Deportes

La llamada de Arteta que no sirvió para mantener en el Arsenal a su valedor

“Me quedo con el viaje entero antes que con un momento concreto”. Así resume Francis Cagigao Souto, de padres españoles, aunque nacido en Londres, su más de media vida en el Arsenal, 24 años en la secretaría técnica (1996-2020), los últimos diez como jefe de reclutamiento internacional, y anteriormente otros cuatro (1984-1988) como futbolista en sus categorías inferiores, justo ante de fichar por el segundo equipo del FC Barcelona. Precisamente fue en el equipo catalán en el que descubrió a uno de los mejores fichajes de los gunners, Cesc Fàbregas. De La Masia también quiso llevarse en edad cadete a Piqué, quien llegó a estar en Londres pero acabó en el Manchester United, y, sí, al mismísimo Messi, aunque reconoce que se quedó en el intento al haber problemas con su permiso de trabajo.

Kike Marín

En una entrevista concedida al diario ‘Marca’ tras su reciente salida del Arsenal para sorpresa de todos quienes conocen su bagaje, Cagigao asegura estar “pensando más en el futuro que en el pasado”. Un pasado que en su caso está vinculado a la figura de Arsène Wenger y un futuro que en el caso del Arsenal ha dejado en buenas manos tras el fichaje de Mikel Arteta, segundo entrenador de Pep Guardiola en el Manchester City y ahora primero de un equipo en el que no solo jugó, sino también ejerció de capitán. Y es que, aunque otros se cuelguen las medallas, incluso de operaciones realizadas cuando ellos aún no estaban en el club, caso de Edu con su compatriota Martinelli, Francis fue quien avaló el regreso del donostiarra.

“Decir que yo recomendé a Mikel no sería cierto del todo. Obviamente se me preguntó mi opinión y yo la di”, responde Cagigao cuando le cuestionan sobre la apuesta por Arteta como sustituto de otro técnico español, vasco y guipuzcoano como Unai Emery. Lo hace con la humildad de quien está acostumbrado a trabajar entre bambalinas, fuera de los focos, identificando y captando a futbolistas que no solo mejoraron deportivamente al Arsenal, sino también económicamente, mientras otros se apuntan los tantos, cuando no algo más.

Francis Cagigao, en el centro de la imagen en la que aparece con varios de sus fichajes y EduFrancis Cagigao, en el centro de la imagen en la que aparece con varios de sus fichajes y EduFrancis Cagigao, en el centro de la imagen en la que aparece con varios de sus fichajes y Edu

“Otra cosa son las recomendaciones internas que yo pudiera haber”, explica Francis, para añadir que “no me ha sorprendido cómo lo está haciendo Arteta porque los cimientos que había eran buenos y solo faltaban un par de piezas por acoplar. Emery hizo un buen trabajo, pero se entró en una dinámica que no fue del todo positiva. Pero ahora Mikel ha entrado y, a mi entender, está haciendo lo que yo pensaba que podía hacer”. “Los resultados son buenos, Mikel tiene talento y ambición, ha tenido un aprendizaje fabuloso con Guardiola y es un entrenador idóneo para el club”, concluye.

Ascendido tras sus dos títulos en un mes

Cabe recordar que Arteta llegó —aunque en su caso en realidad volvió— en diciembre del año pasado, aunque después de levantar dos títulos en menos de un mes, el 1 de agosto la FA Cup ante el Chelsea y el del 29 agosto la Community Shield ante el Liverpool, hace unos días fue ascendido a la figura de manager. Esto significa que ahora tendrá más voz en la contratación de jugadores, precisamente una labor en la que Francis Cagigao demostró ser uno de los mejores del mundo.

Lo resumió perfectamente Vinai Venkatesham, nuevo director ejecutivo del Arsenal tras la destitución del español Raül Sanllehí: “Mikel llegó a finales de diciembre y los últimos nueve meses han sido probablemente los más desafiantes en los 134 años de historia del club”. Aunque él no lo vaya a reconocer, una vez más el aval de Cagigao, en este caso a la hora de elegir a un entrenador, ha resultado ser la mejor garantía para el Arsenal, de ahí lo sorprendente que fuera su destitución y las especulaciones que sigue habiendo a su alrededor.

Soccer Football - Premier League - Everton v Arsenal - Goodison Park, Liverpool, Britain - December 21, 2019  New Arsenal manager Mikel Arteta and technical director Edu inside the stadium before the match   REUTERS Phil Noble  EDITORIAL USE ONLY. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club league logos or 'live' services. Online in-match use limited to 75 images, no video emulation. No use in betting, games or single club league player publications.  Please contact your account representative for further details.Soccer Football - Premier League - Everton v Arsenal - Goodison Park, Liverpool, Britain - December 21, 2019  New Arsenal manager Mikel Arteta and technical director Edu inside the stadium before the match   REUTERS Phil Noble  EDITORIAL USE ONLY. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club league logos or 'live' services. Online in-match use limited to 75 images, no video emulation. No use in betting, games or single club league player publications.  Please contact your account representative for further details.Soccer Football – Premier League – Everton v Arsenal – Goodison Park, Liverpool, Britain – December 21, 2019 New Arsenal manager Mikel Arteta and technical director Edu inside the stadium before the match REUTERS Phil Noble EDITORIAL USE ONLY. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club league logos or ‘live’ services. Online in-match use limited to 75 images, no video emulation. No use in betting, games or single club league player publications. Please contact your account representative for further details.

Y, claro, tampoco es de extrañar que al conocer la noticia el mismísimo Arteta llamara al club para preguntar qué había pasado y paradójicamente nadie fuera capaz de darle una explicación mínimamente convincente. Es evidente que tras la inmediata salida de Sanllehí, todas las miradas llevan a la figura del director deportivo, el exfutbolista del Arsenal Edu. El brasileño ha estado estos últimos meses gestionando el club junto al agente iraní Kia Joorabchian, aunque tras su ascenso es de suponer que Arteta les parará los pies y las manos.

Un significativo “no comment”

“No comment”. Esta es la significativa respuesta de Cagigao al ser preguntado en ‘Marca’ sobre el giro en la política de fichajes que ha dado el Arsenal, donde parece que últimamente han firmado más en función de quién es el agente de un futbolista que si este tiene o no nivel para un equipo como el que exigen los incondicionales aficionados del equipo londinense, apodados gooners. Al igual que el joven delantero brasileño Gabriel Martinelli o el joven central francés William Saliba, fichado el verano pasado, aunque incorporado esta temporada tras permanecer cedido en el Saint-Étienne, el recientemente llegado Gabriel Magalhães, central brasileño que ha recalado en el Arsenal procedente del Lille, también fue un jugador recomendado por Francis.

Esto no pasó, por ejemplo, con el uruguayo Lucas Torreira y los casos más recientes del español Pablo Marí o el portugués Cedric Soares, estos últimos fichados en el pasado mercado de invierno con una incomprensible opción de compra obligatoria, algo parecido a lo que ha sucedido con David Luiz, casualmente representado por el mencionado agente iraní Kia Joorabchian, renovado al término de la temporada pasada.

Aunque fueron muchos más en los diferentes países donde el Arsenal tenía una excelente red de scouting, Edu tampoco tuvo ningún reparo en despedir en una triste llamada de teléfono a otro técnico español como Julio de Marco, a quien Cagigao reclutó nada menos que del Real Madrid para que fuera su mano derecha en el control de los equipos de LaLiga. De Marco es otro reputado ojeador que no debería tardar en encontrar acomodo. Lo mismo que el propio Francis, quien de momento prefiere tomárselo con calma, aunque su teléfono no ha dejado de sonar desde se que supo que había llegado a un acuerdo para dejar el Arsenal. Ahora es él quien está en el mercado y un buen ojeador no tardaría en contratarle…

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba