Deportes

Los correos que demuestran que un ‘negro’ le hizo el trabajo fin de máster a Aganzo

Tal y como informamos en ‘El Confidencial’ el 14 de octubre de 2018, el actual presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), David Aganzo, obtuvo el diploma del Máster de Entrenador de Fútbol sin cumplir con los requisitos mínimos de asistencia a clase, el 75%. Varios compañeros suyos que acudieron a todas las clases aseguraron que apenas estuvo en la inauguración y a la clausura de este máster organizado por la Fundación y el Comité de Entrenadores de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y validado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC).

Según informaciones contrastadas, Aganzo recogió el título menos de una semana antes de ser elegido presidente de AFE, aunque estaba claro que iba a serlo pues así lo había dejado dispuesto su antecesor, Luis Rubiales, el sindicalista que dio el salto a la patronal en sustitución de Ángel María Villar y avalado por la mayoría de los imputados en la misma causa que el expresidente. La parte presencial del máster constaba de 120 horas en 15 sesiones diferentes, la mayoría de ellas los martes de diez de la mañana a siete y media de la tarde, aunque solo se confirmó totalmente su presencia en dos de esas clases. La primera edición de este curso universitario se celebró en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas entre el 22 de noviembre de 2016 y el 18 de junio de 2017, con 33 profesores y un coste de 4.000 euros.

Kike Marín

«Él está muy tranquilo. No ha faltado a la verdad, hizo lo que le dijeron que tenía que hacer», explicaron a la agencia ‘EFE’ fuentes del citado sindicato, las mismas que aseguraron que su presidente «hizo los trabajos que se le exigieron» y «realizó el trabajo fin de máster universitario de entrenador, para cuyo título no se exigió un porcentaje mínimo de asistencia presencial». Esto último es completamente falso y basta con revisar los requisitos del máster en cuestión para comprobarlo.

Pero, del mismo modo que quedó demostrado que Aganzo no cumplió los requisitos mínimos de asistencia, ahora también existen pruebas de que le echaron una mano con los trabajos que tenía que entregar para obtener el título, entre ellos el que desde el sindicato que preside aseguraron que había hecho. Lo que en trabajos literarios se entiende por un ‘negro’, es decir, la persona que trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro.

Trabajo que lleva la firma de Aganzo, pero que se lo enviaron hechoTrabajo que lleva la firma de Aganzo, pero que se lo enviaron hechoTrabajo que lleva la firma de Aganzo, pero que se lo enviaron hecho

Recibió los trabajos en pdf y por email

Así, el martes 16 de mayo de 2017, el presidente de AFE recibió un email con el asunto era ‘Progresión metodológica Máster Entrenadores’, un pdf adjunto y un mensaje que decía lo siguiente: «Figura, aquí tienes un ejercicio que tienes que entregar como muy tarde mañana. Tienes que hacer además otro de la charla psicóloga Oña, pero no puedo hacértelo». Y acababa con un «sigo sumando la cuenta» con el que, salvo que se trate de un comentario irónico, da a entender que el remitente no hacía el trabajo precisamente gratis.

Tras asistir a la primera clase, a la segunda (29 de noviembre) ya no fue. Ese día se encontraba fuera de Madrid y durante el horario lectivo difundió varios mensajes de Twitter. A la tercera (13 de diciembre) no asistió al estar de viaje con el ahora presidente de la RFEF. La cuarta clase, celebrada el 17 de enero de 2017, tampoco contó con la presencia de Aganzo, pues a la misma hora estaba participando en un programa de radio en la Universidad Europea de Madrid.

Tal y como puede comprobarse en la web de la RFEF, el martes 7 de febrero «en el Máster Universitario para Entrenadores en Fútbol que organiza la Fundación RFEF junto a la Universidad Rey Juan Carlos intervino la psicóloga María Ruiz de Oña, reconocida profesional del sector con experiencia en equipos de élite de la talla del Athletic Club y que ha desmenuzado conceptos en torno al liderazgo». Ese día Aganzo sí asistió a clase, de ahí que su contacto le dijera que el trabajo sobre la charla lo hiciera él. También está confirmado que faltó a las de los martes 7 y 28 de marzo. Quizás estuvo en la del 4 de abril, aunque no se puede asegurar. Eso sí, el martes 18 de abril no asistió a la décima, pues estuvo visitando a la plantilla del Deportivo. En esos momentos, con cuatro faltas, ya no podría haber obtenido el título.

Proyecto fin de máster con la firma de AganzoProyecto fin de máster con la firma de AganzoProyecto fin de máster con la firma de Aganzo

Pero hay más con respecto a los trabajos. El miércoles 19 de julio de 2017, a las 11:37 horas, David Aganzo recibe otro email con el asunto es ‘Proyecto fin de máster’, en el que su interlocutor le escribe: «Espero que te sirva. Por cierto, me han faltado datos». Junto a este mensaje se adjunta un pdf con el documento correspondiente a ese proyecto fin de máster que, en contra de lo que señalaron fuentes de la AFE, su presidente no hizo, sino que, al menos en una gran parte, se lo hicieron, por más que llevara su nombre.

«Tengo claro lo que hice y tengo claro que fui a clase», respondió David Aganzo con casi cuarenta días de retraso a una pregunta sobre ese máster de fútbol que, como informamos en El Confidencial, se sacó de manera irregular. En una entrevista concedida al diario ‘AS’ con motivo de su primer año al frente del sindicato mayoritario, su todavía presidente dijo que «aprendí muchísimo, pero los temas políticos aparecen en muchas circunstancias», en referencia a Cristina Cifuentes, la presidenta de la Comunidad de Madrid que se vio envuelta en un máster de la Universidad Rey Juan Calos, aunque, a diferencia suya, ella sí dimitió.

Trabajo fin de másterTrabajo fin de másterTrabajo fin de máster

Que Aganzo dijera en aquel momento que «la RFEF puede decir que lo hice», cuando sabido era quién la preside y quién era directivo entonces, fue normal. Aunque, claro, esas circunstancias han cambiado y ahora no descarten que, una vez confirmadas las nuevas irregularidades, le retiren el título. «Se trata de un curso de 300 horas que realiza la RFEF en sus instalaciones. Nosotros avalamos el contenido académico. Los detalles sobre profesores y alumnos corresponden a la RFEF». Así, sin dar ningún valor a sus propios máster, se desmarcaron desde la Universidad Rey Juan Carlos. Si, tal y como prometieron, abrieron una investigación, aún estamos esperando sus resultados.

Lo curioso es que Aganzo se permitió afirmar que «este tema no lleva a ningún sitio». Es decir, el mismo argumento peregrino de su entonces amigo y padrino, el innombrable presidente de la RFEF con el que ahora se lleva mal, cuando le preguntaron por su título universitario, el cual está bajo sospecha porque cuando cursó la carrera de Derecho en Elche vivía en Madrid y de hecho también cobraba de AFE para pagarse el alojamiento en la capital.

De momento, y mientras en el sindicato mayoritario toma cuerpo la moción de censura para derrocar a un presidente que hace tiempo que debió dimitir, Aganzo también está pendiente de la denuncia que Futbolistas ON, el otro sindicato que poco a poco se va ganando el respeto y la confianza de los y las futbolistas, le puso en el Juzgado número 4 de Alcobendas por presunta apropiación indebida de documentación y tácticas mafiosas. Después de conocer y poder demostrar cómo se sacó un máster de entrenador de fútbol, nada menos que de la RFEF y de la Universidad Rey Juan Carlos, como para no pensar mal de él…

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar