Deportes

Los partidos clave de España en la década de 2010 (Parte 1)

Vicente del Bosque continua el glorioso camino emprendido por Luis Aragonés. Tras una primera fase discreta, España recupera su nivel y avanza firme en el Mundial de 2010. El tanto de Villa a Portugal, el penalti de Cardozo parado por Casillas y el cabezazo de Puyol ante Alemania marcan el camino a la gran final. Holanda es la última víctima. Otra acción milagrosa de Iker y el inolvidable gol de Iniesta otorgan a España su primer título mundialista. La Eurocopa de 2012 también es para la Selección. De nuevo le cuesta superar la fase de grupos, pero otra vez alcanza la final, donde juega su mejor partido. Arrolla a Italia y consigue la triple corona. Hasta aquí llega la época dorada. La derrota contra Brasil en la final de la Confederaciones de 2013 y el fracaso mundialista en 2014, donde no pasa de la fase de grupos, vaticinan un fin de ciclo que se confirmará con las eliminaciones en octavos de final en los dos siguientes torneos: Eurocopa 2016 y Mundial 2018.

Villa tumba a Portugal en octavos con su gol

La Roja realiza un gran encuentro en octavos tras una primera fase bastante discreta. La entrada de Llorente en la segunda mitad resulta determinante. Villa anota el único gol del partido al aprovechar un pase de Xavi con el tacón.

La Selección recupera contra Portugal su nivel, tras una primera fase discreta (perdió en el debut ante Suiza y pasó apuros para clasificarse). La mejoría coincide con el mejor partido en el torneo hasta ese momento de Xavi. El de Terrasa se adueña del choque y el trivote dispuesto por Queiroz (con Pepe de mediocentro acompañado por Tiago y Meireles) no es capaz de controlarle en ninguna fase del encuentro.

España sale muy intensa y a los siete minutos ya ha disparado tres veces a puerta, aunque con un Eduardo inspiradísimo que evita el gol. A pesar del dominio español, el 0-0 no se mueve en el primer tiempo. Con este panorama, Del Bosque intenta cambiar el rumbo del partido. Llorente sustituye a Torres, que había estado gris, y funciona. El delantero riojano fija a los centrales, se asocia a la perfección con los jugadores de segunda línea y le da a la Selección española los espacios que necesitaba para desplegar su juego de toque cerca del área rival. Así llega la jugada del gol, que nace en Xabi Alonso, el balón pasa cerca de Llorente y llega a Iniesta, que realiza el pase en profundidad, Xavi la prolonga de tacón y Villa remata dos veces hasta conseguir batir a Eduardo para hacer el 1-0 definitivo.

La victoria desata la euforia y La Roja vuelve a ser favorita para el título. “Hemos sido fieles a nuestro juego y hemos seguido tocando hasta que ha llegado la ocasión del gol”, afirmará Villa tras el partido. La Selección supera la eliminatoria trampa contra Portugal. Las puertas de la gloria comienzan a abrirse para los de Del Bosque.

  • España: Casillas; Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Busquets, X. Alonso (93’ Marchena); Iniesta, Xavi, Villa (88’ Pedro); Torres (58’ Llorente). (Entrenador: Del Bosque)
  • Portugal: Eduardo; R. Costa, Carvalho, B. Alves, Coentrao; Tiago, Pepe (72’ P. Mendes), Meireles; Cristiano, H. Almeida (58’ Danny), Simao (72’ Liedson). (Entrenador:Queiroz)
  • Árbitro. H. Baldassi, argentino. Expulsó con roja directa a Ricardo Costa (89’). Amonestó a Xabi Alonso (74’) y Tiago (80’).

En el minuto 63 llegó el momento decisivo del encuentro. Hasta entonces, el portero Eduardo había estado inmenso. Villa necesitó dos remates para poder batirle, pero finalmente lo logró. España aguantó el 1-0 hasta el pitido final y pasó de ronda.

Casillas para un penalti a Cardozo en cuartos

España llega a cuartos de final del Mundial de Sudáfrica 2010 como favorita frente a Paraguay. Pero La Roja tiene un partido gris. La cosa se complica aún más con un penalti cometido por Piqué, pero Casillas para el tiro de Cardozo y evita el susto.

La Selección llega a cuartos de final en un ambiente eufórico. El obstáculo más complicado (Portugal, en octavos) había sido superado, Brasil estaba eliminada y en cuartos espera Paraguay, una selección que, sobre el papel, parece bastante inferior. Hasta ahí la teoría, porque la práctica es bien distinta. Los paraguayos, dirigidos por Tata Martino, plantean un encuentro muy serio, asfixiando a los centrocampistas españoles y llevando el juego a su terreno. Con un empate sin goles se llega al descanso. Tras la reanudación, Del Bosque busca cambiar las cosas dando entrada a Fàbregas por Torres. España mejora, pero las cosas se complican definitivamente. En el minuto 57, tras un córner, Piqué agarra descaradamente a Cardozo y el colegiado Batres señala penalti. Todos los fantasmas que parecían espantados tras la tanda de penaltis contra Italia de la Eurocopa de 2008 reaparecen. De golpe y en el momento menos indicado. Pero Casillas le detiene la pena máxima a Cardozo, despejando la maldición. Xabi Alonso también falla desde el punto fatídico. Tensión. Pero en el minuto 83, Villa resuelve: marca y mete a España en semifinales.

Iker compartirá posteriormente el protagonismo de su intervención: “Reina me avisó por dónde tiraría Cardozo el penalti. Y acertó”. Ese mismo año, en un Benfica-Liverpool de Europa League, el punta guaraní había batido dos veces al meta suplente español desde el punto de penalti por el mismo lado. Así que lo tenía claro. De ahí su aviso. Sea como fuere, lo importante es que no entró. Casillas no detenía solo un penalti sino que revocaba una maldición que duraba décadas.

  • Paraguay: J. Villar; Verón, Da Silva, Alcaraz, Morel; Santana, V. Cáceres (84’ Barrios), E. Barreto (64’ Vera), Riveros; Cardoz, Valdez (72’ Santa Cruz). (Entrenador: Martino)
  • España: Casillas; Ramos, Puyol (84’ Marchena), Piqué, Capdevila; Busquets, X. Alonso (75’ Pedro); Iniesta, Xavi, Villa; Torres (56’ Fàbregas). (Entrenador: Del Bosque)
  • Árbitro. C. Batres, guatemalteco. Amonestó a Piqué (57’), V. Cáceres (59’), Alcaraz (59’), Ramos (63’), Morel (71’) y Santana (88’).

Casillas aparece para salvar a España y añadir un nuevo milagro a la lista. Cuando todos los fantasmas de los cuartos planean sobre el ambiente, Iker detiene un penalti lanzado por Cardozo, logrando que la Selección recuperase la autoestima. Al final del encuentro quiso compartir su protagonismo con Reina, por apuntarle por dónde lo tiraría.

Puyol vuela y mete a España en la final del Mundial 2010

El sueño de proclamarse campeones del mundo seguía vivo. Tras los encuentros ante Portugal y Paraguay llega otro ‘miura’: Alemania. Quedaba un partido, 90 minutos, todo un mundo por delante, para intentar conseguir un reto inigualable.

Estaba siendo una exhibición. Una avalancha de juego primoroso, toque, técnica, clase, paciencia, inteligencia y buen gusto. Pero sin haber logrado un gol que permitiera a España soñar con alcanzar la gloria: disputar el partido final de un Mundial de Fútbol no sucede todos los días. El rival, Alemania. La vieja Alemania. La nueva Alemania, que ha superado a rivales como Argentina e Inglaterra.

Hasta que llega el momento clave. Minuto 73. Xavi ejecuta un saque de esquina desde la banda izquierda del ataque español. El menudo centrocampista sitúa el esférico a la altura del punto de penalti, Piqué frena a Khedira, y de la nada aparece Puyol para rematar con toda su furia. El balón, tras un segundo de incertidumbre, acaba en el fondo de la portería alemana. Un ‘¡Gooool!’ enérgico sacude todo el país. Un gol de furia. De raza. De la vieja escuela. De la España de siempre, extraído de la estrategia del Barça. España acaba de asegurarse la victoria.

El sueño de disputar la final se acerca cada vez más. Ya en el minuto 14 de partido había avisado el mismo Puyol con un remate tras saque de esquina que se había marchado alto. A la segunda no erró el remate. “Es nuestra gran ocasión. Tenemos que darlo todo”, había dicho días antes. Luego pasaría revista ante la prensa. Sus palabras fueron humildes: “No estoy habituado a vivir esos momentos. Lo que hice fue dedicarme a defender para mantener nuestra portería a cero y dar el último paso para jugar el partido más importante del fútbol español”. Y él, Puyol, lo había dado todo.

  • Alemania: Neuer; Lahm, Mertesacker, Friedrich, Boateng (52’ Jansen); Schweinsteiger, Khedira (81’ M. Gómez); Trochowski (62’ Kroos), Özil, Podolski; Klose. (Entrenador: Löw)
  • España: Casillas; S. Ramos, Puyol, Piqué, Capdevila; Busquets, X. Alonso (92’ Marchena); Pedro (85’ Silva), Xavi, Iniesta; Villa (81’ Torres). (Entrenador: Del Bosque)
  • Árbitro. Viktor Kassai, húngaro. Sin amonestados.

Carles Puyol, con este espléndido remate de cabeza, certificó el triunfo español ante Alemania en las semifinales y el acceso a la final del Mundial de Sudáfrica 2010. El defensa hizo vibrar a toda España al lograr una gesta que después tendría colofón…

¡¡España es campeona del mundo!!

“Una final de la Copa del Mundo no se juega todos los días, pero estos jugadores son campeones y saben jugar finales”. La frase de Del Bosque antes del último partido del Mundial 2010, resumía el carácter ganador de este grupo de futbolistas.

El primer Mundial celebrado en África tenía finalistas: España y Holanda. Dos países que tocaron el cielo con su gusto por un juego paciente (los primeros) y alegre y vistoso (los segundos). España era la vigente campeona de Europa. A Holanda siempre se le exige más después de la explosión del ‘Juego Total’ que practicaba en la década de los 70, cuando alcanzó dos finales consecutivas de Mundiales (1974 y 1978), y tras la conquista de una Eurocopa (1988) gracias a una selección extraordinaria de jugadores (Van Basten, Gullit, Rijkaard…). Se preveía un partido bonito, dinámico, alegre. Pero lo que pasa es todo lo contrario: los holandeses se olvidan de su estilo elegante, y salen decididos a no dejar jugar a los españoles. Cometerán 28 faltas en los 120 minutos del encuentro. Y alguna entrada resulta bastante violenta, como el rodillazo de De Jong a Xabi Alonso en el pecho.

España desarrolla su juego mejorado conforme avanzó el encuentro. Pero los holandeses ahogan las pretensiones españolas. Entonces aparece el ángel bajo palos: Casillas salvó un mano a mano ante Robben que pasará a la historia, desviando el balón con un pie en su salida. El partido acaba sin goles. La prórroga se disputa igual que los primeros 90 minutos de juego. Nervios, garra, lucha, ocasiones… Cuando todo apunta a la tanda de penaltis, una rápida jugada acaba con un pase de Cesc a Iniesta, éste controla con la derecha y bate a Stekelenburg con un disparo fuerte y cruzado. “Os vamos a hacer felices”, aseguraba el propio Iniesta días antes. Y él lo consiguió. Marcó el gol más grande que jamás vivió España.

  • Holanda: Stekelenburg; V. der Wiel, Heitinga, Mathijsen, Gio (104’ Braafheid); Van Bommel, De Jong (98’ V. der Vaart); Robben, Sneijder, Kuyt (70’ Elia); Van Persie. (Entrenador: V. Marwijk)
  • España: Casillas; Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila; X. Alonso (86’ Cesc), Busquets; Pedro (59’ Navas), Xavi, Iniesta; Villa (105’ Torres). (Entrenador: Del Bosque)
  • Árbitro. Webb, inglés Expulsó a Heitinga por doble amarilla (109’). Amonestó a Van Persie (15’), Puyol (16’), Van Bommel (22’), Ramos (23’), De Jong (28’), Gio (54’), Capdevila (67’), Robben (84’), V. der Wiel (111’), Iniesta (117’), Mathijsen (117’) y Xavi (121’).

No pudo hacer nada Van der Vaart por evitar el disparo cruzado de Iniesta a la red. El jugador manchego tuvo tiempo para posicionarse con equilibrio y estilo, disparando fuerte y directo a la red de Holanda. Una imagen en la retina de todos los españoles.

La Roja luce por primera vez ante México la ansiada estrella

España jugó en el Estadio Azteca su primer encuentro con la estrella de campeón en el pecho. Lo hizo sólo un mes después de ganar el Mundial y muchos jugadores llegaron fuera de forma, pero sacaron orgullo para salvar la imagen con un empate

La Selección disfruta en México por primera vez de algo que perseguía desde hacía décadas: lucir una estrella de campeón del mundo en el pecho conseguida en Sudáfrica un mes antes. Portarla significa respeto. España lo sabe bien, tras años mirando con sana envidia las camisetas de Brasil, Alemania o Italia. Es sólo una estrella bordada encima del escudo, pero el significado va mucho más allá. Las selecciones rivales nunca miran igual a alguien que la luce.

El partido ante México llega sólo un mes después de la final de Sudáfrica y esto perjudica claramente al rendimiento de los campeones. Los futbolistas convocados que estuvieron en el Mundial llegaron prácticamente sin entrenamientos de pretemporada en sus piernas (los del Barcelona ni siquiera se habían incorporado a su club). La forma física no es la adecuada, pero está en juego el prestigio. Es una de las obligaciones que conlleva lucir la estrella: defenderla. Todos quieren ganar al campeón y México, en el Azteca, no iba a ser menos.

El comienzo hace temer lo peor. A los 11 minutos, los mexicanos se adelantan con un gol de Chicharito Hernández. Las llegadas a la portería de Casillas son constantes. México hace valer su mejor momento físico y España mantiene la posesión, pero sin profundidad ni chispa. Con falta de entrenamientos, en definitiva. Sin embargo, en el tramo final, los campeones tiran de orgullo y en el tiempo de descuento Silva pone las tablas en el marcador. Un empate que sabe a victoria y, sobre todo, mantiene intacto el brillo de la estrella.

  • México: Ochoa (56’ Corona); Juárez, Moreno (65’ López), Rodríguez, Salcido; Giovani (65’ Hernández), Márquez (57’ Aguilar), Torrado, Guardado (69’ Pinto); Vela (57’ Esqueda), Chicharito (46’ Barrera). (Entrenador: Meza)
  • España: Casillas (46’ Valdés); Arbeloa, Puyol (46’ Ramos), Marchena (66’ Piqué), Monreal; Busquets (62’ Xavi), Bruno (71’ Pedro); Cazorla, Fàbregas (46’ X. Alonso), Mata (46’ Silva); Llorente (46’ Navas). (Entrenador: Del Bosque)
  • Árbitro. Roberto Moreno, panameño. Amonestó a Márquez (26’), Busquets (41’), Fábregas (41’) y Puyol (45’).

España luce contra México la estrella sobre el escudo por primera vez en su historia. El Azteca recibe con una ovación a los campeones del mundo.

Xavi llega a los cien y Villa supera a Raúl como artillero

Xavi, pieza clave del tiqui-taca, jugó su partido cien con España ante la República Checa. En el mismo choque, Villa anotó un doblete y superó a Raúl como máximo goleador de la historia de la Selección española, con 46 dianas.

El pilar del tiqui-taca llega a los cien partidos. Xavi Hernández, la pieza sobre la que giraba el juego de la Selección campeona de Europa y del Mundo, alcanza esta cifra redonda en un duelo ante la República Checa, correspondiente a la clasificación para la Eurocopa de 2012.

El Nuevo Estadio de Los Cármenes luce precioso. Granada se ha vestido de gala para recibir a La Roja, que acumula 17 partidos seguidos con victoria en fases de clasificación para Eurocopa y Mundial, y los checos son un conjunto venido a menos. Todo hace presagiar una fiesta para celebrar el centenario de Xavi. Pero Plasil se cuela como invitado sorpresa y bate a Casillas a los 29 minutos con un potente zurdazo desde fuera del área. Con el gol, los checos se encierran atrás y el partido se pone cuesta arriba para España. Hasta que Villa decide robarle el protagonismo a Xavi y asume el rol de actor principal. El Guaje llevaba varios partidos buscando el gol que le confirmase en solitario como máximo goleador de la Selección española (estaba empatado a 44 con Raúl), pero su pólvora había estado mojada en los últimos choques. Sin embargo, consigue el récord cuando más falta le hace a su equipo. Anota un doblete (en el 68’ y en el 72’), se coloca primero en la tabla histórica de goleadores y pone a España con pie y medio en la siguiente Eurocopa.

Xavi siempre fue el director perfecto, el encargado de repartir el juego de España. En el día de su centenario no ha querido ser menos y decide repartir también el protagonismo, esta vez con Villa.

  • España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Ramos, Capdevila (58’ Cazorla); Busquets, X. Alonso (46’ Torres); Navas (85’ Marchena), Xavi, Iniesta; Villa. (Entrenador: Del Bosque)
  • República Checa: Cech; Pospech, Sivok, Hubnik, M. Kadlec; Hübschmann, Rezek (83’ Necid); Rosicky, Plasil, Pudil (78’ Hlousek); Baros. (Entrenador: Bilek)
  • Árbitro. Viktor Kassai, húngaro. Amonestó a Xabi Alonso (38’), Pospech (47’), Rezek (59’) y Arbeloa (83’).

Los dos goles de Villa dieron la vuelta a un partido que se había complicado. El Guaje se colocó como máximo goleador histórico.

Casillas hace el paradón de la Euro a Rakitic y salva a España

España llega en apuros al último partido de la fase de grupos de la Eurocopa de 2012. Una derrota puede suponer la eliminación. En el 59’, Iker vuelve a aparecer en un momento decisivo y le detiene un cabezazo a bocajarro a Rakitic.

La Roja llega al último encuentro de la fase de grupos de la Eurocopa de Polonia y Ucrania de 2012 en una situación crítica. España, que defiende el título de 2008, puede caer a las primeras de cambio si pierde contra Croacia e Italia vence a Irlanda. Además, los días previos habían enrarecido el ambiente que rodeaba al encuentro, ya que un empate a dos o más goles clasifica a croatas y españoles para cuartos y manda a los italianos a casa. El reto es doble: clasificarse y alejar las sospechas sobre un posible pasteleo.

La Selección española controla bien el encuentro en la primera mitad, pero no logra marcar el tanto de la tranquilidad. A su vez, Italia está haciendo los deberes contra Irlanda y vence al descanso. 45 minutos por delante para jugarse la vida. Un gol en contra significa hacer las maletas.

Con este panorama, los de Del Bosque salen agarrotados del vestuario. Los croatas necesitan un gol para seguir en el torneo y España, por pura inercia, empieza a recular por el miedo a encajarlo. Así se llega al minuto 59, cuando un centro de Modric con el exterior le llega a Rakitic, que está solo en el área pequeña. El centrocampista conecta un cabezazo a bocajarro que pone el corazón en un puño a todos los españoles. Menos a uno, a Iker Casillas. El guardameta vuelve a aparecer en un momento clave y salva a España con un paradón.

La Roja sigue sufriendo hasta que en el 88’ Navas remata a puerta vacía un pase de Iniesta. El Santo agrega un milagro más a su larga lista. España está en cuartos de final, donde esperará Francia.

  • Croacia: Pletikosa; Vida (65’ Perisic), Corluka, Schidenfeld, Strinic; Srna, Rakitic, Vukojevic (81’ Eduardo), Pranjic (65’ Jelavic); Modric; Mandzukic. (Entrenador: Bilic)
  • España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Ramos, Jordi Alba; Busquets, X. Alonso; Silva (73’ Fàbregas), Xavi (89’ Negredo), Iniesta; Torres (61’ Navas). (Entrenador: Del Bosque)
  • Árbitro. Wolfgang Stark, alemán. Amonestó a Corluka (27’), Srna (44’), Strinic (52’), Jelavic (89’), Mandzukic (92’+) y Rakitic (93’+)..

En el minuto 59 Rakitic se encontró con un balón franco para adelantar a su selección. El centro de Modric le dejó en una posición inmejorable, pero entonces apareció Casillas. El portero español detuvo el cabezazo y volvió a ser el salvador de La Roja.

Xabi marca dos goles en su centenario con La Roja

Xabi Alonso es el gran protagonista contra Francia. Da un recital y marca dos goles a los galos para celebrar su partido cien con España, en la Eurocopa de 2012. Su doblete, además, sirve para pasar a la semifinal.

El centenario de Xabi Alonso coincide con uno de los momentos más temidos históricamente por la Selección: los cuartos de final. Tras los apuros pasados en esta ronda en las dos grandes citas anteriores (ante Italia en la Eurocopa de 2008 y Paraguay en el Mundial 2010), es el momento de demostrar que la maldición está realmente superada. La primera fase de La Roja no fue todo lo buena que se esperaba y pasar con autoridad en la ronda maldita es el antídoto perfecto para despejar las dudas cosechadas.

Francia cambia su sistema por temor a los de Del Bosque, prueba definitiva de que algo ha cambiado. Blanc refuerza el medio para incomodar el juego de toque de la Selección española y la banda derecha (sacó dos laterales) para frenar las subidas de Jordi Alba. Pero el plan no funciona. En el 19’, Alba llega hasta línea de fondo y pone un centro perfecto, teledirigido hacia la cabeza de Xabi Alonso, que bate a Lloris. 1-0 y el paisaje perfecto para España: tocar y controlar.

En ese escenario, Alonso se convierte en actor protagonista. El tolosarra está siendo un mariscal en el centro del campo: toque en largo, en corto, coberturas en defensa, presencia en ataque… Xabi convierte su partido cien con La Roja en una tesis doctoral de lo que debe hacer un mediocentro cuando salta a un campo de fútbol. En el 91’, Alonso completa su magistral actuación al marcar el definitivo 2-0 desde los once metros. España accede a semifinales por la puerta grande y Xabi sale a hombros en el partido de su centenario.

  • España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Ramos, Jordi Alba; Xabi Alonso, Busquets; Silva (64’ Pedro), Xavi, Iniesta (84’ Cazorla); Fábregas (67’ Torres). (Entrenador: Del Bosque)
  • Francia: Lloris; Reveillere, Rami, Koscielny, Clichy; Debuchy (64’ Mènez), M’Vila (79’ Giroud), Cabaye, Malouda (64’ Nasri), Ribéry; Benzema. (Entrenador: Blanc)
  • Árbitro. Nicola Rizzoli, italiano. Amonestó a Sergio Ramos (31’), Cabaye (42’) y Mènez (76’).

Xabi no pudo elegir un mejor día para cumplir cien partidos con España. Lo celebró con dos tantos en los cuartos de final de una Eurocopa.

El penalti a lo Panenka con el que Ramos se saca la espina

España logra el pase a la final de la Eurocopa 2012 tras vencer a Portugal en la tanda de penaltis (4-2). Sergio Ramos se puso el traje de torero para sacarse la espina de la pena máxima que erró contra el Bayern en Champions dos meses antes.

España y Portugal llegan a la tanda de penaltis en la semifinal de la Eurocopa de 2012 de Polonia y Ucrania tras un partido a cara de perro. Mucha intensidad, pocas ocasiones y dominio de la posesión para la Roja. 120 minutos y 0-0 en el marcador, toca jugarse el pase desde los once metros. Todo o nada. La gran final está en juego.

La cosa no empieza bien para los intereses de la Roja. Patricio detiene el primer penalti, lanzado por Xabi Alonso. Pero Iker hace lo propio y para el de Moutinho. Problema resuelto. Los cuatro siguientes lanzamientos son gol (Iniesta, Pepe, Piqué y Nani). 2-2. Es ahora cuando Sergio Ramos asume la responsabilidad. Lo hace tan sólo dos meses después del penalti que mandó a las nubes ante el Bayern en las semifinales de Champions. Aunque esto no le pone nervioso. El andaluz no se arruga, coloca el balón con decisión y lo mete ¡a lo Panenka! Su sangre fría impresiona a todo el mundo. Alves estrella el siguiente en el larguero y Fàbregas anota el definitivo, una vez más.

Tras el encuentro, Ramos afirmará que sus íntimos lo sabían, que lo había comentado en sus círculos privados. “Tenía muchas ganas de tirarlo después de lo que pasó en Champions con mi equipo. No me lo he pensado y quería lanzarlo así”, afirmó Ramos. Lo cierto es que lo tuvo en mente durante esos dos meses. Por tantas bromas, por el sufrimiento de su familia. Sergio necesitaba sacarse esa espina. Se puso el traje de torero y lo hizo en unas semifinales de Eurocopa. España está en la final por segunda vez consecutiva.

  • Portugal: Rui Patricio; J. Pereira, Pepe, B. Alves, Coentrao; Meireles (113’ Varela), Veloso (106’ Custodio), Moutinho; Nani, Almeida (81’ Oliveira), Cristiano. (Entrenador: P. Bento)
  • España: Casillas; Arbeloa, Piqué, S. Ramos, Jordi Alba; Busquets, X. Alonso; Silva (60’ Navas), Xavi (87’ Pedro), Iniesta; Negredo (54’ Fàbregas). (Entrenador: Del Bosque)
  • Árbitro. Cuneyt Cakir, turco. Mostró nueve amarillas.

Sergio Ramos tuvo una sangre fría casi temeraria en su lanzamiento desde los once metros. Con el pase a la gran final en juego, el sevillano decidió lanzar a lo Panenka. Por fortuna, el portero se venció a su lado izquierdo y la pelota entró por el centro de la portería.

España se exhibe ante Italia en la final y gana la Euro 2012

La Selección completa su Triple Corona con una fabulosa lección de fútbol en Kiev. Los Casillas, Xavi, Iniesta, Torres… enlazaron Eurocopa, Mundial y Eurocopa y plantearon el dilema: “¿Es La Roja el mejor equipo de siempre de cualquier deporte?”

De nuevo España en una final, la tercera en cuatro años, para hacer el giro más difícil: enlazar de un golpe Eurocopa, Mundial y Eurocopa. La Selección se había plantado en la final sin un ariete definido (Villa lesionado y Cesc de ‘falso nueve’), con poco gol y justa de fuerzas, pero aferrada a su fútbol. El ‘tiqui-taca’ era el camino y los bajitos, los guías hacia la victoria, como en Viena y Johannesburgo. El obstáculo hacia la gloria es Italia, con quien ya se había medido en la primera fase: 1-1.

En el Olímpico de Kiev, España logra lo que antes nadie pudo y, además, hace que parezca fácil. Sin miedos, sin apuros, sin sufrir. La sinfonía de Del Bosque ha reservado su mejor actuación para la final y apabulla a Italia: 4-0. Una exhibición fabulosa. A los 14 minutos marca Silva. Iniesta lanza a Cesc, que llega a la línea de fondo y la pone atrás buscando la cabeza del canario. Antes del descanso, llega el segundo en jugada exprés: Casillas saca en largo, Fàbregas baja el balón para Alba, que toca para Xavi e inicia un sprint por la izquierda. El medio filtra un pase y el lateral define. Italia asume su condena y España se recrea. Torres anota el tercero (primer jugador en marcar en dos finales de Eurocopa) y le regala el cuarto a Mata para completar la fiesta de la Triple Corona.

El mundo se rinde la Roja. “¡Gracias!”, titulará el periódico francés L’Equipe. “Tiki-taka-triplete”, compondrá el alemán Bild. “No es fácil hablar a unos tricampeones”, se ruborizará el Rey al día siguiente. El prestigioso New York Times se planteará un bonito dilema: “La Roja es una dinastía. ¿Entre todas las competiciones deportivas, es esta selección el mejor equipo de siempre?”.

  • España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Ramos, Jordi Alba; Busquets, Xabi Alonso; Silva (59’ Pedro), Xavi, Iniesta (86’ Mata); Fàbregas (75’ Torres). (Entrenador: Del Bosque)
  • Italia: Buffon; Abate, Barzagli, Bonucci, Chiellini (21’ Balzaretti); Marchisio, Pirlo, Montolivo (56’ Motta), De Rossi; Cassano (46’ Di Natale), Balotelli. (Entrenador: Prandelli)
  • Árbitro. Pedro Proença, de Portugal. Amonestó a Piqué (25’) y Barzagli (44’).

Silva abrió el marcador con un testarazo oportuno en boca de gol. Y, para terminar, Torres ‘regaló’ a Mata el 4-0 en un final feliz de la Selección en Kiev.

España muestra su poderío en París al derrotar a Francia

La Roja llega al encuentro contra Francia en una situación límite. Una derrota significa ir a la repesca para acceder al Mundial de 2014. Sólo la victoria le garantiza seguir dependiendo de sí misma para clasificarse.

La Selección española llega al duelo contra Francia en apuros. El empate ante Finlandia (1-1) pocos días antes en El Molinón había complicado la clasificación para el Mundial de Brasil de 2014. El desafío es de altura: para seguir dependiendo de sí misma, La Roja necesita una victoria en el imponente estadio de Saint Denis. A pesar de los títulos conseguidos recientemente (dos Eurocopas y un Mundial), ciertas dudas comienzan a estar presentes en el ambiente previo. Francia, por su parte, llega al duelo con respeto, pero sin renunciar a nada. Deschamps había comenzado una reconstrucción basada en la nueva hornada de jóvenes futbolistas (Varane, Pogba…) que había funcionado. Después de una época llena de polémicas y fracasos, la hinchada francesa volvía a creer en su selección.

Sin embargo, España tira de galones y demuestra que el título de campeón del mundo no se lo regaló nadie. El encuentro de los de Del Bosque no es brillante en el juego, pero sí en autoridad. Bajo el liderazgo de un imperial Xabi Alonso, España empieza a crecer fiel a sus ideas para obtener su recompensa a los 58 minutos, cuando Pedro aprovecha un centro de Monreal para adelantar a La Roja. Mención especial merece Valdés, que logra resolver la difícil papeleta de sustituir a Casillas (lesionado) con dos paradones antológicos. “Había dudas y hemos ratificado nuestras ideas con madurez”, afirmará Del Bosque tras el partido. Los campeones del mundo han hecho valer el peso de la estrella que lucen sobre el pecho.

  • Francia: Lloris; Jallet (92’+ Giroud), Varane, Koscielny, Evra; Valbuena, Cabaye (70’ Menez), Pogba, Matuidi, Ribéry; Benzema (82’ Sissoko). (Entrenador: Deschamps)
  • España: Valdés; Arbeloa, Piqué, Ramos, Monreal; Busquets, Xabi Alonso; Pedro (76’ Fàbregas), Xavi, Iniesta (93’+ Mata); Villa (61’ Navas). (Entrenador: Del Bosque)
  • Árbitro. Viktor Kassai, húngaro. Expulsó a Pogba por doble amonestación (77’ y 78’). Amonestó a Xavi (32’), Cabaye (54’), Matuidi (68’), Fàbregas (78’) y Arbeloa (86’).

Valdés aprovechó la ausencia de Casillas en la portería para demostrar su solvencia como segundo portero de la Selección de Del Bosque. La Roja supo manejar el encuentro, lo maduró y un picotazo de Pedro decantó la balanza en favor de los españoles. La victoria fue clave para la clasificación.

España le mete diez a Tahití y bate un récord de Maracaná

La Selección logra en la Confederaciones de 2013 una de las grandes goleadas de su historia. En un escenario mítico, Torres marca cuatro tantos, Villa tres, Silva dos y Mata el otro ante un rival exótico, formado por aficionados y pleno de ilusión.

¿Cómo motivar a la campeona de todo contra una selección de aficionados? El segundo rival de España en la Copa Confederaciones de 2013 es Tahití, campeona de Oceanía y en el puesto 138 del ránking FIFA. Un equipo con sólo un futbolista profesional, Vahirua, del Panathinaikos. Junto a él, un asesor, un contable, un estibador, varios desempleados… “Como mucho. algunos clubes nos pagan un carro de la compra en el súper”, decía Roche, portero y profesor de educación física. Por lesión se lo ha perdido Efraín, guía turístico, que aun así cumple su sueño, pues el mundo sí que es un pañuelo. Él fue quien recibió en Tahití a Fernando Torres cuando fue a pasar allí su luna de miel en 2007. Seis años después, se encuentran de nuevo en Río de Janeiro.

El partido en sí no tiene demasiada historia. El único reto de España es intentar superar récords: la mayor goleada del torneo era un 8-2 de Brasil a Arabia Saudí (1999), la de Maracaná entre selecciones era un 7-0 de Brasil a Chile (1959) y la de la Selección fue un 13-0 a Bulgaria (1933). Todos parecen batibles. Del Bosque no quiere salirse de la línea de respeto, aunque rota: diez cambios con respecto al primer partido, sólo repite en el once Ramos. Y España golea 10-0, la tercera victoria más abultada de su historia. Torres marca cuatro (incluso falla un penalti), Villa tres, Silva dos y Mata el otro. La afición brasileña se rebela contra España y ovaciona a la entrañable Tahití. Los jugadores intercambian camisetas, fotos, banderines y collares al final del encuentro. El 10-0 ha dejado a todos contentos.

  • España: Reina; Azpilicueta, Ramos (46’ Navas), Albiol, Monreal, Javi Martínez; Cazorla (76’ Iniesta), Silva, Mata (69’ Fàbregas), Villa; Torres. (Entrenador: Del Bosque)
  • Tahití: Roche; Lemaire (73’ Vero), J. Tehau, Ludivion, Vallar, Aitamai; Bourebare (69’ L. Tehau), Vahirua, Caroine, Hue; A. Tehau (53’ T. Tehau). (Entrenador: Carrillo)
  • Árbitro. Djamel Haimoudi, de Argelia. Amonestó a Cazorla (44’).

Fue un partido relajado para España, aunque desde las gradas se vivió con más emoción. El partido fue un asedio constante sobre la meta de Roche, que poco pudo hacer para evitar tal goleada. Su defensa no le ayudó y Torres acabó siendo su peor pesadilla y España hizo historia en Maracaná.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba