Vivienda

La vivienda en España registrará las caídas más abultadas de Europa: un 10% en dos años

La vivienda en España caerá un 10% en dos años. Son, a grandes rasgos, las previsiones de Fitch para el mercado de la vivienda en España que se verá, junto a Reino Unido, mucho más castigada por la crisis y los efectos de la pandemia que el resto de Europa e incluso a nivel mundial.

En su último informe sobre las perspectivas que el impacto del coronavirus tendrá sobre los precios de la vivienda en Europa, la agencia de calificación muestra unas perspectivas poco optimistas para nuestro país en el corto plazo, ya que considera que el impacto económico de la pandemia ha sido mayor y tiene unos fundamentales más débiles respecto a su mercado laboral que otros países europeos. Factores, todos ellos, que pasarán factura a nuestro mercado inmobiliario e hipotecario a pesar de las medidas económicas puestas en marcha para ayudar a familias y empresas.

La agencia de calificación, cuyas previsiones se sitúan en línea con las que realizaba Bankinter en octubre, pronostica caídas del 5% para este 2020 y entre el 4% y el 6% de cara a 2021, es decir, un descenso acumulado del 10% en dos años, si bien en 2022 las perspectivas son mucho más positivas, ya que la agencia espera que, con la llegada de la vacuna y el crecimiento del PIB, la caída de precios toque suelo y comience la recuperación. De hecho, en 2022 Fitch espera que el PIB se recupere de las caídas sufridas este año y comiencen a mejorar también las tasas de desempleo, que se verán seriamente deterioradas durante 2021, una vez desaparezcan las ayudas a desempleados y a los ERTE.

La agencia de calificación pronostica caídas del 5% para este 2020 y entre el 4% y el 6% en 2021

En concreto, Fitch prevé una caída del PIB español del 12% en 2020, una de las mayores contracciones del PIB en Europa, lo que “presionará a la baja los precios de la vivienda. No esperamos que el consumo se recupere en 2021, especialmente entre los posibles compradores de primera vivienda”, explica Fitch en su apartado dedicado a España, en el que también destaca cómo se verá limitado el acceso de los autónomos y los trabajadores temporales al mercado hipotecario.

Por lo que se refiere al paro, prevé que la tasa de desempleo aumente bruscamente hasta 18,4% en 2021 (desde 14,1% en 2019 y 15,9% en 2020), si bien, su gran preocupación es el desempleo a largo plazo, “ya que muchas empresas no volverán al nivel de actividad anterior a la crisis”.

!function(){“use strict”;window.addEventListener(“message”,(function(a){if(void 0!==a.data[“datawrapper-height”])for(var e in a.data[“datawrapper-height”]){var t=document.getElementById(“datawrapper-chart-“+e)||document.querySelector(“iframe[src*='”+e+”‘]”);t&&(t.style.height=a.data[“datawrapper-height”][e]+”px”)}}))}();

En su informe, la agencia se recuerda cómo las ventas de viviendas han ido cayendo desde 2017 debido a los problemas de accesibilidad, que ahora se verán acentuados por la crisis del coronavirus. Según Fitch, de la resiliencia del mercado laboral a la crisis dependerá en gran medida la caída de la vivienda, ya que podría limitar la necesidad de venta de muchas familias una vez desaparezcan las ayudas económicas.

Madrid, Barcelona y costa, en el punto de mira

Los mercados que estarán en el punto de mira, según Fitch, serán Madrid y Barcelona, donde los precios de las viviendas duplican la media nacional, ya que el teletrabajo puede provocar que la demanda se aleje del centro de las ciudades a la hora de buscar una vivienda.

Otro de los mercados que también se verá afectado por la crisis será la costa española, debido al desplome del turismo. En opinión de la agencia de calificación, la caída del turismo reducirá la demanda de inversores. “España había atraído a muchos inversores inmobiliarios nacionales e internacionales, algunos de los cuales se habían focalizado en alquileres por temporadas. La caída del turismo ha empujado estas propiedades hacia el mercado del alquiler a largo plazo y presionando la rentabilidad a la baja. En 2021 esperamos que la demanda de este tipo de propiedades se mantenga bastante baja. No obstante, es probable que algunos inversores se mantengan activos, debido a la baja rentabilidad de otros activos, y que consideren invertir en áreas fuera del centro de las ciudades”.

E. Sanz

Por otro lado, y como consecuencia de la crisis y el incremento del desempleo, Fitch también prevé un ligero aumento de la mora hipotecaria, que podría alcanzar el 4%-5% durante el próximo año, nivel en el que se mantendrá en 2022 y por debajo de los máximos de 2014, cuando se alcanzó el 6,3%. “Debido a las prácticas más prudentes de la banca y los bajos tipos de interés”.

“El desempleo y la caída de los ingresos de los trabajadores temporales y autónomos serán los principales impulsores del aumento de la morosidad, mientras que la suspensión de las ayudas económicas, prevista para 2021, podría añadir presión a los deudores económicamente más vulnerables“, añade Fitch quien, sin embargo, considera que los bajos tipos interés ayudarán a los hipotecados, endeudados, en su mayoría, a interés variable.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba