Salud

Las lágrimas de cocodrilo se parecen mucho a las humanas

La expresión ‘lágrimas de cocodrilo’ se aplica a ese tipo de lágrimas falsas que denotan una hipócrita tristeza y que tienen su origen en la creencia de que los cocodrilos lloraban mientras devoraban a sus presas.

No obstante, un reciente estudio revela que las lágrimas de cocodrilo son sorprendentemente similares a las humanas en términos de composición química, algo que, dado que los cocodrilos no han cambiado demasiado durante millones de años, podría proporcionar una visión de cómo ha evolucionado el ojo humano y facilitar nuevos tratamientos para las enfermedades oculares.

El Confidencial

La mayoría de los estudios anteriores que han analizado la composición química de las lágrimas en animales se han centrado en otros mamíferos, como perros, caballos o monos. No obstante, investigadores de Arabia Saudí y Brasil han analizado, por primera vez, las lágrimas de diferentes reptiles y aves.

Primer estudio en aves y reptiles

En su estudio, publicado en la revista científica ‘Frontiers in Veterinary Science‘, los científicos detallan el análisis de las lágrimas de siete especies (lechuzas, guacamayos azules y amarillos, caracoles de carretera, caimanes de hocico ancho y tortugas marinas caguama, carey y verde) y de sus los conductos lagrimales y otras glándulas similares.

«Descubrir cómo las lágrimas son capaces de mantener la homeostasis ocular, es esencial para el descubrimiento de nuevas moléculas para fármacos oftálmicos»

«Había más proteína total y urea en las lágrimas de búho y tortuga marina, respectivamente, que en los otros animales probados. El balance electrolítico fue similar para todas las especies, con más sodio, cloruro y hierro», escriben los autores del estudio.

Esto no significa que las lágrimas de los animales y de los humanos sean iguales. Las lágrimas humanas tenían niveles más altos de proteína en comparación con otras especies, ofreciendo una mayor estabilidad de la superficie ocular. Los caimanes y los búhos ofrecían concentraciones aún más altas de proteínas, probablemente porque ambas especies tienen ojos muy grandes y parpadean raramente.

Las personas parpadean cada 10-12 segundos mientras que los caimanes pueden mantener los ojos abiertos sin parpadear hasta un máximo de dos horas.

«Descubrir cómo las lágrimas son capaces de mantener la homeostasis ocular, incluso en diferentes especies y condiciones ambientales, es crucial para comprender los procesos de evolución y adaptación, y es esencial para el descubrimiento de nuevas moléculas para fármacos oftálmicos«, explica Arianne. P. Oriá, de la Universidad Federal de Bahía (Brasil), a ZME Science.

Tratamientos de salud ocular

Las lágrimas desempeñan un papel importante para mantener los ojos sanos. Principalmente, están compuestas de moco, aceite y agua, que se unen para cubrir el ojo previniendo que se seque y suministrando proteínas y minerales cruciales. Las lágrimas también previenen las infecciones y lubrican el ojo, limpiando los desechos. En los humanos, las lágrimas también son una expresión de nuestros estados emocionales.

Miguel Ayuso

Aunque no se conoce ningún otro animal que llore, el nuevo estudio muestra que al menos químicamente hablando, las lágrimas humanas no son tan diferentes de las de reptiles como los caimanes.

Las lágrimas también previenen las infecciones y lubrican el ojo, limpiando los desechos. En los humanos, las lágrimas también son una expresión de nuestros estados emocionales

Según se señala en el estudio, el medio ambiente circundante tiene un impacto importante en la composición de las lágrimas. Debido a que las lágrimas son los fluidos del cuerpo más expuestos al mundo exterior, su composición se modificará fácilmente cuando el ambiente sea alterado, como por ejemplo por la contaminación. Esto puede tener un efecto perjudicial en la salud ocular.

En el futuro, los investigadores planean analizar las lágrimas de más especies, así como ampliar sus conocimientos sobre ellas con el objetivo de desarrollar nuevos tratamientos para los problemas oculares, tanto en humanos como en animales.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar