Salud

La obesidad hace que el virus de la gripe sea más potente

Las personas con obesidad sufren con mayor virulencia el virus de la gripe, según sugiere un estudio realizado con ratones por investigadores estadounidenses. Este hallazgo, al mismo tiempo, podría explicar, en parte, porque esta enfermedad varía de un año a otro.

En su estudio, publicado en la revista científica ‘mBio‘, Stacey Schultz-Cherry, directora adjunta del Centro Colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Estudio sobre la Ecología de la Gripe en Animales y Pájaros, y sus colegas realizaron una serie de experimentos con ratones delgados y obesos a los que infectaron con gripe durante tres días para ver cómo se replicaba.

Álvaro Hermida

Luego, recuperaron los virus de los ratones obesos y delgados y los inocularon en otros ratones obesos y delgados (los virus de los ratones obesos iban a ratones también obesos y lo mismo con los ratones delgados), repitiendo el proceso un par de veces más. “Básicamente, queríamos imitar lo que sucedería durante una epidemia en la que el virus va de una persona a otra”, señala Schultz-Cherry a Medical Xpress. “Queríamos ver qué pasaba si un virus pasa de una persona delgada a otra persona delgada y a otra persona delgada frente a si pasaba de una persona obesa a una persona obesa y a otra persona obesa”.

¿Responsable de los cambios anuales?

Los investigadores encontraron que, a medida que el virus pasaba de ratón obeso a ratón obeso, el virus sufría cambios. Variantes menores surgieron rápidamente en los ratones obesos y estas variantes mostraron un aumento de las replicaciones virales, lo que resultó en una mayor virulencia en los ratones de este tipo.

“Las personas que son obesas no tienen buenas respuestas antivirales. Se retrasan. Están embotadas”

El aumento de la diversidad de la población viral de la gripe en ratones obesos tiene relación con una menor respuesta de interferones (proteínas producidas y secretadas por las células hospederas como respuesta ante la presencia de diversos patógenos, como los virus). Cuando los investigadores inocularon interferones a los ratones obesos, se redujo la diversidad viral, lo que sugiere que las respuestas antivirales retrasadas por la obesidad pueden permitir la aparición de una población de virus de la gripe más virulenta.

“¿La obesidad es parte de por qué ahora vemos tanta deriva viral cada temporada y por qué tenemos que actualizar continuamente nuestras vacunas?”. Esa es una pregunta que se hacen los investigadores y que les gustaría resolver en futuras investigaciones con humanos. No obstante, lo que sí tienen claro los investigadores es que la obesidad juega un papel crucial a la hora de defenderse de la gripe. “Queremos tener cuidado de extrapolar demasiado de un experimento con ratones, pero el estudio sugiere que debido a cómo las células responden a la gripe en un ambiente obeso, las personas que son obesas no tienen buenas respuestas antivirales. Se retrasan. Están embotadas”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba