Noticias locales

La recaudación de los títulos de Metro cae un 50% por el coronavirus

La pandemia del coronavirus paró Madrid durante varias semanas. El confinamiento detuvo la ciudad. La Puerta del Sol, siempre con su bullicio característico, estaba vacía. Igual que el metro. En los andenes del suburbano había un silencio que solo rompían las pocas personas que no teletrabajaban. Sin embargo, esa tranquilidad no es tal vistas ahora las consecuencias, pues la Covid-19 ha supuesto que la compañía pública haya perdido la mitad de la recaudación prevista para este año.

Esto, no obstante, no hace peligrar las ampliaciones millonarias previstas y la implantación de la gratuidad del abono para los mayores de 65 años, una promesa electoral de la presidenta autonómica Isabel Díaz Ayuso. Así lo defienden fuentes de la Consejería de Transportes, que recuerdan que la recaudación del suburbano va directa al Consorcio Regional de Transportes, que está previsto que reciba fondos del Gobierno central, y también que las nuevas obras correrán a cargo de la Dirección General de Infraestructuras.

Eso sí, eso no cambia que la caída de ingresos haya sido notable. Según los datos a los que ha tenido acceso 20Minutos, si de enero a julio del pasado año Metro de Madrid vendió casi 32 millones de títulos (billetes sencillos, de 10 viajes, de 30 días, joven, para la tercera edad o del aeropuerto), en el mismo período de este curso esa cifra apenas supera los 16.500.000. Esto supone que en vez de recaudar los más de 350 millones de 2019, este año el dato ha superado por poco los 190. Porcentualmente, la venta de títulos ha caído un 48,29% y la de la recaudación, un 45,4%.

Los que más han bajado han sido los del aeropuerto o los turísticos (se han vendido casi un 65% menos) y los billetes de 10 viajes (descenso del 49,65%). La venta de los abonos de 30 días es la que menos ha descendido, pero aún así ha sufrido una caída del 40,2%.

Estas bajadas suponen también un disgusto para la compañía pública ya que el número de usuarios iba en ascenso. En 2019 hubo más de 677 millones de viajeros, lo que lo convirtió en el tercer año con más demanda histórica. Así, si en enero de 2020 la venta de títulos se mantuvo en niveles similares a los del pasado curso, en febrero aumentaron. Solo en estos dos meses se recaudaron cerca de 117.676.249 millones de euros, un montante superior al del anterior período.

No obstante, en marzo llegó la caída. El 14 de ese mes el Gobierno decretó el confinamiento de la población y esto supuso la pérdida de la mitad de los ingresos mensuales. Si el año pasado en este mes se vendieron casi 5.400 títulos que reportaron más de 60 millones de euros, en 2020 fueron apenas 2.000 los abonos vendidos y cerca de 29 millones el dinero recaudado. Además, el mes siguiente fue aún peor, ya que durante todo abril la gente tuvo la obligación de quedarse en casa.

Metro vendió apenas medio millón de abonos, que se tradujeron en un ingreso de seis millones de euros, cuando en 2019 la recaudación llegó hasta los 57 millones. En mayo, la curva comenzó a remontar y se recaudaron 14 millones, lejos de los 59 del año pasado pero más que el mes anterior. En junio, la recuperación se hizo notar un poco más y los abonos vendidos llegaron hasta los 2.366 (recaudación de 25 millones).

Para este año, la previsión de ingresos por la venta de billetes se elevaban hasta los 457,2 millones de euros, una cifra que ahora parece bastante lejana. Esta cantidad es incluso superior a lo que aporta anualmente al suburbano la Comunidad (387 millones de euros) y el Gobierno central (casi 65).

Con todo, está previsto que Metro siga creciendo porque, según insisten fuentes de la Consejería de Transportes, sus ampliaciones las pagará y las ejecutará la Comunidad. Las mismas tendrán un coste de cerca de 800 millones en los próximos años. De ese montante, 200 serán para el último anuncio: la ampliación de la línea 8, la rosa, hasta Valdebebas. Esto, según anunció Aguado hace unos días, se hará gracias a un ramal que partirá de la estación de Campo de las Naciones y que incluirá nuevas estaciones.

Pese a que no hay fecha de inicio, el plazo de ejecución será de 36 meses. “Es una necesidad seguir vertebrando nuestra región, seguir apostando por el transporte público y tratar de hacerlo lo más rápido y de la forma más ágil posible”, insistió el portavoz.

Otra de las obras será la de la ampliación de la línea 5, que conectará Alameda de Osuna con el aeropuerto de Barajas en 2024. El anuncio, realizado por Aguado en este medio en la campaña electoral de las elecciones autonómicas de hace un año y medio, costará alrededor de 75 millones de euros y supondrá la prolongación de más de un kilómetro y medio de la red del suburbano.

Asimismo, el proyecto supondrá la construcción de una estación, que no llegará sola. El proyecto para alargar la línea 11 llevará acompañada la instalación de otras dos, una de ellas en el barrio de Comillas y la otra, en Madrid Río. Además, con un presupuesto de 410 millones es la obra más cara y también tendrá conexión con Atocha Renfe y Conde de Casal.

De igual forma, se ampliará la línea 3, la amarilla, hasta Getafe, una obra que en este caso fue prometida tanto por Aguado como por la presidenta en la misma hora y el mismo día, aunque ya en la Puerta del Sol, sede del Gobierno autonómico, se tenía pensado desde hace una década. Con un coste aproximado de 105 millones de euros, la idea es que esté hecha antes de terminar la legislatura y conecte la estación de Villaverde Alto con El Casar.

Mostrar más
Botón volver arriba