Viajes

Las plazas más bonitas de Madrid y sus pueblos

Las plazas son por definición un espacio para compartir, para estar, para hacer comunidad. Son lo que hoy un presuntuoso llamaría un meeting point. En las plazas, especialmente en las mayores, pasaba lo importante de la localidad. Sus mercados, ferias, fiestas y, por añadidura, el espacio donde se ubicaban las “oficinas” de los poderes civiles.

En Madrid, en la región, encontramos hermosas plazas. Y unas cuantas. Hemos resumido y apuntamos aquí las que creemos pueden ser las seis mejores o más bonitas. Están, claro, las omnipresentes plazas mayores de Chinchón o Madrid, pero también otras más desconocidas como las de Colmenar de Oreja, Valdemoro o Navalcarnero.

De edificación iniciada en 1676, la Plaza Mayor se constituyó en uno de los magníficos ejemplos de las típicas plazas porticadas castellanas cuando se finalizó en 1794. Integrada en ella se encuentran la Casa Consistorial y del Pósito. Su paño sur da a un majestuoso conjunto arquitectónico conformado por los Jardines de Zacatín, la boca del túnel de piedra del mismo nombre y los abrevaderos. Ha sido el marco de multitud de películas y series televisivas.

La Plaza de la Constitución –construida entre los siglos XVI y XVII- es un ejemplo de la arquitectura castellana con soportales y balconadas de dos cuerpos, excepto en el frente septentrional en que figuran tres. Pasear por el casco antiguo de Valdemoro constituye una magnífica forma de observar otras muestras patrimoniales que reflejan la tradición municipal.

Flanqueada por edificios de tres plantas, esta plaza es el mayor tesoro de Chinchón. Sus calles, con el encanto de lo que fuera una villa siglos atrás, se distribuyen alrededor de la Plaza Mayor, el centro y núcleo importante de la localidad. Su origen es medieval, del siglo XV, y cuenta con 234 balcones denominados “claros”. La Plaza Mayor ha sido centro de numerosas actividades a lo largo de su larga existencia, como fiestas reales, proclamaciones, corral de comedias, corridas de toros, plató de cine, entre otros.

La Plaza de Segovia ha sido y es el centro neurálgico de Navalcarnero. Algunas de las edificaciones que la delimitan debieron de levantarse a lo largo del siglo XVI. Buena parte de ellos cumplían funciones comunales. La casa del concejo o el ayuntamiento es el mejor ejemplo. Junto a ésta se encontraban la cárcel y a pocos metros la casa de las carnicerías y la casa de pastelería y bodegón. En lo puramente arquitectónico, destaca su planta irregular, espaciosa y abierta, su estructura porticada en tres de sus cuatro lados. Es un ejemplo único dentro de la arquitectura popular castellana.

En torno a la Plaza de Cervantes se encuentra el Teatro dedicado al escritor, así como el Ayuntamiento, la Capilla del Oidor, el Colegio de Málaga y el Convento de Santa Úrsula. Alcalá de Henares cuenta con un ingente patrimonio monumental que nos transporta al Siglo de Oro. Por algo es Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se reconoce así el valor del conjunto que forman la Universidad y el recinto histórico, con muestras del arte plateresco, barroco y renacentista.

La Plaza Mayor se ubica en pleno Madrid de los Austrias. Fue encargada por Felipe III al arquitecto Juan Gómez de Mora y se concluyó en 1617, tomando como base la de Valladolid. Desde entonces ha sufrido bastantes trasformaciones debido a sucesivos incendios. Su aspecto neoclásico actual se debe al arquitecto Juan de Villanueva, quien trasformó radicalmente el conjunto. Eso sí, se conservan los edificios de ladrillo, las nueve puertas de acceso, entre ellas el famoso Arco de Cuchilleros, la casa de la Panadería y la estatua ecuestre de Felipe III. Hoy es uno de los lugares más turísticos de Madrid, con sus terrazas dispuestas para los visitantes.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba