Economía

La portavoz del Gobierno evita decantarse por Díaz o Calviño y no aclara cuándo subirá el SMI

Isabel Rodríguez no ha resuelto la disputa entre las dos ministras más poderosas del Gobierno por la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). La portavoz del Ejecutivo ha evitado este martes decantarse por la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, o la de Economía, Nadia Calviño, que mantienen posiciones contrapuestas sobre cuándo debería entrar en vigor la revalorización: la primera defiende su carácter retroactivo, para que ya se note en las nóminas de septiembre, mientras que la segunda prefiere esperar a octubre.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Rodríguez tampoco ha concretado cuándo aprobará el Gobierno el incremento anunciado la pasada semana por el presidente, Pedro Sánchez. Sin embargo, sí ha puntualizado que la medida se tomará “con carácter inmediato”.

La también ministra de Política Territorial ha mostrado su satisfacción por el hecho de que este asunto se haya discutido en el diálogo social y de que se estén “apurando” todas las posibilidades de acuerdo. De momento, tanto la patronal como los sindicatos se oponen al plan del Ejecutivo, que prevé una revalorización de alrededor de 15 euros mensuales de aquí a final de año.

J. G. Jorrín

“Deseamos hacer [esta subida] en el ámbito del diálogo social y mantenemos y reiteramos nuestro compromiso de que llegue al 60% del salario medio a final de legislatura”, ha subrayado Rodríguez. La portavoz ha destacado que el alza del SMI supondrá “dar dignidad” a los salarios de los trabajadores más vulnerables y ha cifrado en 1,5 millones de personas las que tienen el salario mínimo como indicador de sus ingresos.

“Este Gobierno hará todos los esfuerzos para atender a estos trabajadores, que no tienen cobertura de la negociación colectiva. La recuperación ha de llegar a todos, también a los que tienen menores salarios”, ha añadido.

En relación con las advertencias de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de que la subida del SMI podría “destrozar más empleo” si finalmente se hace sin acuerdo social, la ministra ha subrayado que dicho análisis “no se sostiene”, pues el SMI ha subido un 30% en los últimos años y, de no haber sido por la crisis que trajo la pandemia, “el empleo no se hubiera visto afectado“.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba