Viajes

Los 6 planes culturales de Mallorca que no te puedes perder este verano

Tradición y música inundan la isla mallorquina con la llegada de la época estival haciendo de estos eventos el complemento perfecto para deleitarse de todo lo que Mallorca tiene para ofrecer. Festivales de música, conciertos en castillos o marchas nocturnas para llegar al Monasterio de Lluc, son solo algunos de los planes imprescindibles para todo aquel que quiera sumergirse en la cultura de la tierra.

Más de 800 artistas han interpretado su música en el Claustre de Sant Domingo de Pollença durante los 60 años que se lleva celebrando este festival. Referente cultural y cita ineludible para todos los amantes de la música de primer nivel, la localidad de Pollença alberga durante las noches de verano.

Iniciado en 1995, este Festival de Jazz presenta un programa completo de conciertos y actividades complementarias durante cinco días donde se unen gastronomía y música en las calles de Sa Pobla. Encabezado por artistas de renombre internacional y nacional, esta tradición busca ofrecer una experiencia única dentro de los eventos culturales de la isla mallorquina.

Otro de los clásicos del calendario de eventos culturales del verano mallorquín es el concierto Torrent de Pareis. Esta actuación al aire libre se nutre de la belleza del entorno, situado al noroeste de la Sierra de Tramontana, y a la acústica del lugar para acoger uno de los conciertos más espectaculares de la época estival.

El emblemático Castillo de Bellver es uno de esos lugares privilegiados que se convierten en escenario musical y artístico aprovechando las cálidas noches de verano. Los ‘Conciertos de Verano en Bellver’ tienen en esta fortificación gótica del siglo XIV.

Valldemossa ve pasar por sus escenarios pianistas de gran prestigio y estrellas emergentes interpretando las grandes obras de Chopin. Unos conciertos que están acompañados de exposiciones de arte y otras actividades.

La Marcha del Güell a Lluc a pie es otra de las tradiciones de la isla durante la época estival. Esta ruta parte de la plaza Güell, en la antigua ubicación de un bar de mismo nombre, hasta el Monasterio de Lluc, en el centro de la Sierra de Tramontana y 46 kilómetros son los que separan estos dos puntos que se recorren durante la noche.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba