Deportes

Las dos caras de Maverick Viñales y las oportunidades perdidas para ser campeón

Sin Marc Márquez en la pista, el mundial de MotoGP se ha vuelto impredecible y es difícil apostar por quien saldrá campeón del mundo. Ante la tremenda igualdad, la lógica dice que el piloto más regular se llevará el gato al agua, pero la realidad es que en el momento de conocerse la noticia de la lesión del de Cervera, destacaba un favorito por encima del resto. Maverick Viñales se postulaba como uno de los mejor colocados para dominar cada gran premio, pero el dominio que sí muestra en entrenamientos y en clasificación se viene abajo drásticamente los domingos. “Paso de romper el récord de la pista a ser un cono para los demás pilotos”, expresaba tras el pasado gran premio.

En estos momentos es quinto del mundial con 58 puntos, igual que su compañero Valentino Rossi, a tan solo 18 del líder del mundial, Andrea Dovizioso. La distancia es salvable, pero las sensaciones después de dejar España no han sido buenas. 14º, 10º y 6º son su resultados tras su buen inicio en Jerez. Y todo los problemas han tenido un factor común. Buenos sábados, decepcionantes domingos. En Austria y San Marino logró la pole, y este sábado sumó su tercera de la temporada. Si dieran puntos por los sábados…Pero la realidad es que a Viñales se le acaban las excusas y las oportunidades perdidas pueden pasar factura en un mundial que lo único que le salva es que es muy barato.

Las culpas a Yamaha

El español sigue cargando las culpas a Yamaha y a la falta de soluciones del equipo. El piloto español incidió en la rueda de prensa previa al gran premio de este domingo en el circuito de Misano el hecho de que su rendimiento en entrenamientos no encuentra continuidad en la carrera señalando que “es muy raro todo” y que “nadie tiene una explicación cierta. La única que dan es que vamos después de Moto2”. Una explicación que no convence al de Girona. “Hay que buscar e indagar más. En el test estoy delante, en los entrenamientos estoy delante y tengo los mejores ritmos, pero luego en carrera voy para atrás y no me parece nada normal y mi motivación y mi mentalidad está puesta ahí, salgo como si fuera la calificación, a morder, y hay que hacer algo, porque no podemos continuar así”, reconoce el piloto español de Yamaha.

“Soy una persona que si no entiendo algo, sigo insistiendo y buscando ya que el razonamiento de que no hay ‘grip’ después de Moto2 no me convence nada, porque eso es para todos y el 95 por ciento de las carreras son así, y debemos tener una reacción ya pues por más rápido que vaya en los entrenamientos o haga las calificaciones perfectas, de nada sirve si luego en carrera vamos hacia atrás”, recalca el piloto de Yamaha.

El problema se ha ido repitiendo en varias ocasiones y Viñales empieza a desesperarse porque sabe que tiene una oportunidad de oro para salir campeón del mundo. “Es más de lo mismo desde hace 30 carreras. Es muy difícil como piloto seguir motivado. Tengo que cambiar mi estilo de pilotaje 70 veces durante un mismo fin de semana. El problema es que no nos dan ninguna explicación”, decía.

Viñales celebra su pole junto a Rossi en Misano. (Reuters)Viñales celebra su pole junto a Rossi en Misano. (Reuters)Viñales celebra su pole junto a Rossi en Misano. (Reuters)

El agarre, el principal problema de Viñales

Este martes hubo un test en el mismo circuito. Viñales fue de menos a más en la prueba y pilotó durante 27 vueltas. La gran noticia para el español es que su mejor crono lo firmó en la antepenúltima vuelta y fue el segundo más rápido del día cuando normalmente los tiempos caen por culpa del deterioro de los neumáticos.

El análisis de los datos de la prueba confirmaron que el equipo se equivocó al elegir el compuesto trasero más duro. Además fue el único piloto de la parrilla que lo utilizó. “La elección de la goma trasera fue un error clarísimo, porque la moto y el neumático comenzaron a funcionar muy tarde. Pero para nosotros era la mejor opción, porque el viernes y el sábado quedó claro. Llevamos muchas carreras con el neumático equivocado”, resumió Viñales. “Pasé de ser una bestia el sábado a un gatito el domingo. Cuando hay agarre en la pista voy muy rápido”, añadió.

Además este domingo tendrá novedades en su Yamaha. Viñales probó un nuevo escape y un basculante de aluminio. Pero el español no acabó muy contento y da por imposible la parte trasera de la moto para centrarse en mejorar la estabilidad del tren delantero. El agarre es el aspecto que más está prejudicando al español en carrera. “Cuando no tenemos agarre, no puedo hacer que la moto gire ni frenar donde quiero, mientras que Ducati sí lo consigue, por ejemplo. En tres años no hemos encontrado nada para resolver los problemas de la parte trasera, así que intentaremos cambiar de estrategia. El tiempo también se puede conseguir de otras formas, como por ejemplo entrando en los virajes. Hay que cambiar cosas”, finalizó. De momento este sábado ha vuelto a cumplir con su tercera pole del año. Ahora toca materializarlo de una vez por todas un domingo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba