Economía

Luis de Guindos advierte de la persistencia de la inflación y pide congelar los salarios

El vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, ha advertido de dos peligros; la persistencia de la inflación y el “elevadísimo nivel de incertidumbre económica” por lo que ha pedido que no suban los salarios. Sobre el incremento de los precios, Dse Guindos ha avisado que, “si la inflación va más allá de nuestro objetivo de estabilidad de precios —el 2% marcado por el BCE— que se desencaje de este nivel y que esto empiece a afectar a una subida salarial, implicaría un efecto de segunda ronda. Entonces, la inflación va a persistir. Por eso la clave es evitar los efectos de segunda ronda”.

Con esta segunda ronda, el vicepresidente del BCE se refiere al impacto salarial que puede tener este próximo año una inflación que se está destapando como menos puntual de lo que habían esperado en todos los servicios de estudios de economía en Europa. De Guindos ha pedido, en esencia, que no se trasladen a los sueldos de los trabajadores las actuales tensiones inflacionistas para evitar que eso se vuelva un problema endémico de la economía europea.

Luis de Guindos ha hecho estas declaraciones en el XXVI Encuentro Económico de S’Agaró, donde se ha centrado más bien sobre las sombras que pesan sobre una economía europea a la que le está costando más de lo previsto salir de la crisis económica que ha provocado el covid.

J. Zuloaga

De Guindos ha distinguido en el principio del fenómeno, cuando todos los expertos dijeron que sería temporal y lo que ocurre ahora: “La inflación se ha acelerado. Ahora estamos por encima del 4% cuando hace un año estábamos en inflación negativa. La bajada del IVA que hicieron los alemanes produjo un efecto base y eso desaparecerá”

“Pero hay problemas en logística, coste de fletes y falta de suministro. Son dificultades que están persistiendo más de lo que preveíamos y hay que ver cómo van a evolucionar. Y, además, está el coste de la energía. Todos estos factores son transitorios. La cuestión fundamental es que estos factores empiecen a durar más de lo previsto y no se cumpla la previsión de reducción de la inflación”.

En opinión del vicepresidente del BCE, “la inflación tiene un carácter transitorio y hay que evitar cometer errores. Esta es una crisis exógena, que viene de fuera, como un meteorito. Por un lado, hay los fondos Next Generation y luego la respuesta del BCE: se ha dado liquidez a los bancos a través del programa de compras. Se irá produciendo una retirada de estas ayudas en los próximos meses”.

Mucha incertidumbre

Para Luis de Guindos, la pandemia ha provocado que “haya un efecto depresor sobre la actividad y otro de disparo de la inflación. Eso rompe con los modelos existentes, que hasta ahora operaban bajo el principio de que, cuando hay una mejora de la actividad, como consecuencia sube la inflación, la conocida como la curva de Philips. Pero los factores de la pandemia han alterado esto y eso dificulta nuestra capacidad de análisis de la coyuntura”.

Por eso, ha justificado Luis de Guindos, “el nivel de incertidumbre es mucho más elevado en relación con las predicciones económicas. Ahora es difícil hacer previsiones, ahora es muy complicado y hay que ser especialmente humilde. Los modelos de previsión que teníamos pueden estar lastrados como consecuencia de lo que hemos vivido en los últimos meses”.

De Guindos ha advertido que “no ha habido una oleada de insolvencias como se había previsto. Pero puede deberse a la normativa de regulación donde, como en España, se han limitado por ley los concursos de acreedores. Pero a medio plazo los riesgos para la estabilidad financiera están aumentando los riesgos: como la subida de los precios de la vivienda, por las valoraciones de los activos financieros que solo se justifican con tipos fijos. O la actividad de los fondos de inversión”.

Más sombras que luces

El vicepresidente del BCE ha descrito un escenario en Europa en el que «hay una nueva variante y rebrotes de infecciones, y quiero poner una nota positiva. Tal y como hemos ido viendo el ajuste de la pandemia, la economía se iba ajustando a vivir con la pandemia. Las medidas ahora son más específicas y quirúrgicas y tenemos un factor diferencial, que es la vacunación. Por eso yo no pondría toda la inquietud en la covid. Yo creo que el efecto de la nueva ola será más limitado. Los problemas son otros, los cuellos de botella en distribución y materias primas, por ejemplo».

“La razón de los problemas han sido los cuellos de botella: problemas de suministros, distribución y el precio de la energía. Pero hemos recuperado el nivel de renta que teníamos”, ha insistido este alto cargo del Banco Central Europeo.

Ritmo de la recuperación

«La recuperación está ahí y es una realidad en Europa, si bien ha perdido algo de dinamismo en el cuarto trimestre. La zona euro va a crecer en el entorno del 5%«, ha insistido un De Guindos que, sin embargo, se ha cuidado mucho de hacer previsiones sobre la economía española.

Mostrar más

Deja una respuesta

Botón volver arriba