Deportes

Los 111 millones de euros de Lautaro y por qué el Barcelona no quiere pagar la cláusula

En Barcelona dan por hecho el fichaje de Lautaro Martínez, pese a que el Inter de Milán se remita a una cláusula de rescisión de 111 millones de euros. No se van a pagar a tocateja. No está la economía de los clubes para hacer un desembolso de esta envergadura y de golpe. Con los 120 millones de euros de Griezmann ya tuvo dificultades el Barça y no se vivía este escenario de crisis. Hay que trocear los 111 millones.

La estrategia es la misma que se llevó con Antoine Griezmann. Lo primero es ‘firmar’ al futbolista, aunque esta maniobra sea ilegal (como sucedió con el precontrato que el francés negoció a espaldas del Atlético de Madrid). Las cifras que se han filtrado son las de un excelente contrato para el delantero argentino. De 2,5 millones de euros pasaría a tener un sueldo de 7 millones de euros netos y un contrato de cinco años de duración. Un acuerdo imposible de rechazar para un chico que tiene más alicientes que lo económico. Jugar con Messi y la promesa de que será el delantero que tiene que coger el relevo de Luis Suárez tiene todos los atractivos.

Messi y Lautaro en un partido con la Selección de Argentina. (Efe)Messi y Lautaro en un partido con la Selección de Argentina. (Efe)Messi y Lautaro en un partido con la Selección de Argentina. (Efe)

Lo segundo en la estrategia del Barcelona, como hizo con Griezmann y provocó un gran malestar en el Atleti, es dejar que pasen los días. El fichaje acabará cayendo, de una forma u otra, con dinero, variables e, incluso, metiendo algún jugador. Esto último no es tan sencillo. Cualquiera de los descartes (Coutinho, Rakitic, Arthur, Arturo Vidal…) querrán elegir su destino y mejorar en lo económico si tienen que cambiar de aires. En Barcelona insisten que el próximo mercado se modificará con la crisis económica que provoca el coronavirus y en las operaciones veremos trueques, canjes, intercambios o tácticas para abaratar las negociaciones. En cualquier caso, este tipo de acciones tienen dificultades porque depende de la postura que adopten los descartados.

La apuesta de Bartomeu

Las primeras reacciones han sido de rechazo. Ni Coutinho, Arthur, ni Rakitic y tampoco Arturo Vidal quieren que les utilicen como moneda de cambio. Cada uno tiene sus circunstancias y para dar el paso de salir del Barcelona tienen que estar muy convencidos. Si les merece la pena cambiar de país y marcharse a un equipo con menos aspiraciones deportivas y sin una gran mejora de contrato.

El Barcelona tiene avanzado el fichaje de Lautaro. Sin resolver la fórmula de pago y cómo ejecutará las salidas. Tiene que cumplir con el límite salarial y el coronavirus ha dejado en evidencia las tensiones de su tesorería. Lautaro llegará, de una manera u otra, porque Bartomeu necesita un fichaje de campanillas para su última temporada como presidente. Dudo que el Inter se ponga tan firme como el Atleti cuando Miguel Ángel Gil Marín exigió la cláusula de los 120 millones de euros y dejó en evidencia a Griezmann y el Barcelona con comunicados y denuncias.

Los 111 millones de euros de la cláusula de Lautaro tienen fecha de caducidad. En la segunda quincena de julio, como informa Mundo Deportivo, se extinguen del contrato. Será el momento en el que el argentino pueda presionar con todo ese tipo de reacciones a las que nos tienen acostumbrados los futbolistas cuando quieren cambiar de club. Lautaro dirá que necesita nuevos retos, que quiere crecer en otro equipo y que no puede dejar pasar el tren del Barcelona. El Inter tendrá que abrirse a negociar y esos 111 millones de euros se convertirán en 70 u 80 más variables. A la espera de poder encajar algún jugador.

Lautaro frente a Lenglet en un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (Efe)Lautaro frente a Lenglet en un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (Efe)Lautaro frente a Lenglet en un partido contra el Barcelona en el Camp Nou. (Efe)

“No negociamos. Hay que pagar la cláusula”, es la contestación que da el director deportivo del Inter de Milán, Piero Ausilio, a la ofensiva del Barcelona. La realidad es que en Italia están muy interesados en negociar porque conocen que Lautaro quiere irse y el mercado entra en recesión con la crisis provocada por el coronavirus. Pocas operaciones veremos de más de 50 millones de euros. Lautaro Martínez será una de ellas.

Bartomeu juntará a Griezmann y Lautaro con Messi. El presidente del Barcelona pretendió dar un golpe en la mesa con el bombazo de Griezmann y todavía no sabemos si el francés alcanzará el nivel de superstrella en el Barcelona. Se lo avisaron a Antoine. Con Messi iba a ser uno más y si se quedaba en el Atleti habría sido el referente. Pero Bartomeu tiene algo de seductor y peleón cuando entra en otra negociación que sobrepasa los 100 millones de euros. Convenció a Griezmann y ahora a Lautaro. No le valió para sacar a Neymar del Paris Saint Germain.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba