Economía

La negociación de los camioneros deja un sobrecoste de 250M en el sector de la distribución

Al sector de la distribución le ha salido muy cara la huelga que habían convocado los camioneros y que finalmente se canceló este viernes. Más en concreto, con el objetivo de asegurar el abastecimiento ante el temor de que los paros llegasen a producirse, los supermercados han incurrido en unos sobrecostes de 250 millones de euros, de acuerdo con los cálculos de la Aecoc (Asociación Española de Codificación Comercial) y Asedas (Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados).

Tras más de un mes de negociaciones, el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) y el Ministerio de Transportes consiguieron evitar los paros con un acuerdo ‘in extremis’, pero provocaron daños colaterales millonarios en el sector de la distribución. «El acuerdo es muy bueno, pero llega muy tarde para nosotros», denuncia a El Confidencial el director general de Asedas, Ignacio García Magarazo.

Europa Press

Según explica, ante la previsión de que la huelga se llevase a cabo, han tenido que «adelantar la producción de la cadena de valor para evitar un problema de desabastecimiento» en una semana muy importante para el consumo. Los paros estaban convocados para el 20, 21 y 22 de diciembre, justo los días previos a Navidad, obligando a las empresas de distribución a anticipar la logística, los turnos de los trabajadores y las rutas de transporte para que las familias encontrasen los estantes llenos. «Es nuestra obligación y un ejercicio de responsabilidad dar certidumbre a los millones de personas que compran en nuestros establecimientos para que puedan realizar sus compras», remarca García Magarazo.

El director de la Aecoc, José María Bonmati, también ha querido dejar claro que la desconvocatoria de la huelga «es una buena noticia», pero lamenta el retraso en llegar a un acuerdo por parte del Ministerio y los empresarios del transporte. «Llevamos tiempo diciendo que desconvocaran cuanto antes, han tenido un mes y han esperado hasta el último momento», señala a este medio.

Entre los acuerdos pactados, los transportistas consiguieron alguna de sus reivindicaciones históricas, como la prohibición de la participación del conductor en las operaciones de carga y descarga o la reducción de los tiempos de espera a partir de los cuales tendrán derecho a una indemnización. Alguno de estos aspectos afectan directamente a las relaciones comerciales entre distribuidores y camioneros, por lo que Bonmati considera que «lo lógico habría sido sentar también en la mesa a organizaciones cargadoras».

Europa Press

Tanto Aecoc como Asedas han querido recordar que durante el confinamiento del año pasado ya realizaron un «ejercicio de responsabilidad» similar que les supuso, junto a los empresarios del sector del transporte, un sobrecoste de más de 536 millones de euros.

Mostrar más
Botón volver arriba