Viajes

Las cinco catedrales más bonitas (posiblemente) de Cataluña

Una ruta por las catedrales de Cataluña, en este caso por las más bonitas (¿?) permite descubrir la mejor tradición arquitectónica europea, románica, gótica y barroca.

Hay una decena de catedrales en Cataluña, de las que hemos escogido cinco, que nos han parecido (a riesgo de equivocarnos) las catedrales más bonitas.

Se trata de la única catedral románica de Cataluña. Originariamente data del siglo XII, aunque su aspecto actual es fruto de una restauración de 1950. El conjunto comprende la basílica, el claustro y el Museu Diocesano (pinturas, orfebrería, vírgenes románicas y otros objetos del arte sacro). La catedral que podemos ver hoy es la cuarta de las conocidas. Las tres anteriores sufrieron destrozos a lo largo del tiempo y se fueron modificando y reconstruyendo.

La Seu Vella – conocida también como “el Castillo de Lleida”– es el monumento que identifica a la ciudad. Se asoma desde un cerro que permite divisar la ciudad y gran parte de la comarca del Segrià y la llanura de Lleida. Su construcción, iniciada en el año 1203, se prolongó durante más de dos siglos hasta que en 1431 se finalizó el campanario. El acceso se realiza a través de La Canónica, nombre con el que se conoce al conjunto de edificios que acogía los canónigos que constituían el capítulo de la catedral. Se puede acceder en coche o a pie desde la calle Sant Martí entrando en el recinto amurallado por la Puerta del León, o desde la plaza de Sant Joan, en ascensor, por el Portal de Sant Andreu.

La catedral de Tarragona, dedicada a Santa Tecla, es un templo de transición del románico al gótico que anteriormente había sido un templo romano, una basílica cristiana y una mezquita. Se empezó a construir en el siglo XII con un estilo románico, se continuó con el gótico y se consagró en 1331, pero quedó inacabada a causa de la peste negra. Su fachada, con la gran portalada y un rosetón, es una de las imágenes más emblemáticas de la ciudad. La escultura del claustro es uno de los conjuntos más remarcables de la plástica románica en Cataluña.

Emplazada en el punto más elevado de la Girona antigua, configura, junto con el campanario de la iglesia de Sant Feliu, el perfil de la ciudad y puede presumir de tener la nave gótica más ancha del mundo. Esta catedral mezcla diferentes estilos, ya que, aunque se acabó de construir en el siglo XVIII, se empezó a levantar en el siglo XI. Es muy característica la escalinata central que conduce a la puerta, del siglo XVII, que cuenta con noventa escalones y es una de las obras barrocas más singulares de Europa. En el exterior se conserva el pórtico gótico de Sant Miquel, al norte, y el pórtico de los Apóstoles, al sur, del siglo XIV.

La catedral de Barcelona, espléndida obra del gótico catalán, es también conocida como la Seu y está dedicada a la Santa Cruz y a santa Eulalia, patrona de Barcelona. Excepto la fachada -de finales del siglo XIX en estilo neogótico- el resto del edificio data entre el siglo XII y el siglo XV, y es de estilo gótico. En el interior hay tres naves que destacan por su amplitud y altura gracias a los esbeltos pilares característicos del gótico catalán. El exterior, aparte de la fachada, es sobrio, sin más ornamentación que los contrafuertes verticales y las torres octogonales.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba