Deportes

Las carencias del Murcia, al descubierto

Si la pasada jornada los dos goles de Toril taparon el mal juego del Real Murcia en Lorca, este domingo el conjunto grana no tuvo con qué disimular las carencias de un equipo que a día de hoy debe mejorar mucho si de verdad quiere pelear por las tres primeras posiciones. Es un objetivo difícil, muy complicado a día de hoy por lo que ofrece la plantilla de Adrián Hernández, pero es la meta que se autoimponen desde el club y el cuerpo técnico.

En los tres primeros encuentros, al igual que la campaña pasada, el Real Murcia ha demostrado que es generoso en el esfuerzo. De eso no hay duda, lo dan todo. Pero cuando la intensidad baja, es un rival frágil, con escasos recursos arriba y con fallos defensivos que le pasan factura. Eso seguramente lo saben desde el banquillo, por lo que exprimen a los futbolistas y exigen máxima entrega y concentración. Y así salió el Real Murcia al encuentro, con ganas de agradar y asustar al oponente.

En la primera mitad el cuadro de Adrián Hernández logró su cometido. El Recreativo Granada es un conjunto de calidad pero que como todo filial carece de carácter, todo lo contrario que su oponente. Así, en el primer cuarto de hora, el Real Murcia se aproximaba al área de Ángel pero sin crear grandes ocasiones de peligro. Es más, en su primer disparo a puerta logró adelantarse. Mal la defensa del Recreativo en el despeje y el balón cayó a Toril. El balear recortó y Chumbi, dentro del área, se hizo con el esférico para batir al meta visitante con un disparo cruzado.

Con 1-0 el filial despertó de la mano de Aranda pero no apretó lo suficiente para poner en aprietos a Marcellán. Su aproximación más clara fue un centro que Nuha no conectó con acierto. Por parte de los granas, una acción en la que Navas en vez de disparar busca el centro y una chilena desde fuera del área de Toril que se marchó desviada.

El primer disparo entre los tres palos del Recreativo Granada fue en el arranque del segundo tiempo. Marcellán, en dos tiempos, atajó el chut de Miguel García. Pero la dinámica sí que cambió. Ahora sí que el filial dominó y prácticamente no dejaba salir al Real Murcia de su campo. La única posibilidad que tenían los de Hernández eran balones largos y a esperar que Chumbi o Toril inventasen algo, que no ocurrió.

Conforme escaseaban las fuerzas del Real Murcia, el control visitante era mayor. Los hombres de Tenorio tuvieron su recompensa con dos goles. El empate, un remate de cabeza de Montoro, en el que Chumbi pierde la marca, y después un balón al que no llega Youness y sí Miguel García para desde la frontal enviar el esférico al fondo de la portería.

Si al Real Murcia le cuesta generar juego y ocasiones en igualdad de condiciones, mucho más en inferioridad numérica. La expulsión de Antonio López a falta de diez minutos más el añadido imposibilitó cualquier opción de reacción. La única oportunidad fue en el 90’ para Chumbi, cuyo cabezazo se fue cerca de la madera de Ángel.

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba