Deportes

Los celos de Varane de Sergio Ramos y cómo el capitán hace valer sus 100 goles

Un defensa tiene que evitar que al equipo le marquen goles y lograr que reciba la menor cantidad de ocasiones posible. Y un delantero tiene que encargarse de marcar la máxima cantidad de goles y generar todo el peligro posible. En Sergio Ramos, se da una circunstancia especial. Es el líder de la defensa del Real Madrid para Zidane y también de la Selección española para Luis Enrique, y asume un papel en ataque importante cuando el equipo está en apuros y hay que apelar a la heroica. Los dos entrenadores le dan libertad para que ataque el área del rival. Esta relevancia ha llegado tan lejos que en el partido contra el Inter de Milán, el sevillano logró un registro para la historia. Marcó el segundo gol del equipo, de cabeza tras un saque de esquina, y llegó a los 100 goles en partidos oficiales con el Real Madrid. Florentino Pérez bajó al vestuario y le hizo entrega de la camiseta conmemorativa.

El capitán y la zona noble del Real Madrid sacan pecho por el registro goleador del central, pero no se puede obviar la fragilidad en defensa que sufre el equipo de Zidane, de la que no se libran ni Sergio Ramos ni su acompañante Raphael Varane. Mientras Ramos está de celebraciones, Varane no quiere saber nada de fiestas. El francés parece enfadado, molesto con los que critican sus fallos y ahora dicen que la defensa del Real Madrid es peor cuando no está el capitán. El día antes del partido contra el Inter de Milán, Varane compareció en la sala de prensa y se le preguntó por este asunto. La respuesta fue contundente: “Sergio Ramos me hace mejor a mí y yo a él”. Al francés le incomodó la pregunta y se hizo valer.

Ulises Sánchez-Flor

En la comparación entre Ramos y Varane, lo habitual es que salga perdiendo el francés, y lo que no le gusta es que los errores de Ramos se minimicen y los suyos se consideren de bulto. Varane puede tener celos de Sergio Ramos cuando se habla de la seguridad que da el capitán al equipo y la dependencia que tienen el resto de jugadores. Cuando ha faltado Sergio Ramos, se han producido derrotas y batacazos importantes. Se habla mucho de la eliminación contra el Ajax en el Bernabéu y la derrota de este verano en el campo del Manchester City, en un partido desgraciado del francés.

Los fallos que se le perdonan al capitán

A Sergio Ramos, por su carisma, porque tiene mejor prensa y también porque Zidane hace todo lo posible por elogiarlo, se le perdonan más los errores que a Raphael Varane. Esto es molesto para el francés, que se ha atrevido a reivindicar su categoría y trayectoria en el Real Madrid y como campeón del mundo con la selección de Francia. No es plato de buen gusto que se hable de un Real Madrid que es más vulnerable en defensa cuando no juega Sergio Ramos, y ese debate se ha ido calentando más esta temporada tras la derrota del Real Madrid contra el Shakthar Donetsk. Ese día, jugaron Varane y Militao. La conclusión es que el equipo fue un caos defensivo y no estuvo bien coordinado en los movimientos de ambos centrales. En el partido siguiente, se destacó el penalti de Lenglet a Sergio Ramos, pero pasaron a un segundo plano jugadas como la del recorte de Messi al capitán y el gol que evita Courtois.

Nadie le puede quitar a Sergio Ramos el mérito de haber marcado 100 goles con el Real Madrid y entrar en un club selecto en el que solo están 19 futbolistas. Es el único defensa puro que llega a esta cifra. El otro es Fernando Hierro, pero el malagueño tuvo una etapa en su carrera en que jugó como centrocampista y era más ‘llegador’. Lo de Ramos es admirable y por ello presumen en el Real Madrid y produce satisfacción en Florentino Pérez para bajar al vestuario y hacerle entrega de la camiseta.

Sergio Ramos persigue a Lautaro en el partido contra el Inter de Milán. (EFE)Sergio Ramos persigue a Lautaro en el partido contra el Inter de Milán. (EFE)Sergio Ramos persigue a Lautaro en el partido contra el Inter de Milán. (EFE)

Desbancar a Sergio Ramos de la defensa no es un asunto fácil y lo están comprobando tanto Varane como Militao. Los dos lo tienen que hacer perfecto, no cometer ni un solo error y transmitir la máxima seguridad para que no se hable de la ausencia del sevillano. Conocen el trato de favor, si se puede llamar de esta manera, o la benevolencia con el capitán. Valoran su trayectoria, profesionalidad, entrega y liderazgo. Incluso su capacidad para hacer goles. Muchos de ellos de penalti, donde se muestra infalible (lleva marcados 25 de forma consecutiva). Pero Sergio Ramos también estuvo en la derrota contra el Cádiz en la Liga y vivió el sufrimiento para sacar un empate contra el Borussia Mönchengladbach. Sale en la foto de los errores defensivos.

El partido contra el Inter de Milán, con la pareja Ramos-Varane, evidenció la pérdida de solidez, velocidad y contundencia en defensa que tiene el Real Madrid. También la descoordinación entre los centrales. Los dos llegaron tarde a la acción del primer gol. Ninguno tuvo anticipación en el taconazo de Nicolo Barella, marcado por Ramos, y el remate de primeras de Lautaro, seguido por Raphael Varane. Sin Lukaku, el goleador del equipo italiano y poderoso en el juego físico, los centrales del Real Madrid padecieron un sufrimiento. Pero es mejor quedarse con el gol 100 de Sergio Ramos. “Ahí están los 100 goles, a ver quién los iguala”, bromeó Ramos en ESPN. El asunto es más serio cuando él mismo reconoce que “cada día esto está más igualado y es difícil defender equipos con tanto talento técnico. Trabajamos para volver a esa contundencia”.

El interés está centrado en saber si Sergio Ramos podrá renovar su contrato, que acaba esta temporada, y es mejor destacar lo bueno, como sus goles, y el liderazgo antes que lo malo. Zidane le echa un cable y dice que no tiene dudas de que va a seguir porque se lo merece. Sergio Ramos hace valer esos 100 goles y los que le queden por marcar, porque ha asumido un papel demasiado importante en ataque cuando el equipo está perdiendo seguridad defensiva. Esto es lo más importante y lo esencial, porque el Real Madrid lleva siete goles encajados en tres partidos de la Champions. Son muchos. En los 10 partidos de la temporada, ha recibido 12 goles. Courtois, al que no se le puede reprochar nada en la seguridad defensiva, ha dejado la portería a cero en tres partidos. Lo importante, por lo tanto, es que el rendimiento de la pareja Ramos-Varane y Militao, cuando le toque jugar, crezca en defensa. El equipo se ha malacostumbrado a los goles de Sergio Ramos.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba