Economía

La UE desbloquea el acuerdo para los próximos presupuestos y el Fondo

Tras duras semanas de negociaciones entre el Consejo de la UE, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, los llamados “trílogos” en el argot comunitario, la Unión Europea ha despejado el camino de los presupuestos de los próximos siete años, así como el Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros para reactivar la economía europea tras la pandemia de coronavirus.

Tras el histórico acuerdo de julio por el que los líderes europeos pactaron la primera emisión masiva de deuda para financiar el Fondo, el Consejo todavía tenía que negociar con el Parlamento Europeo, que si bien apoyaba completamente el Fondo de Recuperación no estaba de acuerdo en que el precio a pagar fuera recortar prioridades importantes en el Marco Financiero Plurianual (MFP) de los próximos siete años.

Este martes al mediodía el portavoz de la presidencia alemana del Consejo publicaba en la red social Twitter una foto de la fumata blanca con la que en Roma se anuncia al nuevo papa: acuerdo, por fin. Michael Clauss, embajador permanente alemán ante la Unión Europea, ha señalado que las negociaciones “han tomado su tiempo” pero que finalmente se ha logrado un acuerdo importante.

Los eurodiputados celebran haber logrado que los Estados miembros cedan y encuentren 16.000 millones de euros más

Ha costado 12 difíciles “trílogos”, cuatro meses de conversaciones con reproches y un tono que no siempre fue muy productivo. Pero finalmente se escucharon los aplausos de los negociadores este mediodía en el Edificio Europa, sede del Consejo en la Rue de la Loi de Bruselas. Los eurodiputados que han negociado en nombre de la Eurocámara celebran haber logrado que los Estados miembros cedan y encuentren 16.000 millones de euros más para las partidas que el Parlamento pedía proteger, como los referidos a Erasmus, investigación o ayuda humanitaria.

Aunque la Eurocámara no ha logrado el incremento de 37.000 millones de euros que solicitaba a las capitales, sí que ha sido capaz de exprimir algo más de lo que estaba ofreciendo la presidencia alemana, cuya oferta era de 10.000 millones de euros. Además, el pacto incluye nuevos recursos propios, un asunto clave para el Parlamento Europeo, ya que permite financiar el presupuesto europeo por otras vías más allá de las aportaciones de los Estados miembros, y será clave cuando llegue el momento de pagar los intereses de la emisión de deuda que se realizará para financiar el Fondo de Recuperación.

Johannes Hahn, comisario de Presupuesto, ha celebrado también el acuerdo, señalando que la Unión Europea ha mostrado “su capacidad para actuar asegurando el apoyo vital y urgente que necesitan las empresas, los ciudadanos y las regiones en esta crisis sin precedentes”. En un comunicado enviado este martes, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, señala que “se necesita ayuda para los ciudadanos y las empresas más afectadas por la crisis del coronavirus”. “Nuestro plan de recuperación nos ayudará a convertir el desafío de la pandemia en una oportunidad para una recuperación liderada por la transición verde y digital”, ha señalado la alemana.

Á. Villarino

Este acuerdo llega una semana después de que Consejo y Parlamento alcanzaran también un complicado acuerdo sobre el mecanismo de estado de derecho, por el cual se podrían cortar los fondos europeos en caso de que un Estado miembro viole el estado de derecho, una medida especialmente dirigida a Hungría y Polonia, dos países fuertemente dependientes de los fondos comunitarios pero que llevan años inmersos en un proceso para desmantelar la independencia judicial.

Este segundo acuerdo debería abrir el camino para la puesta en marcha del MFP el 1 de enero de 2021 y para que el Fondo de Recuperación esté más cerca de rodar. Pero precisamente el acuerdo sobre un mecanismo de estado de derecho pone en duda todo esto: Viktor Orbán, primer ministro húngaro, ha anunciado al presidente del Consejo Europeo que no aceptará el mecanismo, y que bloqueará todo hasta que se cumplan las condiciones de Hungría. Sin embargo, la mayoría de voces en Bruselas creen que se trata únicamente de un farol por parte de Budapest, y que finalmente no volará por los aires el acuerdo.

Lo cierto es que todavía hay un par de focos de riesgo político que pueden poner en aprietos la puesta en marcha del acuerdo. Si finalmente todo ocurre conforme a lo previsto, la Comisión Europea emitiría la deuda necesaria para el Fondo de Recuperación, del que España podría obtener hasta 140.000 millones de euros. Eso sí, no se esperan desembolsos inmediatos. Un primer 10% de prefinanciación, 14.000 millones para España, podrían llegar a finales de la primera mitad de 2021, pero el segundo desembolso seguramente no llegue hasta finales de año o comienzos de 2022. Estos fondos financiarán reformas e inversiones recogidas en los Planes Nacionales de Reforma que los Estados miembros deben remitir a Bruselas antes de finales de abril.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba