Deportes

Laporta juega al despiste con Xavi y Barjuan se crece: “Soy un ganador”

A Joan Laporta se le acaban las opciones. El presidente del Barça asumió su segundo mandato en el club blaugrana con la premisa de revertir una situación económica crítica, retener a Leo Messi y devolver la alegría a los aficionados con el estilo de fútbol que tanto se aplaudió en el Camp Nou. De estas tres tareas, solo la tijera financiera ha surtido efecto. La directiva se deshizo de grandes contratos como el de Antoine Griezmann, Miralem Pjanic o del propio Messi, quien se marchó a París en una traumática salida para el hincha culé. Para la tercera, han tenido que pasar 11 jornadas de LaLiga y tres de la Champions League para que Laporta moviese ficha al despedir a Ronald Koeman: “Sigue siendo un grande, pero la situación era insostenible. Si se ha hecho este cambio, es porque los resultados no nos han acompañado”.

Gemma Herrero. Barcelona

“¿Hemos tardado demasiado en tomar la decisión? Posiblemente sí. Había unas circunstancias que me llevaron tomarla. Ahora, visto lo visto, es fácil decirlo. Creímos que Koeman se merecía ese tiempo. Era una forma de motivar al entrenador y al equipo. Asumo la responsabilidad de esta decisión”, ha resaltado Laporta en su primera comparecencia pública tras el despido del técnico neerlandés, en la que ha presentado a Sergi Barjuan como entrenador interino hasta el próximo paso del banquillo azulgrana. Pese a que el Barça trabaja a conciencia para allanar el camino a la llegada de Xavi Hernández, máximo favorito para el puesto, el presidente opta por jugar al despiste: “La filosofía es clara. Jugar de forma genuina al fútbol. Es por ello que entendemos que Sergi podrá trabajar con absoluta comodidad. Desde la dirección del fútbol se trabaja en otras opciones para fichar a otro técnico. Queremos que se haga sin prisas porque tenemos plena confianza en Sergi”.

Laporta dice que habla a menudo con Xavi aunque advierte de que no es la única opción

En privado, Joan Laporta confiesa que Xavi no es su entrenador. El presidente prefiere una figura más asentada en el fútbol actual, pero sabe que la ilusión de la afición blaugrana está huérfana y, de continuar los malos resultados en el césped, ya no se mirará al banquillo, sino al palco. “Siempre he dicho que Xavi algún día iba a entrenar al Barça. No ahora, si no hace tiempo. Es algo que tiene como objetivo prioritario en su vida”, ha comentado Laporta, desmintiendo el bache de comunicación con el técnico del Al-Sadd: “No se enfrió la relación, Xavi tiene un entorno maravilloso”. Lo cierto es que al mandatario no le hizo nada de gracia que Hernández se uniese al proyecto de Víctor Font, su principal rival en la campaña por la presidencia, “no le veía como mánager general”.

Joan Laporta y Sergi Barjuan, en la rueda de prensa. (EFE)Joan Laporta y Sergi Barjuan, en la rueda de prensa. (EFE) Joan Laporta y Sergi Barjuan, en la rueda de prensa. (EFE)

“Me fío de la gente que sigue la evolución de Xavi y la de otros entrenadores para ver si sirven para el Barcelona”, insiste. Toda una declaración de intenciones, hay vida más allá de Hernández y Laporta quiere tener margen de maniobra por si hay marcha atrás por parte del histórico emblema blaugrana. Si algo ha demostrado el Fútbol Club Barcelona de los últimos tiempos es que todo es posible en los despachos del Camp Nou.

Sergi Barjuan, el hombre del presidente

“Jordi Cruyff forma parte de la secretaría técnica. Estaba más cercano a Ronald. Mateu, y la secretaría informó a la Junta y vimos que era una situación insostenible. Antes de decírselo a Koeman, todos pensábamos en Sergi. Hubo un momento en que, para no deshacer la estructura que tenemos, pensamos en Albert Capellàs… Pero pensamos que Sergi nos aporta más confianza”, ha confesado Laporta, dando veracidad a las primeras informaciones del jueves por la mañana que situaban al director del fútbol formativo blaugrana como técnico interino. Quien no estuvo sobre la mesa fue el nombre de Cruyff, quien tenía claro que no traicionaría su amistad con Koeman asumiendo su cargo. Barjuan guarda una estrecha relación con Laporta e incluso formó parte de su campaña. La confianza entre ambos es notable.

En su presentación en sociedad como nuevo entrenador del Barça “a corto plazo”, Sergi Barjuan ha tirado de personalidad, “si me conocéis, sabéis que soy un ganador”, asumiendo galones: “Los jugadores sí son ganadores. Todos tenemos que revertir esta situación. La exigencia dependerá de lo que intervenga yo. Si tengo que intervenir en situaciones que puedan mejorar al equipo, lo haré. Si veo que la situación requiere seguir igual, así será”.

Barjuan, durante la rueda de prensa. (Reuters)Barjuan, durante la rueda de prensa. (Reuters) Barjuan, durante la rueda de prensa. (Reuters)

La primera prueba será mañana en casa y frente al Alavés. Según Laporta, en un principio se cuenta con Sergi para, al menos, el partido frente al Dinamo de Kiev del martes, cuando los culés se jueguen su futuro inmediato en Champions (y una importante compensación económica). «Quiero devolverle la alegría a la plantilla, que quieran ir al campo a disfrutar. Ya han demostrado lo que son y que saben competir. Hay que tener presente que mañana hay que utilizar todos los recursos para ganar. La Liga está abierta y hay que ganar los puntos en casa. Si recuperamos la verticalidad, los lesionados y la idea del fútbol, nos ayudará a conseguir los objetivos», ha defendido el nuevo técnico.

«Le pediría a Sergi que sea como es él, que tenga ambición, sea decidido y no tenga miedo a probar otras soluciones. Las que se han probado hasta ahora no han ido bien», ha asegurado Laporta. El público del Camp Nou dictará sentencia en una crisis deportiva que va más allá de los banquillos. A la espera de Xavi.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba