Deportes

Las precauciones de Florentino con los fichajes del Real Madrid, ¿del todo a la nada?

En el Real Madrid no tienen ganas de fichajes hasta que no se aclare cuándo y cómo va a acabar una temporada que se irá hasta agosto con la Champions. Podría suceder algo sorprendente. Florentino Pérez plantea no hacer contrataciones y pone en cuarentena los diferentes nombres que le aconsejan para reforzar una plantilla que tiene exceso de jugadores: un total de 37. Para fichar hay que cumplir una serie de reglas: incorporar futbolistas que mejoren lo que hay, que el gasto suponga una inversión y dar salida a los que no encajan en el proyecto. A estos parámetros hay que añadirle el escenario de crisis en el que queda el fútbol como consecuencia de la disminución de ingresos provocados por el coronavirus. Podríamos asistir a algo insólito. Un verano en el que Florentino se niegue a hacer fichajes.

“Hemos hecho los deberes y estamos bien cubiertos”, es la versión del Real Madrid cuando se refieren a los activos del club. Fichar por fichar no entra en los planes de presidente del Real Madrid hasta que no se den por finalizadas las competiciones y se pueda hacer un balance del rendimiento colectivo e individual. El presidente es precavido. Florentino pasaría de veranos, como el del 2009, en el que hizo ocho contrataciones y gastarse casi 255 millones de euros a no abrir la caja. Ese 2009 sacó los cañones con Cristiano Ronaldo (96 millones), Kaká (65), Benzema (35), Xabi Alonso (34,5), Raúl Albiol (15), Álvaro Negredo (5), Arbeloa (4) y Granero (4). Más el fichaje del entrenador chileno Manuel Pellegrini (3 millones de euros). La temporada pasada, cuando fichó a Militao (50 millones), el gasto en contrataciones superó los 1.200 millones de euros en su segunda etapa.

Eden Hazard, con mascarilla y en bicicleta, en un entrenamiento individual. (realmadrid)Eden Hazard, con mascarilla y en bicicleta, en un entrenamiento individual. (realmadrid)Eden Hazard, con mascarilla y en bicicleta, en un entrenamiento individual. (realmadrid)

Del todo a la nada. Del talonario a la austeridad. Es lo que puede suceder en el Real Madrid hasta no tener más certezas de la recesión económica y la realidad del nuevo mercado de fichajes. ¿Cuánto tiempo puede durar esta crisis sanitaria y financiera? ¿Cómo va a afectar a los presupuestos? Hay que profundizar más y también aclarar la situación del innumerable grupo de jugadores que están cedidos, por los que están dispuestos a escuchar ofertas y los que no han demostrado estar al nivel de la exigencia del club. En este último grupo está el delantero Luka Jovic. Es la principal preocupación en el Real Madrid. Qué hacer con el serbio que ha regresado lesionado de su país y plantea incógnitas por sus problemas de adaptación. La principal necesidad está en acertar con un delantero. Durante los dos últimos meses viene sonando el nombre del noruego Haaland, pero el chico tiene claro que su prioridad es jugar con regularidad y en el Madrid no se lo pueden garantizar. Luka Jovic, por el que se pagaron 60 millones de euros, sería el gran beneficiado del ‘cierre’ en el gasto de nuevas incorporaciones.

Aparece en escena el Newcastle

Si el gasto está congelado, el rompecabezas a resolver está en cuántos futbolistas tienen que salir para aligerar la plantilla y de qué manera. En las últimos días llegan informaciones desde Inglaterra de la adquisición (todavía no está aprobada) de un fondo de inversión de Arabia Saudí para comprar el Newcastle y hacer un fuerte desembolso en futbolistas. En este proyecto se sitúa a Gareth Bale como el fichaje estrella y por el que los nuevos dueños pagarían 60 millones de euros. La última palabra siempre la tiene Bale y se conocen las intenciones del galés: quiere apurar su contrato.

Ningún jugador se quiere ir del Real Madrid en estos momentos de incertidumbre. Ni Mariano, que también está lesionado, y cuenta poco para Zidane. El entrenador solo tiene, en estos momentos, a Benzema como atacante. Ni James tiene claro dónde está su futuro. Si al colombiano no le facilitan su salida y elegir su destino (quiere ir al Atlético de Madrid) pondrá obstáculos para apurar, como Bale, su contrato. Hay muchos casos que resolver. Como qué hacer con Brahim Díaz. Otro que se resiste a una cesión y está a la espera de que le den más oportunidades para demostrar que tiene calidad y personalidad para jugar en el Real Madrid. Hay mucha tela que cortar en el Real Madrid antes de plantearse un fichaje que no se tiene nada claro entre los que deben tomar una decisión.

Entre los que deben tomar decisiones importantes está Zidane si tiene claro si cuenta con los cedidos (Ceballos, Achraf, Reguilón y Odrizola). El asunto de Odegaard es un tema diferente que depende del noruego (quiere seguir en San Sebastián) y el acuerdo entre Florentino y Jokin Aperribay. Para poder reconstruir el equipo y dar entrada a todos estos jóvenes tiene que haber huecos en una plantilla que cuenta con veteranos y que tampoco se quieren marchar (es el caso de Marcelo y Modric) y a los que Zidane respeta su status.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba