Vivienda

Las razones por las que estas viviendas de Sanxenxo se están vendiendo hasta en Nueva Zelanda

El mercado inmobiliario está cambiando. Los futuros compradores ponen en valor aspectos que quizá antes no consideraban tan importantes o que su ritmo de vida no les permitía contemplar. El hecho de pasar más tiempo en casa crea nuevas necesidades y cada vez se valoran más los espacios naturales, abiertos y mejor integrados en el entorno. Esto, además, provoca cierta ‘huida’ de las grandes ciudades en beneficio de los núcleos urbanos más pequeños e incluso de las zonas rurales.

En esta transformación, las promotoras han visto cómo el covid-19 afectaba de un modo u otro a sus proyectos inmobiliarios. Es el caso de Foxos, del grupo gallego Arial, 76 viviendas de dos, tres y cuatro dormitorios, de 100 a 180 metros cuadrados, ubicadas en Sanxenxo (Pontevedra): “La promoción estaba proyectada anteriormente, pero la pandemia ha provocado que incidamos muchísimo más en el carácter no vacacional de las viviendas. Los usuarios pueden disfrutarlas todo el año, pudiendo convertirse en una segunda e, incluso, una primera residencia de una manera totalmente normal”, explica Juan Álvarez, CEO de la compañía.

Esta promoción de lujo, en el primer día, logró 30 reservas de un total de 76 viviendas, y hoy estas ya superan el 50%, esperando terminar la campaña en septiembre con un 60% vendidas. Asimismo, durante el mes de agosto, en el ‘showroom’ montado en la parcela recibieron en torno a 600 personas interesadas, tanto nacionales como extranjeras, además de 30.000 visitas a su web. Estos números sorprenden —han llamado la atención incluso de los periódicos regionales—; se trata de una promotora que ha sido que ha sido capaz de atraer público más allá de nuestras fronteras, algo poco habitual en el mercado gallego de segunda residencia.

“En tres clics puedes reservar la vivienda elegida, realizando el pago de un depósito de 5.000 euros mediante tarjeta de crédito”

“Teníamos muy claro que queríamos que la comercialización y las reservas se produjeran íntegramente a través de un sistema ‘online”. Y no solo acciones como la solicitud de cita o que esta sea a través de una videollamada, sino que “la transacción y pago del depósito de la reserva, así como la elección, el pago y la firma del contrato se pudieran realizar de manera totalmente autónoma, a través de la web”, continúa Juan.

La facilidad en el proceso lleva a equiparar la compra de una casa a la de otro producto más mundano, como por ejemplo, una bici. Así, una vez que el interesado ha podido evaluar la información del proyecto y las viviendas que mejor encajan con sus necesidades, “en tres clics puede reservarla, realizando el pago de un depósito de 5.000 euros mediante tarjeta de crédito”, aclara Álvarez. ¿Y qué pasa si el comprador se arrepiente? En palabras del CEO: “Sin problema, porque tiene un plazo de al menos 15 días para solicitar el reembolso. Remitiendo un email con unos datos que le pediremos para comprobar la operación, se procederá al reembolso, a través de la plataforma”. Esto implica que el depósito se devuelve directamente en la tarjeta usada, de forma casi inmediata.

La promoción Foxos Arial. (Cedida)La promoción Foxos Arial. (Cedida) La promoción Foxos Arial. (Cedida)

Una vez pasado ese periodo, se convierte en un contrato estándar con las condiciones de reserva habituales. Eso sí, añadiendo una novedad: “Esos 5.000 euros son un depósito temporal. Cuando se firma el contrato de compraventa, nosotros lo reembolsamos y no es necesario realizar ningún pago por la compra de la vivienda hasta la entrega ante notario de la misma”. La promotora realizará una pignoración del 25% del precio de la vivienda en una cuenta bancaria del comprador, pero el dinero permanecerá en su cuenta en todo momento. Alternativamente, si no se quiere tener esa cantidad bloqueada, se podrá aportar un aval bancario por la misma cantidad.

Gracias al sistema ‘online’, no solo la logística resulta más ágil y eficiente, sino que existe una mayor transparencia en los precios. Según el director general de Arial, “si yo tengo la reserva ‘online’, tengo que tener publicadas todas las viviendas y esos precios publicados tienen que ser reales y equiparables para todas las personas, es decir, el cliente tiene la percepción de que tiene las mismas condiciones que cualquier otro”.

De Sanxenxo a Nueva Zelanda

Esas facilidades y transparencia, unidas a la ubicación y las características propias de la promoción, han llevado a que el perfil de los interesados sea muy variado. No solo han sido nacionales, sino también internacionales. “Hemos recibido reservas desde Nueva Zelanda, Malta, Arabia, Portugal, Francia y Suiza”, comentan desde Arial.

De este modo, los compradores se engloban en tres grupos: personas que residen y viven actualmente en Galicia, fundamentalmente en las zonas urbanas, y que dada la cercanía pueden usar la vivienda con asiduidad, los fines de semana o puentes. Personas procedentes de Madrid, que se compran la casa con el objetivo de disfrutarla en sus vacaciones, pero con un claro interés de pasar temporadas más largas de cara a su jubilación. Y finalmente, españoles residentes en el extranjero, vinculados a Galicia, que gracias al teletrabajo pueden pasar temporadas largas. Al igual que los madrileños, este perfil también piensa en Foxos como su residencia tras su retiro.

Salón de la promoción Foxos Arial. (Cortesía)Salón de la promoción Foxos Arial. (Cortesía) Salón de la promoción Foxos Arial. (Cortesía)

Ningún grupo destaca por encima de otro. Un escenario que el CEO nunca hubiera esperado: “Aproximadamente tenemos un tercio de gallegos, un tercio de mercado de Madrid y un tercio de no residentes. Y se han concentrado en las viviendas de mayor tamaño, privilegio y valor”. El proyecto, por tanto, ha impactado en el segmento más alto.

Viviendas con visitas de A Lanzada

“Pero en realidad todo esto es un instrumento”, según explica Juan, porque ninguno de los compradores se hubiera interesado en la promoción de Foxos si el conjunto (ubicación, diseño, calidad, arquitectura cuidada, etc.) no les hubiera atraído.

El conjunto residencial, diseñado por Carbajo Barrios Arquitectos, está ubicado en Foxos, junto a la playa de A Lanzada, el istmo que une los municipios de Sanxenxo y O Grove. Al levantarse en este entorno privilegiado en las Rías Baixas, con vistas a la ría de Pontevedra, la integración con el paisaje que le rodea es total. Es una edificación sostenible que está desarrollada en alturas de forma irregular, creando volúmenes escalonados que permiten utilizar las cubiertas como espacios exteriores de las viviendas. La madera, el hormigón visto y la vegetación son los tres elementos constructivos predominantes.

Vistas al entorno de Foxos y la ría de Pontevedra. (Cortesía)Vistas al entorno de Foxos y la ría de Pontevedra. (Cortesía) Vistas al entorno de Foxos y la ría de Pontevedra. (Cortesía)

Se trata, además, de viviendas de dos, tres o cuatro dormitorios, con dimensiones de entre los 100 y los 180 metros cuadrados, con terraza o parcela privada y piscina individual en las gamas más altas. Sus interiores, con un estilo limpio y neutro, se llenan de calidez gracias a los suelos de madera. La arquitectura busca en todo momento la fusión con los espacios exteriores a través de sus grandes ventanales. Todas las viviendas están aisladas y acondicionadas para poder ser disfrutadas todo el año. Cuentan con un sistema centralizado de producción de agua caliente, calefacción y aire acondicionado mediante unidades aerotérmicas y paneles solares fotovoltaicos, dotándolas de la máxima calificación energética (A) y certificado de sostenibilidad.

Los precios de las viviendas oscilan entre los 280.000 y los 650.000 euros. Desde la promotora, confirman que el comienzo de las obras está previsto para finales de año, su finalización en 2023 y la entrega en la primavera de 2024.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba