Economía

Las aerolíneas se sienten “decepcionadas” por el fiasco de El Prat y temen que se sature

El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, ha calificado este jueves de “decepcionante” la decisión de paralizar la ampliación del aeropuerto de El Prat y ha indicado que, sin ella, se volverá a padecer “los problemas que había antes de la pandemia”, con un aeropuerto “saturado”.

En declaraciones a Europa Press, Gándara ha alegado que desde ALA pensaban “que había acuerdo ente la Generalitat y el Gobierno central” para la ejecución de este plan, que contaba con un presupuesto de 1.700 millones de euros recogido en segundo el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA II), que regula el quinquenio entre 2022 y 2026.

Gándara ha asegurado que, en cualquier caso, la ampliación no se completaría hasta 2029 o 2030, pero que es “importante” que se inviertan estos 1.700 millones de euros para que la ampliación pueda completarse en el DORA III.

Iván Gil

Por tanto, ha señalado que esta decisión de paralizar la ampliación, “aparentemente por el cambio de criterio de la Generalitat“, en “el mejor de los casos” supondrá el retraso de la ampliación y, “en el peor”, que no se produzca nunca. El presidente de la patronal de aerolíneas ha añadido que la ampliación del aeropuerto de El Prat “es necesaria” y que no está sustentada en “motivaciones políticas”.

En ese sentido, se ha remitido a un informe de Eurocontrol, redactado tras el verano de 2018, que establecía una serie de 30 recomendaciones, entre ellas la extensión de El Prat. “Eso estaba ya ahí, no hay motivación política, es técnica y necesaria porque, si no, no va a poder crecer ni El Prat ni las compañías que operan en él”, ha subrayado.

Asimismo, ha recordado que los 1.700 millones de euros “no salen de los Presupuestos Generales del Estado (PGE)”, sino que las infraestructuras aeroportuarias se financian a través de las tasas —abonadas por aerolíneas y pasajeros—. Por ello, ha indicado que son ellos los que van a “pagar una inversión necesaria y conveniente”, ya que, si no se realiza, el aeropuerto “se estanca”.

Gándara ha reiterado que si El Prat no se amplía, una vez que vuelva el tráfico anterior a la pandemia —se estima que entre 2023 y 2024—, el crecimiento del aeropuerto se estancaría, volvería a saturarse la infraestructura y perdería competitividad como ‘hub’, beneficiando a los competidores europeos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba