan a la librería son el autor, el impresor, el editor, el distribuidor y, por último, el librero. “Son personajes necesarios en el mercado. No son intermediarios que se forran a costa de otros. Normalmente, el autor es el peor pagado. Poca gente recupera la inversión de horas y de trabajo que han hecho en el libro. No son rentables. Quien hace un libro es por amor al arte”.

Los ciudadanos siempre critican el precio de los libros. Ante esto, Jorge es tajante: “No es caro si se compara con otro tipo de ocio o con un cubata. El libro está subvencionando porque te desgravan el IVA cultural y eso es una subvención”.

La librería Esteban Sanz. (RLC)La librería Esteban Sanz. (RLC) La librería Esteban Sanz. (RLC)

Jorge no se queja de las ayudas gubernamentales. “Son adecuadas y están bien. La única pega es que la Comunidad de Madrid tiene la manía de publicar las ayudas el 28 de julio. Es dos días antes de irte de vacaciones y tienes que hacer mucho papeleo”.

Lo que sí lamenta Jorge es el crecimiento de Amazon. “Está haciendo mucho daño. Son importantes las ayudas del Estado, pero aún más que corte las alas a las plataformas. Si compran ahí y no en una tienda, están destruyendo puestos de trabajo. Su objetivo es quedarse con todo”.

Jorge hace balance del estado del negocio tras haber celebrado las bodas de oro. “Cuando alguien abre una librería nueva, me llevo las manos a la cabeza. No se vive bien como vendedor de libros. Es un material con poco margen y con una rotación muy baja. A diferencia de otros países, aquí el librero compra los libros. El oficio de librero es el mejor de

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba