Viajes

La mayor colección de sacacorchos del mundo en el museo Vivanco de La Rioja: el Jardín de Baco cuenta con una colección de 220 variedades de vides

El Museo Vivanco de la Cultura del Vino se encuentra en Briones, en La Rioja, y posee una superficie de 4.000 metros cuadrados, en las que se ubican un total de cinco salas de exposición permanente y una sala de exposiciones temporales, así como el Jardín de Baco, una colección de 220 variedades de vides de todo el mundo.

Todas estas partes del museo se pueden visitar, por lo que los amantes del vino pueden disfrutar de una experiencia de lo más completa, que se se suma a otras diferentes que ofrecen desde Vivanco, como la visita de la propia bodega o las catas de vino que pueden realizarse.

Cada una de las cinco salas de la exposición permanente del Museo Vivanco de la Cultura del Vino se pueden encontrar diferentes temáticas con el objetivo de que los visitantes descubran y aprendan lo máximo posible sobre la evolución, la forma de elaboración o la cultura del vino.

En la primera de las salas del museo se puede comprender y aprender sobre la transcendencia cultural del vino desde su origen, hace más de 8.000 años, pasando por los tipos de tierra de cada zona del mundo para cultivar vid, el desarrollo de las vides en La Rioja y otros muchos datos curiosos.

Así se llega a la segunda sala, donde se puede aprender sobre cómo ha evolucionado la preocupación por conservar y transportar el vino en las mejores condiciones. Esta sala se divide en tres espacios: barricas, botellas y corchos.

La tercera sala es para ver los distintos trabajos que se realizan dentro de la bodega, es decir, desde que se descuba el vino de los depósitos de fermentación y maceración, hasta su salida al mercado, todo antes de pasar a la cuarta sala, donde se llega a la colección de arte y arqueología, con una colección de obras de distintas épocas y técnicas, todas vinculadas al vino.

Por último, está la quinta sala permanente, donde se encuentra la colección de sacacorchos del Museo Vivanco de la Cultura del Vino, la cual posee casi 3.500 piezas expuestas que muestran la evolución y diversidad de este instrumento tan sencillo y, a la vez, fundamental en el mundo del vino.

La colección de sacacorchos, con casi 3.500 piezas, es un ejemplo de la evolución histórica a la que se someten muchos objetos que forman parte del día a día.

Se pueden ver sacacorchos “con cepillos o escobillas para limpiar el cuello de la botella, de bastón, con formas de animales, eróticos, de palanca, religiosos, coloristas” y muchos más, según informan.

De hecho, los sacacorchos más antiguos, es decir, los primeros modelos patentados datan de finales del siglo XVIII, que se empezaron a usar cuando se generalizó el uso de las botellas de vidrio con tapón de corcho.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba