Economía

La negociación de los ERTE encalla y las empresas redoblan la presión al Gobierno

La negociación entre el Gobierno y los agentes sociales para extender la duración de los ERTE del coronavirus ha entrado en fase de estancamiento cuando apenas queda una semana para que venzan. Aunque el grueso del texto ya está cerrado, queda por superar la línea roja más importante que ha fijado la patronal: la extensión de las exoneraciones en las cuotas empresariales a la Seguridad Social sin cambios respecto al texto actual. Si no lo consigue, no será por falta de insistencia. La CEOE ha señalado el camino al Gobierno si no acepta esta condición: que legisle en solitario y acepte el golpe que pueda suponer sobre el empleo, el tejido productivo o, en definitiva, sobre la recuperación.

El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, sigue insistiendo en introducir incentivos a que las empresas recuperen a sus trabajadores con exoneraciones de cuotas mayores para los trabajadores reincorporados y desincentivos a los que sigan en ERTE, con penalizaciones. Para la patronal, esta propuesta es “dejar en pelotas” a los empresarios, en palabras de Lorenzo Amor, vicepresidente de CEOE y presidente de ATA.

Javier G. Jorrín

La patronal defiende que las empresas que aún no han recuperado a sus trabajadores es porque las limitaciones impiden que retomen su actividad normal y no porque estén abusando de estas ayudas. En su opinión, las restricciones a la movilidad todavía siguen siendo relevantes y se concentran en el sector de la hostelería y el turismo, que son las empresas que mantienen a sus trabajadores en ERTE. De ahí que la CEOE reclame que se mantenga hasta el final del verano la normativa actual de los expedientes temporales hasta que la actividad ya esté normalizada.

La postura de los sindicatos está más próxima al acuerdo con el Gobierno, pero insisten en que es prioritario mantener el diálogo para que la prórroga vuelva a contar con el acuerdo social. Eso significaría que el Gobierno no aprobaría la prórroga en el Consejo de Ministros del martes y, por lo tanto, sería necesaria una convocatoria extraordinaria para sacar adelante el real decreto-ley de extensión de los ERTE. Una vez más, el Gobierno vuelve a agotar los plazos y a llenar de incertidumbre una prórroga que ha tenido meses para negociar.

Las partes del Ministerio de Trabajo están acordadas y faltan las de Seguridad Social

“No hay ninguna justificación para que el acuerdo total no se produzca”, ha explicado Mari Cruz Vicente, secretaria confederal de acción sindical de CCOO, al término de la reunión celebrada este lunes. “Esperamos que esto se solvente con prontitud para que pueda ir mañana al Consejo de Ministros […] de no ser así, alguien tendrá que asumir esta responsabilidad y, desde luego, no seremos nosotros”. El acuerdo con Trabajo incluye la extensión de los ERTE hasta el próximo 30 de septiembre, de modo que estas ayudas cubrirían todo el verano.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha señalado públicamente que pretende mantenerse firme en la propuesta de una prórroga sin cambios en las exoneraciones de cuotas de los ERTE. “La hostelería quiere abrir, pero mientras que los británicos y el resto de turistas no puedan venir, los hoteles no van a poder abrir”, ha lamentado. El presidente de la patronal ha señalado al Gobierno que puede legislar sin acuerdo social si rechaza su propuesta: “Tiene legitimidad y tendrá que hacer lo que considere”, sin embargo, ha remarcado que lo prioritario debería ser alcanzar un acuerdo para dar estabilidad al empleo y a las empresas.

En esta ocasión, la patronal parece aferrada a sus líneas rojas y no está dispuesta a ceder, lo que complica el acuerdo. Al mismo tiempo, Escrivá considera que es necesario introducir incentivos a la reactivación de los trabajadores ahora que la situación económica empieza a mejorar. El debate, en definitiva es: ¿las empresas que no han recuperado a sus trabajadores de los ERTE están abusando de estas ayudas o realmente las restricciones les impiden recuperar su actividad prepandemia? Aunque la percepción del ministro sea opuesta a la de las empresas, alguna de las partes tendrá que ceder si finalmente quieren alcanzar un acuerdo. Pero el tiempo juega en su contra, una vez más. De hecho, a estas horas lo más probable es que la prórroga, sea en los términos que sea, tenga que aprobarse en un Consejo de Ministros extraordinario.

Los ERTE expiran el 31 de mayo, y aún no sabemos qué va a ocurrir, es desalentador

“Las condiciones de los ERTE expiran el 31 de mayo, y a día 24 no sabemos a ciencia cierta qué es lo que va a ocurrir, es desalentador”, ha lamentado este lunes el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva. Una vez más, sindicatos y patronales se encuentran en una situación de máxima incertidumbre a las puertas del vencimiento de esta protección social extraordinaria que ha servido para salvar a miles de empresas y trabajadores. Por su parte, los sindicatos han elevado la presión al Gobierno en las últimas horas para que no legisle en solitario y, si es necesario, convoque un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar la prórroga dando así margen a la negociación.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba