Deportes

La policía se lleva el féretro de Maradona de la capilla ardiente ante el descontrol público

Cargas policiales, gas lacrimógeno para frenar las avalanchas, escalada por las rejas… La despedida de Diego Armando Maradona estaba siendo extraordinariamente emotiva, con colas de más de dos kilómetros en las inmediaciones de la Casa Rosada (y el consiguiente temor a una expansión del coronavirus). Pero por la tarde está tomando un cariz prepcupante y violento: a las tres y media de la tarde (hora local, cuatro horas menos que en España), las fuerzas del orden tuvieron que llevarse el féretro de la capilla ardiente para prevenir males mayores ante el furor de la masa, mientras los bomberos arrojaban agua contra las rejas para dispersar a los hinchas que seguián intentando escalarlas.

Acceso a la Casa Rosada a las 15:00, hora local.Acceso a la Casa Rosada a las 15:00, hora local.Acceso a la Casa Rosada a las 15:00, hora local.

Decenas de hinchas habían trepado por las rejas de la Casa Rosada para ingresar de manera descontrolada en el recinto gubernamental. La resistencia de la seguridad en las puertas principales cedió, y la situación se volvió muy tensa durante unos minutos; los gases lacrimógenos afectaban incluso a la gente que estaba dentro de la Casa de Gobierno.

Las autoridades policiales ingresaron en la capilla ardiente y se llevaron el féretro para trasladarlo al Salón de los Pueblos Originarios, en el primer piso de la Casa de Gobierno, que está custodiado por personal militar. Un efectivo de Casa Militar terminó herido en la frente, y se tiraron gases lacrimógenos que se esparcieron por el interior de la Casa Rosada. También sufrió roturas el portón de la calle Balcarce 50. Después de varios minutos de descontrol, las autoridades lograron controlar la situación. La gente que ingresó por Balcarce 24 empezó a salir por explanada, lugar reservado para los funcionarios e invitados especiales.

El personal policial mantiene cerrado el ingreso a la Casa Rosada. Crecen mientras tanto las protestas alrededor de la cercana plaza del Obelisco: se ha formado un cordón para evitar que la gente siga avanzando. Hay robos, pedradas, balas de goma, botellazos y mangueras a presión. Ya hay detenidos y lesionados.

El féretro del ídolo había llegado a la casa de gobierno a la una de la madrugada y lo primero que se hizo fue un velatorio íntimo con familiares, amigos y exjugadores. Entre los que se encontraban una gran parte de compañeros del ‘Pelusa’ que ganaron el Mundial de 1986 (Sergio Batista, Burruchaga, Ricardo Giusti…). Uno de los primeros en hacer acto de presencia fue Sergio Goycoechea, el portero que disputó el Mundial de Italia en 1990. Con ellos se sumó el presidente de la Federación argentina de fútbol, Chiqui Tapia, y el exagente de Maradona, Guillermo Coppola.

En la calle, a las puertas de la casa del Gobierno, se agolparon los aficionados que esperaban el momento en el que se abrieran las puertas y poder ir desfilando para despedir al mito. La Casa Rosada se abrió al pueblo a las seis de la mañana (diez en España) y las emociones provocaron que algunos aficionados quisieran saltarse las vallas, el control policial, para llegar lo más rápido y estar lo más cerca del féretro. La policía tuvo que actuar para contener estos altercados de muchos aficionados que han pasado la noche en la calle y querían ser los primeros en entrar a la casa del Gobierno. Los incidentes, aunque no graves, se han registrado durante toda la jornada. Hay incluso rumores de alargamiento del horario de visita para satisfacer a la masa congregada.

Los nervios, la tensión y las prisas derivaron en incidentes con los nervios a flor de piel. Se mezclaban las emociones con los llantos, los gritos y los cánticos a Diego Armando Maradona. En el velatorio más íntimo estaba el jefe de la barra brava de Boca, Rafael Di Zeo. El féretro de Maradona ha sido envuelto con una camiseta de la Selección de Argentina con el número 10. Según han ido pasando las personas han ido en aumento todas estas emociones y algunos aficionados han lanzado camisetas de Boca y de la selección argentina.

Aficionados de River y Boca llorando juntos, desconsoladamente. Se han visto escenas impresionantes de la enorme multitud que ha ido desfilando por delante de los restos de Maradona, que se paraban delante del ferétro y tenían que ser apartados por el dispositivo de seguridad para que pudiera seguir corriendo la larguísima fila de personas.

Las peores escenas forzaron ya a las tres horas la intervención de la policía, que tuvo que cargar contra un grupo de personas para organizar la larga fila e incluso lanzar gas lacrimógeno a los que se comenzaban a lanzar vallas y provocar altercados con empujones.

La vicepresidenta argentina y expresidenta (2007-2015) Cristina Fernández de Kirchner pasó este jueves por el velatorio de Diego Maradona y dejó sobre el féretro un rosario. (Maradona se había manifestado en múltiples ocasiones como “kirchnerista” y “cristinista” y tenía una buena relación con la mandataria).

Horas antes había participado el presidente, Alberto Fernández, que dejó sobre el féretro una camiseta de Argentinos Juniors (club del que es hincha y en el que debutó Maradona) y un par de pañuelos blancos, símbolo de las Madres de Plaza de Mayo y de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Los medios de comunicacion argentinos dedican programaciones especiales al funeral de Diego Armando Maradona. Pero las informaciones que más expectación levantan son las que se refieren al momento de su fallecimiento. En ‘Olé’ se preguntan cómo es posible que, después de pasar por el quirófano, el 3 de noviembre en la clínica Olivos, y de que la intervención del hematoma subdural fuera un éxito, se produjera el fallecimiento por una parada cardiorrespiratoria.

“Esta vez no le aguantó el corazón”, es la información que se recoge en diferentes medios de comunicación, que buscan reproducir las últimas horas de la vida de Maradona en la casa de alquiler en Tigre. Se levantó pronto por la mañana, desayunó, caminó y a medio día se sentó a descansar. Cuando la enfermera se acercó a darle un medicamento se encontró que estaba muerto. No respondía. Rápidamente se llamó a la ambulancia y, según ‘Olé’, un médico, vecino de la casa, se apresuró para intentar salvarle la vida. “Nos dejó cuando nadie lo esperaba”, son las versiones que trascienden de las últimas horas de vida de Diego Armando Maradona.

La prensa dedica grandes reportajes y cobertura para recordar la imagen y el legado que deja Maradona. Es un mito. Una leyenda. “Ya no está. Seguramente esté haciendo jueguitos para Dios. A lo mejor se arma un fulbito con los ángeles”, son parte de las palabras que se dedican para homenajear al ‘Pelusa’.

El abogado de Diego Armando Maradona, Matias Morla, ha sorprendido con un duro comunicado en el que pide una investigación y hace una serie de acusaciones: “Hoy es un día de profundo dolor, tristeza y reflexión. Siento en mi corazón la partida de mi amigo a quien honré con mi lealtad y acompañamiento hasta el último de sus días. Mi despedida la hice con él en persona y el velatorio debe ser un momento íntimo y familar. En cuanto al informe de la Fiscalía de San Isidro, es inexplicable que durante 12 horas mi amigo no haya tenido atención ni control por parte del personal de la salud abocado a estos fines. La ambulancia tardó más de media hora en llegar, lo que fue una criminal idiotez”.

En todo el mundo lloran a Maradona. En Nápoles han tomado la decisión de cambiar el nombre del estadio, que pasará de llamarse estadio San Paolo a estadio Diego Armando Maradona. En la ciudad napolitana es otro mito. Así lo anuncia el presidente del club, Aurelio De Laurentis. “Creo que es justo nombrar a San Paolo con tu nombre para tenerte todavía con nosotros como testigo del excelente camino que ha tomado este equipo. Los tuyos fueron años imborrables en la memoria de los napolitanos. Símbolo de una redención codiciada y una resurrección deseada. Gracias Diego, te quedarás con todos nosotros”.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba