Viajes

Los Petroglifos de Mogor, una visita obligatoria para amantes del misterio

Los petroglifos de Mogor, también llamados Laberintos de Mogor, son una de las representaciones rupestres más conocidas y estudiadas dentro de Galicia. Se trata de unos grabados o esculturas que se extendieron a lo largo de la Edad del Bronce, entre el 1800 y 600 a.C.

Concretamente, se encuentran grabados en zonas cercanas al agua o al mar, en colinas y valles fluviales, estando la mayor concentración de ellos en la zona de costa de Pontevedra. Así, el Concello de Marín cuenta con una altísima densidad de petroglifos, que se ubican en 12 estaciones, cada una de las cuales cuenta con 34 grupos o losas grabadas.

De todas ellas, destacan principalmente los grabados que se encuentran en las parroquias de Mogor y San Xulián, según indican desde el Concello de Marín, siendo de gran interés los conocidos como Petroglifos de Mogor.

Existen diferentes tipos de petroglifos, tal y como informan en la mencionada web. Los hay muy simples, que son los denominados cuencos, pasando a combinaciones circulares, espirales, armas y hasta animales, como ciervos, caballos o serpientes. También algunos muestran una representación humana, además de existir otros menos comunes que reflejan laberintos, esvásticas, ídolos y zigzags.

El significado de estas representaciones no se sabe con certeza, por lo que tampoco se conoce su finalidad, aunque hay muchas especulaciones que suponen que pueden estar relacionadas con creencias como la religión, la magia o los antiguos ritos para la caza.

Además de los Petroglifos de Mogor, se pueden encontrar también en otras zonas, como las que se enumeran a continuación:

Sin embargo, en todos estos lugares, el estado de conservación, en general, y pese a estar declarados monumentos históricos y artísticos, no es el adecuado.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba