Economía

Los turistas reservan… y cancelan en el último minuto: “Esto es una montaña rusa total”

“Esto es una montaña rusa total“. “La situación está tremendamente sensible”. “Estamos como en la Bolsa, con continuas fluctuaciones”. Quien habla es Fernando Ramiro, director de España y Portugal de Expedia Group. Su radiografía refleja hasta qué punto esta temporada alta turística está marcada por la incertidumbre. Nadie sabe a qué atenerse.

Lo primero que mira el turista antes de viajar son los contagios en el lugar donde haya previsto pasar unos días de descanso. Se está reservando… y cancelando, mucho más que nunca, en el último momento. Aun así, ha habido días de finales de junio donde se han batido una alta ocupación hotelera, en Ibiza o Mallorca, incluso por encima de 2019, un año récord en toda España.

Son unas semanas de continuas alegrías por el ritmo de vacunación, pero de “daño”, argumenta Ramiro, ante las cifras de contagio. “Cualquier noticia nos afecta y mucho más lo que se saque de contexto y dramatice”, resalta. Exceltur ya ha dejado claro esta semana cuál es el contexto: la patronal del turismo alerta de un parón de reservas internacionales por la variante delta. También advierte de que las reservas internacionales han caído un 15% en las últimas dos semanas y recorta en 600 millones de euros sus estimaciones para el sector en verano.

Ruth Ugalde

Hay datos para el optimismo: la demanda internacional se ha multiplicado por cinco respecto a 2020: Al comparar las cifras del verano de 2020 con los datos de este año, se observa claramente que la relajación de las restricciones a los viajes internacionales “ha generado un impacto positivo“, según Expedia, en la demanda internacional que para este verano aumenta en un 445%, y la nacional casi se duplica respecto a 2020, creciendo en un 90%.

¿Y cuáles son los diez destinos más demandados en España y que concentran el 90% de la demanda global? Mallorca es el destino más buscado (25%), seguido de Barcelona (15%), Costa del Sol (15%) e Ibiza (10%). La vicepresidenta ejecutiva de la FEHM, María José Aguiló, indica que la situación ámbar para viajar a Baleares beneficia el turismo de las Islas. “Estamos monitorizando las reservas. La temporada turística está plagada de incertidumbre“, señala Aguiló. En el archipiélago balear ha sido un jarro de agua fría la suspensión durante 15 días de la operativa en Mallorca de TUI Nederland, uno de los mercados que mejor estaba funcionando.

Hoy apenas se está en un 15% de las ventas diarias de 2019. “Todos temen que pase en España lo que ha pasado en Portugal”

Francisco González, director general de Sidetours, uno de las mayores agencias receptivas de España, especializada en el mercado alemán, con 1,3 millones de pasajeros anuales, explica a El Confidencial que hace tres semanas la situación del mercado internacional se encontraba en un 80% de las ventas diarias de 2019. Ahora el contexto ha variado de forma drástica: hoy apenas se está en un 15% de las ventas diarias de 2019. “Todos temen que pase en España lo que ha pasado en Portugal con la repatriación de todos los turistas que teníamos en alojamiento”.

González aboga por no ‘tirar’ los precios. “No es problema de bajar los precios, sino de un problema de demanda. Aquí van a venir los que tengan segunda residencia, tengan amigos o les dé absolutamente igual todo. Hay miedo a hacerse un test a la vuelta de tus vacaciones”, indica el directivo. “Este año lo damos perdido en ventas. Ya estamos pensando en 2022“, asegura.

J. G. Jorrín

Antoni Mayor, presidente de la Asociación Empresarial Hotelera de Benidorm y la Costa Blanca (Hosbec), admite el “parón” y las “anulaciones”. “La gente le está cogiendo miedo a la incidencia tan alta. Íbamos bien encarrillados y fíjate ahora. Lo bueno que tenemos es el turista nacional. Espera hasta el último momento cómo está la tasa de contagios y todo es a última hora“, subraya Mayor.

Javier Hernández, vicepresidente ejecutivo de los hoteleros de la Costa del Sol, señala que tiene un repunte de reservas de nueve puntos porcentuales en las dos primeras semanas de julio y el mes de agosto. “Es cierto que algunos hoteles que trabajan con los mercados alemán u holandés no han recibido el ritmo de reservas de esta época del año, sobre todo en hoteles vacacionales y en destinos como Torremolinos, Benalmádena y Fuengirola”, remarca Hernández a este diario. Las previsiones de la Costa del Sol es acabar con un 58% de ocupación y en agosto entre un 62% y 63%.

La montaña rusa continúa y los toques de queda se empiezan a imponer en algunas comunidades autónomas. Solo un alto ritmo de vacunación podría cambiar el panorama. El verano será largo, muy largo.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba