Viajes

Los yacimientos mayas más fascinantes de Centroamérica

Además de los paisajes naturales, las playas o las ciudades y pueblos de gran belleza, un viaje a Centroamérica ofrece la oportunidad de descubrir la cultura y las civilizaciones mayas, que transportan a la época que va desde el 2500 a.C. y hasta el 250 d.C.

De este modo, poner rumbo a Centroamérica y visitar los diferentes yacimientos arqueológicos es una experiencia cultural muy enriquecedora. Estos son algunos de los yacimientos mayas más importantes que pueden encontrarse en esta zona.

Copán es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Centroamérica. Está ubicado en el departamento homónimo, perteneciente a Honduras y muy cerca de Guatemala. Esta colección de monumentos, de gran riqueza, están declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Como centro político, llegó a tener 21.000 habitantes, incluyendo pueblos no mayas, entre los siglos V y IX, según el portal de Honduras Travel. La Escalinata Jeroglífica, los edificios de la Acrópolis, el Parque de la Pelota, la Gran Plaza y el conjunto de sepulturas forman parte de este gran conjunto arqueológico.

Dentro de la Reserva Forestal Chiquibul, en Belice y cerca de la frontera con Guatemala, las ruinas de Caracol son otro ejemplo de yacimiento maya en Centroamérica, donde llegaron a vivir alrededor de 150.000 personas.

Formado por tres plazas que rodean la Acrópolis central y dos canchas de juego, además de varias estructuras más pequeñas, los visitantes pueden disfrutar de un recorrido completo, en el que destaca el templo Caana, el más grande del yacimiento, que posee una pirámide de 43 metros de altura, según la web especializada en turismo de Centroamérica.

Las ruinas de Tikal, ubicadas en el municipio de Flores, en el departamento de Petén, es el más grande de Guatemala. Fueron alrededor de 100.000 habitantes los que poblaron esta zona durante su época de mayor esplendor. De sus 5.000 edificios prehispánicos, solamente un 5% se encuentran rehabilitados y se encuentran disponibles para la visita.

Sus templos, construidos en forma de pirámides escalonadas, no dejan indiferentes a los turistas. El Gran Jaguar, el Templo de las Máscaras o el Templo de la Serpiente Bicéfala son ejemplos de ello. Además, también posee plazas, conjuntos de monumentos o juegos de pelota, tal y como indican desde la web especializada en turismo de Centroamérica.

Se conoce a la Joya de Cerén como la Pompeya de América, ya que la población también quedó enterrada bajo una erupción volcánica. En este yacimiento, el visitante se puede hacer una idea de la forma de vida del pueblo maya del siglo VII.

De igual modo, el Tazumal es otro de los yacimientos, también ubicado en El Salvador. Tuvo lugar desde 1200 a.C. y su mayor estructura cuenta con 24 metros de altura y doce escalones. en su interior, se hallaron tumbas con más de 116 vasijas, joyería de jade, artefactos de juego de pelota y cerámica, entre otras cosas, según la web Visit Centroamérica.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba